El comisario europeo Thierry Breton avisa a Elon Musk: “En la UE hay una normativa que seguir”

El responsable del mercado interior europeo se felicita por haber finalizado la regulación sobre mercados digitales “justo a tiempo” para el desembarco de Musk en Twitter

Thierry Breton, el pasado abril en Bruselas.Foto: EFE | Vídeo: J. Marmisa

“Hemos finalizado nuestra Directiva de Servicios Digitales justo a tiempo”, dice el comisario europeo de Mercado Interno, Thierry Breton, esbozando media sonrisa durante un breve encuentro con EL PAÍS celebrado este martes en su despacho en Bruselas. “Justo a tiempo”, se refiere, para el desembarco en Twitter de Elon Musk, que llegó el lunes a un acuerdo con la cúpula de la red social para hacerse con la compañía por 41.000 millones de euros y al que, por tanto, en breve le caerá con toda su fuerza el peso del nuevo paquete regulatorio europeo de los mercados digitales, cuya negociación fue concluida en Bruselas el pasado viernes.

“Tengo algo que decirle a Elon Musk”, ha añadido Breton. “Igual que se lo digo a todo el mundo: somos un continente abierto”. En la UE, asegura, “eres bienvenido para beneficiarte de este mercado, el mayor del mundo. Pero recuerda: has de hacerlo de forma abierta y bajo condiciones”.

Estas nuevas condiciones han sido negociadas de forma dura e intensa durante más de un año —con el comisario Breton como uno de sus artífices y más ardientes defensores—. El Parlamento Europeo y el Consejo (el órgano que representa a las 27 capitales de la UE) llegaron finalmente un acuerdo el pasado viernes sobre la citada Directiva de Servicios Digitales (DSA), que se une así al pacto alcanzado a finales de marzo sobre la Directiva de Mercados Digitales (DMA). Estas dos legislaciones dan forma definitiva al gran paquete regulador de plataformas de internet, gigantes tecnológicos y actividad digital que la UE se había planteado para esta legislatura. Tras el acuerdo político de ambas, se espera que en las próximas semanas se proceda a su ratificación formal.

La DMA, según expone Breton, incide “sobre la parte económica, contra los comportamientos predatorios o los monopolios”. La DSA, añade, pretende “organizar la vida social en estos espacios de información, igual que se organiza en el mundo físico”. El comisario francés reconoce que esta última legislación “faltaba” y su llegada “es una buena noticia para todos”. Esta normativa, prosigue, implica que “tenemos condiciones para respetar determinadas cosas que consideramos extremadamente importantes en Europa: la libertad de expresión, el Estado de derecho, el respeto al individuo, la protección de la infancia”. Y siguiendo con lo que le diría al magnate Musk, cofundador de PayPal, consejero delgado de Tesla y también de los cohetes espaciales Space X: “¿Quieres entrar en nuestro mercado? Maravilloso. Pero esta es la normativa que tienes que seguir”.

La DSA establece obligaciones de transparencia y acceso sobre los algoritmos de las grandes plataformas digitales (Twitter entre ellas), plantea la retirada rápida de contenidos ilegales, la protección de derechos fundamentales (como las restricciones al uso de datos de raza o religión) o establece multas que, en el caso de los gigantes tecnológicos, pueden llegar hasta el 6% de sus ingresos globales. “Puedes hacer lo que quieras fuera de Europa”, dice Breton. “Pero para Europa, el mayor mercado del mundo, necesitas organizarte de este modo para ser bienvenido”.

Tras hacerse público el acuerdo para la compra de la red social, Musk colgó ayer en Twitter un mensaje en el que aseguraba: “La libertad de expresión es la base de una democracia que funciona, y Twitter es la plaza del pueblo digital en la que se debaten asuntos vitales para el futuro de la humanidad”. También dijo que confiaba en que sus “peores críticos” siguieran usando la plataforma, “porque eso es lo que significa la libertad de expresión”.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La noticia ha desatado la especulación sobre un posible regreso a esta red del expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, cuya cuenta fue suspendida en enero del 2021 por “el riesgo de mayor incitación a la violencia” durante el asalto al Capitolio.

Interrogado sobre este asunto, Breton considera que la UE podría conllevar sin problemas un regreso de Trump a Twitter. “Por supuesto”, responde. Asegura, en cualquier caso, que una decisión como aquella no se podría tomar en la UE. “Me impresionó que un simple consejo pueda tomar esta decisión, porque puede tener un impacto democrático. Esto no puede pasar en Europa. Si quieres prohibir a una persona, necesitas protegerla también”.

Se han de seguir los procedimientos adecuados, dice, garantizar los derechos de las personas concernidas, pero no adoptar la decisión de forma unilateral y poco transparente. “No es un consejo el que puede hacerlo, así hay un control democrático”. El resultado, por supuesto, puede llegar a ser el mismo, ya sea con Trump o con cualquier otra persona. “Si lo que estaba haciendo era ilegal en términos de contenido, por supuesto, sería prohibido. Pero no como si fuera una decisión del rey”.

El comisario de Mercado Interior también ha querido dirigirle a través de Twitter un mensaje a su nuevo dueño: “Ya se trate de automóviles o de redes sociales, cualquier empresa que opere en Europa debe cumplir con nuestras reglas, independientemente de su participación accionaria”, ha escrito este martes. “El señor Musk lo sabe bien. Está familiarizado con las normas europeas sobre automoción y se adaptará rápidamente a la Directiva de Servicios Digitales”.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

50% de descuento

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Guillermo Abril

Es corresponsal en Bruselas. Durante más de una década ha sido reportero de El País Semanal. Especializado en el gran reportaje con vocación internacional, ha cubierto la crisis de refugiados en la frontera exterior de la UE y zonas de conflicto como Siria y Libia, así como las consecuencias del Brexit y el auge de la ultraderecha.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS