La UE y EE UU ven la movilización decretada por Putin para Ucrania como un signo de “debilidad” y “desesperación”

Bruselas remarca que pase lo que pase en los pseudo referendos de anexión a Rusia, los territorios ocupados seguirán siendo parte de Ucrania para la Unión

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, el 9 de septiembre en Berlín.
El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, el 9 de septiembre en Berlín.Christophe Gateau (Europa Press)

Debilidad y desesperación. La Unión Europea y el Reino Unido han cargado contra la decisión del presidente ruso, Vladímir Putin, de decretar lo que ha llamado una “movilización parcial” en Rusia para la guerra de Ucrania. Con cada vez más pérdidas sobre el terreno y una campaña cada día más desastrosa en el país vecino, el jefe del Kremlin trata de desencallar la situación intensificando su ofensiva. La movilización y las sonoras amenazas nucleares del líder ruso contra Occidente han llegado acompañadas de la convocatoria de “referendos” en los territorios ucranios ocupados por las fuerzas del Kremlin para anexionarlos a Rusia. Estas decisiones son otro signo de “desesperación” y “debilidad”, según la UE y el Reino Unido, que han cargado contra la decisión de Putin.

“Condenamos las acciones de Rusia y estaos de acuerdo en que sus llamadas a movilizar a partes de la población son una señal de debilidad”, dice la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y la primera ministra británica, Liz Truss, en un comunicado conjunto emitido tras la reunión de las lideres en Nueva York, durante la Asamblea General de Naciones Unidas, en el que subrayan que mantendrán el apoyo a Ucrania en su lucha “mientras sea necesario”. “La invasión rusa está fracasando”, ha añadido Von der Leyen en las redes sociales.

El alto representante para Política Exterior de la UE, Josep Borrell, ha alertado del riesgo que entraña la amenaza nuclear de Putin. “La paz mundial está en peligro”, ha remarcado en la red social Twitter. “El anuncio de Putin de falsos referendos, movilización militar parcial y chantaje nuclear son una grave escalada. Amenazar con armas nucleares es inaceptable y un peligro real para todos. La comunidad internacional debe unirse para prevenir este tipo de acciones”, ha afirmado el jefe de la diplomacia europea.

Una mujer sigue por televisión el discurso de Putin, este miércoles en Moscú.Foto: EFE | Vídeo: reuters

El ministro de Defensa británico, Ben Wallace, ha remarcado que la movilización de tropas es una prueba más de la admisión de Putin de que su invasión “está fracasando”. “[Putin] y su ministro de Defensa han enviado a decenas de sus propios ciudadanos a la muerte, mal equipados y mal dirigidos”, ha dicho Wallace en un comunicado. “Ninguna amenaza o propaganda puede ocultar el hecho de que Ucrania está ganando la guerra, que la comunidad internacional está unida y que Rusia se está convirtiendo en paria global”, ha añadido.

El martes, cuando empezó a airearse en Rusia la posibilidad de una movilización y la celebración apresurada de pseudo referéndos, el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, señaló que los planes de Moscú de hacer esas votaciones y la posibilidad de movilizar fuerzas adicionales son “la señal del fracaso ruso”. Un argumento que ha repetido este miércoles la embajadora de EE UU en Kiev, Bridget Brink. Mientras, en Lituania, el Gobierno ha anunciado que aumentará su preparación militar en respuesta a la movilización anunciada por Putin.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Alemania también ha resaltado que la medida puesta en marcha por Putin significa que no tiene éxito en Ucrania, según un portavoz del ministerio de Exteriores, que ha remarcado que los “referéndums falsos” nunca serán reconocidos. Un portavoz comunitario ha manifestado que, salga como salga la votación en las regiones bajo ocupación rusa, para la Unión seguirán siendo legítimamente territorio ucranio porque solo acepta las fronteras internacionalmente reconocidas, como lo es la península ucrania de Crimea, que Moscú se anexionó ilegalmente en 2014 con otro referéndum ilegal.

Algunos analistas han percibido la convocatoria apresurada de estas votaciones como una fórmula ilusoria de Putin de asegurar el terreno y tratar de elevar su amenaza sobre la contraofensiva ucrania. Creen que la anexión podría servir al Kremlin para afirmar que el suministro de armas por parte de países de la OTAN a Kiev es un ataque contra Rusia. El martes, la Alianza Atlántica ya acusó a Rusia de intensificar la guerra en Ucrania con la convocatoria de los pseudo referéndums, que interpretó como una “nueva escalada en la guerra de Putin” y reclamó más apoyo para Ucrania.

Putin ha llamado este miércoles a una “movilización parcial” en Rusia en la que, según el líder ruso, solo se llamará a filas a gente con formación militar (sin especificar si se trata de haber hecho el servicio militar) o en la reserva. El decreto que ha firmado es más amplio y en realidad da a los funcionarios regionales y locales que se ocupan de ello manga ancha para llamar a filas.

El discurso televisado de Putin, emitido este miércoles por la mañana —pregrabado—, ha pillado a la plana mayor de la UE y a los jefes de Estado de un buen número de países europeos en Nueva York, donde se celebra la Asamblea General de Naciones Unidas, probablemente durmiendo, por a diferencia de hora.

Desde Estados Unidos, Charles Michel, el presidente del Consejo Europeo, ha incidido en que frente a las amenazas nucleares sobre Occidente y la ofensiva del Kremlin en Ucrania, el apoyo de la UE a Kiev se mantendrá firme. “El Kremlin anuncia la movilización… mientras que en la Asamblea General de Naciones Unidas los países trabajan por la cooperación, la seguridad y la prosperidad”, ha dicho en Twitter. “En esta guerra solo hay un agresor, Rusia, y un agredido, Ucrania”, ha añadido Michel.

También la secretaria general del Consejo de Europa (que agrupa a de 46 naciones y del que hasta hace poco también formaba parte Rusia), Marija Pejčinović Burić, ha criticado la organización de las votaciones de anexión a Rusia. “Los llamados referéndums anunciados en los territorios ucranios que están ocupados por las fuerzas rusas es una nueva escalada del conflicto y la violación continua de la integridad territorial de Ucrania”, ha dicho en un comunicado. “Tales referéndums, llevados a cabo a punta de pistola por las fuerzas de ocupación y sin respetar los principios democráticos básicos, no pueden aceptarse ni reconocerse”, ha añadido.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

María R. Sahuquillo

Es jefa de la delegación de Bruselas. Antes, en Moscú, desde donde se ocupó de Rusia, Ucrania, Bielorrusia y el resto del espacio post-soviético. Sigue pendiente de la guerra en Ucrania, que ha cubierto desde el inicio. Ha desarrollado casi toda su carrera en EL PAÍS. Además de temas internacionales está especializada en igualdad y sanidad.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS