El ministro de Infraestructuras de Portugal: “Es imperdonable que portugueses y españoles no resolvamos las conexiones ferroviarias”

Pedro Nuno Santos cree que la sintonía entre ambos países permitirá resolver los enlaces por tren. Los planes del Gobierno luso contemplan conectar por alta velocidad a Lisboa con Badajoz en 2023 y con Vigo en 2030

Pedro Nuno Santos, ministro de Infraestructuras y Vivienda de Portugal, en su despacho.
Pedro Nuno Santos, ministro de Infraestructuras y Vivienda de Portugal, en su despacho.

Pedro Nuno Santos (São João da Madeira, 45 años) ha convertido la inversión en ferrocarril en una prioridad para la vertebración territorial de Portugal desde que llegó al Ministerio de Infraestructuras y Vivienda en 2019, aunque las décadas de marginación ferroviaria no facilitan pasar página tan rápido. Señalado como uno de los posibles sucesores de António Costa en el liderazgo de los socialistas lusos, cree que la actual sintonía entre los Gobiernos ibéricos permitirá resolver los deficitarios enlaces por tren entre ambos países, con dos corredores de alta velocidad como actuaciones prioritarias que acercarán Lisboa a Badajoz en 2023 y Oporto a Vigo en 2030. Mientras tanto, propone un tren directo entre Lisboa y Madrid por Fuentes de Oñoro (Salamanca).

Pregunta. ¿Cómo califica la situación actual de las conexiones ferroviarias entre Portugal y España?

Respuesta. Son malas. Es un poco incomprensible que estos dos vecinos tengan conexiones tan frágiles. En este momento, Portugal y España no logran ofrecer a los pasajeros de tren un buen servicio en un momento en que toda Europa apuesta por promover la transferencia del automóvil al transporte colectivo. Es imperdonable que los portugueses y españoles no consigan resolver este problema común que son las conexiones transfronterizas.

P. ¿Dónde están las principales responsabilidades políticas sobre esto?

R. Prefiero hablar de nuestra responsabilidad.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

P. ¿No quiere criticar a España?

R. No quiero, porque mi responsabilidad es sobre mi país. En las últimas décadas, Portugal desinvirtió en el ferrocarril y se volcó casi exclusivamente en la carretera, mientras que España no dejó de invertir en el tren mientras lo hacía en carreteras. Si nosotros no apostamos por el tren dentro de Portugal, estamos menos preparados para trabajar con España para promover la conexión. Por eso no quiero apuntar responsabilidades hacia nuestro vecino, sino hacia nosotros mismos. Afortunadamente, hoy tenemos un Gobierno que prioriza el tren y podemos mirar hacia el futuro ferroviario de otra forma. Estamos concentrados en lo que podemos construir con el Gobierno español en diferentes frentes para garantizar esas conexiones transfronterizas.

P. ¿Y cuáles son esos frentes? ¿Se recuperará una conexión diurna diaria entre Lisboa y Madrid, por ejemplo?

R. Nosotros teníamos un servicio [el tren nocturno Lusitania] que fue abandonado por las dos empresas, Renfe y Comboios de Portugal; más por iniciativa de Renfe, que no ha mostrado interés en recuperarlo. Esa operación era deficitaria. Nosotros tenemos interés en retomarlo, pero no tenemos quien remolque los trenes del lado español.

P. Renfe ha eliminado los servicios nocturnos.

R. Que ahora comienzan a ser recuperados en Europa. Obviamente, nosotros también queremos que el servicio no sea un peso presupuestario para las dos empresas como era antes. Pero vamos a hablar primero de las infraestructuras. Hay obras en marcha en el corredor sur que liga Lisboa a Badajoz, que permitirá velocidades medias de 250 kilómetros/hora cuando esté terminado en diciembre de 2023. En el lado español se está actuando en la línea entre Badajoz y Plasencia, aunque la electrificación no estará hasta 2023. No tendremos una conexión con buena velocidad entre Lisboa y Madrid hasta que España no actúe entre Plasencia y Madrid, y ese tramo está mucho más atrasado. Cuando todo esté concluido, se podrá reducir el viaje entre Lisboa y Madrid a cuatro horas y media. Nuestra próxima gran prioridad es la conexión transfronteriza de Portugal con Galicia por la estrecha relación económica y social que tenemos. En este momento han comenzado los trabajos conjuntos entre Infraestructuras de Portugal y Adif para estudiar las soluciones técnicas del proyecto entre Vigo y Oporto. En 2030, si todo va bien, Vigo estará unido por alta velocidad con Lisboa. Al ser una conexión transfronteriza que está en los corredores transeuropeos, vamos a presentar una candidatura conjunta para optar a la financiación de hasta el 50% del [fondo Connecting Europe Facility].

P. ¿Cuándo se presenta esta candidatura?

R. No sabemos si tendremos el proyecto listo para optar a este cuadro comunitario (2021-2027) o tendrá que ser en el próximo. Después hay una tercera conexión entre Aveiro, Salamanca y Madrid, que es muy importante para nosotros porque permitirá acercar de forma más rápida todo el centro y el norte de Portugal a Madrid. El viaje de Oporto a Madrid sería de tres horas y media. Esta inversión está en nuestros planes para 2040. Del lado español se desistió de invertir en el tramo durante un tiempo, aunque finalmente se aceptó reintroducirlo en el corredor transeuropeo y comprometerse con una inversión para alcanzar los 200 kilómetros por hora desde la frontera a Madrid. Hay una cuarta conexión que no es alta velocidad ni está en los planes de España. Es la unión del Algarve con Huelva. Ya tuvimos hace 30 años una, pero España levantó las vías hace casi tres décadas. El Gobierno autonómico de Andalucía es muy favorable. En varias cumbres ibéricas lo hemos planteado y todavía no hemos conseguido que España incluya esta conexión en su planeamiento ferroviario, pero tenemos esperanza. Es una línea muy importante para unir el sur de España y el sur de Portugal y conectarnos al corredor mediterráneo.

P. ¿Y los servicios?

R. Cuando tengamos estas infraestructuras hechas, tenemos la convicción de que el servicio comercial será de interés para los diferentes operadores ferroviarios y la relación entre los dos países será más interesante desde el punto de vista de los tiempos del viaje y de comodidad. Hasta llegar allá sería importante tener algo, aunque no sea el servicio ideal. No ignoramos que el tiempo de viaje ferroviario hoy entre España y Portugal no es atractivo y, por tanto, las personas huyen de él. La infraestructura es un problema, pero mientras no esté resuelta nos gustaría tener un servicio, fuese cual fuese. Nosotros estamos disponibles para trabajar con Renfe en una solución que no sea un peso presupuestario para los operadores, aunque consideramos que estas conexiones transfronterizas se justifican también por su vocación de servicio público. Por tanto, las dos empresas deberían ser apoyadas para garantizar la viabilidad de esta conexión entre Lisboa y Madrid por Vilar Formoso y Fuentes de Oñoro. En cuanto tengamos la infraestructura de alta velocidad Lisboa-Madrid por Badajoz, será más fácil, pero mientras no la tenemos nos gustaría tener un servicio por donde es posible, que es por Vilar Formoso.

P. ¿Hay alguna previsión para mejorar el Tren Celta de forma inmediata?

R. En este momento no está previsto nada. En la parte portuguesa hicimos la electrificación de la línea del Miño, pero necesitamos una línea nueva para tener un servicio diferente entre Vigo y Oporto.

P. ¿Qué pondrán sobre la mesa en la próxima cumbre ibérica?

R. Queremos que España avance más rápido en la conexión con Vilar Formoso y confirmar que todo avanza entre Vigo y Oporto. La del Algarve es la única conexión que los españoles no se han comprometido aún a realizar. El corredor hacia España desde Sines, uno de los mayores puertos de Europa, se tenía que hacer. Inicialmente, estaba previsto solo para mercancías y nosotros hemos decidido hacer una intervención para que se pueda transportar pasajeros, pero esto no resuelve la conexión de la población que está en línea recta con Madrid. Nosotros queremos conectar Portugal a España, que es algo diferente a solo conectar Lisboa a Madrid.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

50% de descuento

Contenido exclusivo para suscriptores

Lee sin límites

Sobre la firma

Tereixa Constenla

Corresponsal de EL PAÍS en Lisboa desde julio de 2021. En los últimos años ha sido jefa de sección en Cultura, redactora en Babelia y reportera en Andalucía. Es autora del libro 'Cuaderno de urgencias'.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS