Suecia detecta una cuarta fuga en el gasoducto Nord Stream

La guardia costera del país nórdico ha informado de un escape hasta ahora desconocido en sus aguas territoriales

Imagen de la primera fuga en aguas territoriales suecas proporcionada por su guardia costera. Foto: HANDOUT (AFP) | Vídeo: EPV

La guardia costera de Suecia ha detectado una cuarta fuga en uno de los gasoductos Nord Stream que cruzan el mar Báltico, según publica la prensa del país nórdico. Este escape, que corresponde al Nord Stream 2, está cerca del gran círculo de burbujas de casi un kilómetro de diámetro que ha creado el gas que se escapa de la primera avería que se produjo en sus aguas territoriales a principios de semana.

Ninguno de los dos gasoductos estaba bombeando gas cuando se produjeron lo que la comunidad internacional califica de “sabotajes”. El Nord Stream 1, que llevaba en funcionamiento desde 2011, dejó de suministrar gas a principios de septiembre en represalia por las sanciones de la Unión Europea tras la invasión rusa de Ucrania. El Nord Stream 2, que discurre en paralelo a su predecesor por el lecho del mar Báltico entre la costa rusa y la alemana, nunca llegó a ponerse en marcha. El Gobierno alemán paralizó su certificación días antes de que empezara la guerra.

Los gasoductos estaban, sin embargo, llenos para mantener una presión constante. Al menos dos explosiones, las recogidas por los sismógrafos cercanos a la zona, parecen haber provocado la rotura de las tuberías, y desde entonces el gas ha estado saliendo descontrolado a la superficie. La primera fuga se detectó el lunes; otras dos el martes, y este jueves se ha informado de la cuarta, aunque un portavoz de la guardia costera sueca le ha dicho al diario Svenska Dagbladet que la descubrieron también a principios de semana.

Los escapes se encuentran en aguas territoriales de Suecia y de Dinamarca, y ambos países creen que se trata de ataques intencionados. De la misma opinión son la Unión Europea y la OTAN, aunque ninguno ha apuntado todavía a un presunto culpable. Ucrania y Polonia sí han dirigido públicamente sus sospechas hacia Rusia. El Kremlin ha rechazado estas acusaciones diciendo que son “estúpidas” y “predecibles”.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Sobre la firma

Elena G. Sevillano

Es corresponsal de EL PAÍS en Alemania. Antes se ocupó de la información judicial y económica y formó parte del equipo de Investigación. Como especialista en sanidad, siguió la crisis del coronavirus y coescribió el libro Estado de Alarma (Península, 2020). Es licenciada en Traducción y en Periodismo por la UPF y máster de Periodismo UAM/El País.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS