El Kremlin idea un mecanismo para recibir rublos por su gas y que Europa pague en euros

Putin firma un decreto por el que los clientes europeos harán la transacción a través del banco Gazprombank, uno de los pocos rusos no sancionados por Occidente

El presidente ruso, Vladímir Putin, este jueves en una videoconferencia desde la residencia oficial de Novo Ogariovo, a las afueras de Moscú.Foto: MIKHAIL KLIMENTYEV (AFP) | Vídeo: REUTERS

Vladímir Putin amenazaba con que la Unión Europea pagaría su gas en rublos tras las sanciones por la invasión de Ucrania, y el bloque comunitario advertía de que Moscú no vería un kopek si cambiaba sus contratos. Al final, el Kremlin dice haber ideado una vía para que los europeos paguen en euros, pero Rusia reciba rublos por su gas. El presidente ruso ha firmado este jueves el decreto por el que se establece el nuevo mecanismo que permitirá a los Veintisiete abonar sus facturas en euros mientras el monopolio estatal del gas, Gazprom, recibirá rublos.

Fuentes comunitarias dudan que algo cambie a efectos de las empresas europeas porque seguirán pagando en la divisa pactada en los contratos y no les atañe que Gazprom se vea obligada a cambiar sus ingresos a rublos a sabiendas de que esa moneda puede sufrir bruscas devaluaciones. El presidente ruso, Vladímir Putin, había amenazado con cortar el gas a los países que se negasen a pagar en moneda rusa. Pero ha tenido que optar por una vía alternativa ante la negativa de dos de sus principales clientes, Alemania e Italia, a aceptar el cambio.

El órdago, en todo caso, ha visualizado la dificultad del Kremlin para prescindir de los multimillonarios ingresos que le reporta la venta de gas en Europa. Berlín activó el miércoles una alerta temprana ante el riesgo de corte de suministro y dejó claro que estaba dispuesto a renunciar al gas ruso antes que ceder al chantaje de Putin. Las exportaciones de Rusia a Alemania en 2021 supusieron 33.000 millones de euros, pero Rusia solo supone el 2,3% del comercio alemán.

La norma, que entra en vigor el viernes, faculta al brazo financiero de Gazprom para ejercer de mediador con sus clientes. En concreto, los llamados “países hostiles”, entre los que están todos los de la UE por las sanciones impuestas, tendrán que abrir unas cuentas especiales en Gazprombank, única entidad autorizada por el Gobierno, donde pagarán el gas con sus monedas. Acto seguido, la entidad cambiará los euros o dólares por rublos en el mercado de divisas de Moscú, y ese dinero será transferido de inmediato al suministrador del gas, que solo puede ser Gazprom porque ostenta el monopolio estatal para su exportación fuera de las fronteras rusas.

Gazprombank es uno de los pocos bancos rusos que no había sido sancionado por Occidente. Rusia, que también vio congelado su fondo de 640.000 millones de dólares (unos 576.000 millones de euros) en divisas extranjeras para contingencias, mantiene así abierta la entrada de monedas extranjeras, fundamentales para pagar en plena guerra sus importaciones.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Además, la ley incluye otras trampas. La comisión del Gobierno para el control de inversiones extranjeras podrá expedir permisos a los compradores extranjeros para que paguen el suministro de gas “sin cumplir con el procedimiento”, y el banco central tendrá permiso “para determinar otros procedimientos para la venta de divisas”. Es decir, el Kremlin tendrá margen para sortear su propia ley según avance el conflicto.

Sin embargo, el Kremlin insiste en que esta es una respuesta firme a las sanciones occidentales. “Si los países hostiles no pagan en rublos, los contratos vigentes serán suspendidos”, dijo este jueves Putin, que una semana antes anunció la medida a bombo y platillo tras denunciar que las monedas occidentales no son de confianza, y, “como se sospechaba, las obligaciones en dólares y euros pueden ser incumplidas”. “Suministrar nuestros productos a la Unión Europea y a Estados Unidos y recibir el pago en dólares, euros u otras monedas no tiene ningún sentido para nosotros”, añadió entonces el mandatario. No obstante, el presidente ruso ya adelantó al Gobierno alemán que los países europeos podrían pagar el gas en euros, y también se lo garantizó al primer ministro italiano, Mario Draghi, en una conversación el miércoles por la noche, informa Daniel Verdú.

Por otra parte, Putin ha insistido este jueves en su tesis de que las autoridades europeas actúan contra los intereses de sus ciudadanos. “Si simplificamos, el gas ruso es la energía más barata, el calor y la luz en los hogares de los europeos, el coste asequible de los fertilizantes para sus agricultores y, por tanto, de los alimentos. Al final, es la competitividad de las empresas europeas y, por tanto, de los salarios de los ciudadanos europeos”, afirmó.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS