_
_
_
_

El ejército ucranio pisa por primera vez Crimea en una misión de las fuerzas especiales

Se trata de una operación relámpago que evidencia la frágil estabilidad en la península ocupada ilegalmente por Rusia desde 2014

Ukraine soldiers Russia
Soldados ucranios durante la misión relámpago que han desarrollado este jueves en la península de Crimea, anexionada ilegalmente por Rusia en 2014.UKRAINIAN MAIN DIRECTORATE OF IN (via REUTERS)
Cristian Segura

Las fuerzas especiales ucranias han desembarcado a las cinco de la mañana de este jueves en Crimea en una operación relámpago. Es la primera vez desde el inicio de la invasión rusa que el ejército ucranio consigue pisar la península anexionada ilegalmente por Moscú en 2014. Así lo han confirmado a los medios ucranios Andriy Yusov, mando de los Servicios de Inteligencia del Ministerio de Defensa (GUR), y varias cuentas de información militar oficiales rusas en Crimea.

El asalto lo han protagonizado 10 miembros del GUR, que habrían recorrido en dos lanchas rápidas las cerca de 94 millas náuticas (175 kilómetros) que separan la costa del mar Negro controlada por Ucrania y el cabo Tarkhankut, en el extremo occidental de Crimea. Yusov ha asegurado que sus soldados cumplieron con los objetivos marcados antes de abandonar Tarkhankut de regreso a su base. El mar Negro está bloqueado y patrullado por la flota rusa.

En este cabo se ubica un sistema de radares militares rusos. También tenía en Tarkhankut su base una batería de defensa aérea S-400 que fue destruida este miércoles en un ataque con drones ucranios. Tanto las autoridades rusas en Crimea como testimonios locales recogidos en las redes sociales han informado de que se produjo un intenso intercambio de fuego en las inmediaciones del pueblo de Mayak. Kiev asegura que no tuvo que lamentar ninguna baja. El GUR también ha difundido un vídeo del desembarco en el que se pueden ver a sus militares disparando sus fusiles y una ametralladora de gran calibre desde una de las embarcaciones.

El desembarco coincide con una intensificación de los ataques ucranios, mediante el uso de drones, aéreos y náuticos, contra las posiciones rusas en Crimea. El valor militar de esta operación relámpago es menor que su valor simbólico porque demuestra que Kiev no quiere renunciar a su soberanía en Crimea y también prueba que la estabilidad de la ocupación rusa en la península está lejos de ser segura.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Cristian Segura
Escribe en EL PAÍS desde 2014. Licenciado en Periodismo y diplomado en Filosofía, ha ejercido su profesión desde 1998. Fue corresponsal del diario 'Avui' en Berlín y en Pekín. Desde 2022 cubre la guerra en Ucrania como enviado especial. Es autor de tres libros de no ficción y de dos novelas. En 2011 recibió el premio Josep Pla de narrativa.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_