El excanciller Schröder dice que Rusia busca una solución negociada al conflicto y acusa a Alemania de no hacer lo suficiente

Scholz culpa a Moscú de ralentizar la vuelta a la actividad normal en el gasoducto Nord Stream 1 tras finalizar las tareas de mantenimiento

Gerhard Schröder, en julio de 2020 en Berlín.
Gerhard Schröder, en julio de 2020 en Berlín.Kay Nietfeld (AP)

El excanciller alemán Gerhard Schröder ha afirmado que el presidente ruso, Vladímir Putin, quiere una “solución negociada” a la guerra en Ucrania y ha acusado a Berlín de no hacer lo suficiente para tratar de poner fin al conflicto. En una entrevista publicada este miércoles por la revista Stern y la cadena de noticias NTV, el exmandatario, que se reunió la semana pasada en Moscú con Putin, insiste en activar el gasoducto Nord Stream 2, cuya entrada en funcionamiento se suspendió tras el inicio de la ofensiva de las tropas del Kremlin. Poco después de que se difundieran las declaraciones de Schröder, el canciller Olaf Scholz responsabilizó a Moscú de los retrasos producidos para el transporte de la turbina que reclama Gazprom para el Nord Stream 1 y que, según la empresa gasista, impiden que pueda funcionar a pleno rendimiento.

Schröder, que gobernó Alemania entre 1998 y 2005 y recientemente se ha convertido en un paria internacional por sus vínculos con Moscú, califica en la entrevista de “éxito” el acuerdo alcanzado para desbloquear las exportaciones de cereales ucranios y apunta a que “tal vez sea el momento de empezar a trabajar para lograr una tregua”. El excanciller socialdemócrata, que admite que la semana pasada se reunió con Putin durante un viaje “de vacaciones” a Moscú, sostiene que “la buena noticia es que el Kremlin quiere una solución negociada”. El exmandatario, que hasta hace unos meses ocupaba diversos cargos en consejos de administración de empresas controladas por el Kremlin como la petrolera Rosneft o una filial de Gazprom, acusa en la entrevista al Gobierno alemán —y al francés— de “no hacer lo suficiente” en la búsqueda de una solución negociada a la guerra en Ucrania.

El excanciller también opinó sobre la actual polémica entre Berlín y Moscú por el suministro de gas a través del gasoducto Nord Stream 1. Gazprom suspendió completamente los suministros durante 10 días, en julio, argumentando que eran necesarias tareas de mantenimiento y la falta de una turbina. Precisamente este miércoles, Scholz acusó a Rusia de bloquear la entrega de la turbina que reclama el gigante gasístico: “Está preparada para ser entregada en cualquier momento. Solo hace falta que Gazprom la pida”. Sin embargo, Schröder culpó a Siemens de la falta de suministro de gas y promovió la puesta en marcha del gasoducto Nord Stream 2, paralizada por el Ejecutivo alemán después de que Rusia reconociera la independencia de las provincias rebeldes de Donetsk y Lugansk y lanzara la invasión sobre Ucrania, a finales del pasado febrero. “Si las cosas se ponen realmente difíciles, existe este gasoducto, y con los dos gasoductos Nord Stream no habría problemas de suministro para la industria y los hogares alemanes”, comenta Schröder. “De lo contrario, hay que atenerse a las consecuencias, y también serán enormes en Alemania”, añade.

Rusia reanudó el 21 de julio el suministro a través del Nord Stream 1 tras los 10 días de trabajos de mantenimiento, aunque solo al 20% de su capacidad, y desde junio ya operaba un volumen menor a la mitad del que transporta a pleno rendimiento. Un bombeo limitado que Rusia insiste en justificar en que las sanciones occidentales imposibilitan la devolución de la turbina, un argumento que la Unión Europea y Berlín rechazan. Moscú alega unos “problemas técnicos” provocados por la falta de esa turbina, algo que, según ha declarado Scholz junto a dicha pieza en una fábrica de Siemens en Mülheim an der Ruhr (Renania del Norte-Westfalia, oeste de Alemania), “no responde a la verdad”.

Olaf Scholz junto a la turbina del Nord Stream 1, este miércoles en Mülheim an der Ruhr.
Olaf Scholz junto a la turbina del Nord Stream 1, este miércoles en Mülheim an der Ruhr.WOLFGANG RATTAY (REUTERS)
Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Durante sus declaraciones en la fábrica de Siemens, el canciller socialdemócrata dejó abierta la posibilidad de prolongar el uso de las centrales nucleares para resolver la crisis energética, aunque recordó que las tres aún en funcionamiento solo son relevantes para el suministro eléctrico. “Puede tener sentido”, afirmó Scholz, acerca de la posibilidad de aplazar la desconexión de las tres últimas centrales atómicas del país, que de acuerdo al calendario del apagón nuclear debe producirse a final de este año.

La construcción del primer gasoducto Nord Stream surgió de un acuerdo entre Putin y Schröder, pocos meses antes de dejar el poder el político alemán. El Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD), la formación de Schröder y Scholz, está analizando 17 demandas impulsadas por agrupaciones locales del partido para expulsar del partido al excanciller. Se espera que el SPD tome una decisión sobre esas demandas la próxima semana.

Schröder, que volvió a calificar la guerra de “error del Gobierno ruso”, insiste en la entrevista en que no ve por qué debe disculparse ni tampoco por qué debe romper sus vínculos con Putin. “Si se analizan los problemas realmente relevantes, son solucionables”, comenta el excanciller en la entrevista. Por ejemplo, dijo que era “absurdo” que Ucrania se plantee reconquistar militarmente la península de Crimea, anexionada por Rusia en 2014. Sin embargo, el socialdemócrata comentó que la situación era “muy complicada” en Donbás, la región que forman las provincias de Donetsk y Lugansk y que Rusia está cerca de controlar totalmente. “Para ello, tendremos que encontrar una solución basada en el modelo cantonal suizo”, apuntó. “¿Queremos realmente resolver el conflicto? Entonces debe haber concesiones por ambas partes”, sentenció.

Desde Ucrania, Mijailo Podoliak, asesor del presidente ucranio, Volodímir Zelenski, reaccionó en Twitter a las declaraciones de Schröder, al acusarle de ser un portavoz de “la corte del zar”. “Si Moscú quiere diálogo, la pelota está en su tejado. Primero, un alto el fuego. Luego [diálogo] constructivo”, publicó Podoliak.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS