Fico Gutiérrez se consolida como la alternativa de la derecha de Colombia

El exalcalde de Medellín se impone por delante de Alejandro Char y David Barguil, del Partido Conservador

Fico Guitiérrez, candidato a la Presidencia por la coalición Equipo por Colombia, celebra en Bogotá, Colombia, el 13 de marzo de 2022.
Fico Guitiérrez, candidato a la Presidencia por la coalición Equipo por Colombia, celebra en Bogotá, Colombia, el 13 de marzo de 2022.Carlos Ortega (EFE)

Federico Gutiérrez es el principal candidato de la derecha en Colombia, después de haber ganado este domingo la consulta de la coalición Equipo por Colombia, la alianza que congregó al sector más conservador. Con poco más del 94% de mesas escrutadas, el exalcalde de Medellín se impone con el 54,18% por el 17,61% de Alejandro Char y el 15,75% de David Barguil, sus dos rivales más próximos.

Fico (Medellín, 47 años) llegó a la contienda a través de firmas, pero su nombre hoy se consolida como la alternativa de la derecha, donde tendrá que seducir al electorado del Centro Democrático (CD), el partido del expresidente Álvaro Uribe. Y tiene todo para conseguirlo. El mal momento que atraviesa el CD, el movimiento uribista, con Óscar Iván Zuluga como candidato y sin nuevos liderazgos, lo ubica como el as bajo la manga de Uribe, que desde que dejó la presidencia en 2010 ha sido el principal elector. Hace cuatro años Iván Duque ganó, en buena parte, por haber sido el elegido del expresidente.

“Recibimos este triunfo con humildad”, ha dicho Federico Gutiérrez, tras conocer los resultados que lo ubican como el principal rival del izquierdista Gustavo Petro en las presidenciales del próximo mayo. “Orden”, “seguridad”, “oportunidades” han sido las palabras que más ha repetido en su discurso de esta noche en Bogotá, y también fueron esas las que más sonaron durante su campaña. “Derrotemos a los proyectos autoritarios. Necesitamos unidad de voluntades para cuidar la democracia. Juntos vamos a sacar adelante a Colombia”, ha asegurado el exalcalde de Medellín.

La victoria de Fico no sorprende, sobre todo porque su discurso de “orden” y “seguridad” ya ha demostrado su efectividad en el sector más conservador del país y de su región, Antioquia, la cuna del uribismo. Así ganó la alcaldía de Medellín, cuya gestión terminó con altísimos índices de aprobación. Su imagen, de un hombre de “calle”, descomplicado y cercano a la gente también le ha sumado puntos para ser el hombre con el que el resto de la derecha deberá negociar. Federico Gutiérrez no ha necesitado de una foto con el expresidente Álvaro Uribe para conquistar a la derecha acostumbrada a votar “por el que diga Uribe”, pero ha sabido leer a sus votantes. “Petro es un riesgo y es un peligro para la democracia. Su discurso es de odio y lucha de clases. Yo represento todo lo contrario a lo que él representa”, decía en una entrevista con EL PAÍS.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Uno de sus principales rivales en la consulta por la derecha, Char, reconoció su derrota y anunció que le apoyará. También lo hizo el exalcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, que también buscaba la candidatura de derechas. “La gran duda que se abre hoy es qué va a pasar con la derecha. Viene una negociación, en la que Gutiérrez tiene todas las de ganar”, opina Daniel García-Peña, historiador y profesor de la Universidad Nacional de Colombia. Álvaro Uribe ha convocado para el próximo martes a una reunión con su partido, el Centro Democrático. La campaña por la presidencia de Colombia apenas empieza.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región

Sobre la firma

Sally Palomino

Redactora de EL PAÍS América desde Bogotá. Ha sido reportera de la revista 'Semana' en su formato digital y editora web del diario 'El Tiempo'. Su trabajo periodístico se ha concentrado en temas sobre violencia de género, conflicto armado y derechos humanos.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS