_
_
_
_

El Pentágono detecta un segundo globo chino que sobrevuela América Latina

El Departamento de Defensa de Estados Unidos no precisa en qué lugar se encuentra, pero medios de Costa Rica afirman que cientos de personas lo han visto en este país

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, este viernes durante una comparecencia. Foto: WILL OLIVER (EFE)
Macarena Vidal Liy

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

El Pentágono anunció el viernes que ha detectado un segundo globo chino tras el localizado sobre territorio estadounidense en los últimos días. El segundo artefacto se encuentra sobrevolando América Latina y cumple también funciones de vigilancia, según una comunicación a los medios del portavoz del Departamento de Defensa, el general Patrick Ryder.

“Vemos información sobre un globo que sobrevuela América Latina. Consideramos que se trata de otro globo de vigilancia chino”, señala la nota. Ryder no precisó en qué lugar se encontraría actualmente este aparato, pero el periódico La Nación de Costa Rica ha publicado que cientos de personas habían visto en los cielos de este país un globo aerostático blanco, similar al localizado sobre el territorio estadounidense.

El anuncio sobre el segundo globo llega apenas horas después de que el Gobierno de EE UU decidiera cancelar la visita del secretario de Estado, Antony Blinken, a China prevista para este fin de semana, tras considerar que la presencia del primer artefacto sobre territorio estadounidense representa una “violación de la soberanía”.

Pekín, que ha pedido disculpas por ese primer incidente, ha reconocido que el aparato le pertenece, pero asegura que se trata de un mero globo para estudios científicos y meteorológicos que se vio arrastrado por los vientos y perdió el rumbo previsto. El Pentágono descarta absolutamente esa versión y considera que se trata de un artefacto con funciones de espionaje. Asegura que el globo es maniobrable, por lo que se puede variar su trayectoria; que porta equipo para la inspección del terreno, y que no es la primera vez que detecta este tipo de aparatos en sus cielos o en sus cercanías en los últimos años. La diferencia esta vez, precisa el departamento, es el tiempo que el globo ha permanecido en su territorio.

El artefacto detectado en los cielos estadounidenses ha sobrevolado el Estado de Montana, donde se localiza uno de los silos de misiles nucleares intercontinentales del país, antes de variar su rumbo en dirección este. Según el Pentágono, el viernes se encontraba en el centro-oeste; se calcula que continuará hacia Carolina del Norte y de allí pasará al Atlántico en los próximos días. Según la cadena de televisión ABC, el Pentágono podría aprovechar su entrada en aguas abiertas para intentar derribarlo.

El Departamento de Defensa se había planteado abatirlo a su paso por Montana, pero tras cerrar el espacio aéreo a vuelos civiles durante unas horas en la zona desistió de esa medida. El riesgo de que los fragmentos pudieran causar víctimas o daños materiales graves era demasiado grande, según juzgó.

Conocer lo que pasa fuera, es entender lo que pasará dentro, no te pierdas nada.
SIGUE LEYENDO

El hallazgo ha interpuesto un nuevo obstáculo en las tensas y complicadas relaciones entre China y Estados Unidos, precisamente en momentos en los que parecía iniciarse una tímida distensión. Pekín, a través de su nuevo ministro de Exteriores, Qin Gang, había expresado la voluntad de un mayor acercamiento. Blinken tenía previsto partir el viernes por la noche hacia la capital china para una visita de dos días en la que iba a reunirse con los dirigentes del gigante asiático para tratar de establecer vías de entendimiento. El viaje llevaba preparándose desde noviembre, cuando lo acordaron los respectivos presidentes, Joe Biden y Xi Jinping, en Bali (Indonesia) en noviembre, en su primera reunión desde la llegada del estadounidense a la Casa Blanca, el 20 de enero de 2021.

Horas antes de la salida, en cambio, el Departamento de Estado anunciaba el aplazamiento de la visita. En parte, al reconocer que la polémica en torno al globo dominaría el viaje y limitaría los asuntos a tratar —Taiwán, la situación de los derechos humanos, la colaboración en materia de cambio climático y salud pública, las relaciones comerciales o la rivalidad tecnológica—, claves para ambos Gobiernos. En parte, para no ofrecer la impresión de que la Administración de Biden se plegaba ante Pekín y no tomaba represalias por la intrusión del artefacto: la oposición republicana, que controla la Cámara de Representantes, se había apresurado a exigir una reunión del Gobierno y los líderes del Congreso para tratar sobre el incidente.

Mike Rounds, miembro republicano del comité para las Fuerzas Armadas del Senado de EE UU, ha sugerido en unas declaraciones a la cadena de televisión Fox News que sería bueno capturar el globo para ver si está diseñado para recolectar información o si se pensó para poner a prueba la capacidad de respuesta estadounidense.


Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Macarena Vidal Liy
Es corresponsal de EL PAÍS en Washington. Previamente, trabajó en la corresponsalía del periódico en Asia, en la delegación de EFE en Pekín, cubriendo la Casa Blanca y en el Reino Unido. Siguió como enviada especial conflictos en Bosnia-Herzegovina y Oriente Medio. Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_