La OTAN y EE UU acusan a Rusia de seguir acumulando tropas junto a la frontera de Ucrania

La UE convoca una cumbre extraordinaria para analizar este jueves en Bruselas la crisis de seguridad

Soldados estadounidenses desembarcan en la pista del aeropuerto de Rzeszow-Jasionka, este miércoles en Polonia.
Soldados estadounidenses desembarcan en la pista del aeropuerto de Rzeszow-Jasionka, este miércoles en Polonia.WOJTEK RADWANSKI (AFP)

La OTAN y Estados Unidos siguen sin fiarse de Rusia, a pesar de que Moscú insiste en que está retirando parte de las tropas acumuladas junto a la frontera de Ucrania. “Nosotros no hemos visto ninguna retirada de fuerzas rusas”, ha señalado este miércoles el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg. El dirigente de la Alianza cree que los movimientos van más bien en dirección contraria a lo que asegura el Kremlin. “Estamos vigilando muy de cerca lo que hace Rusia en Ucrania y alrededor de Ucrania”, ha dicho Stoltenberg poco antes de presidir en Bruselas una reunión de los ministros de Defensa de la OTAN. Y la conclusión de ese análisis no deja lugar a dudas, según el secretario general: “Están aumentando el número de tropas y hay más tropas de camino. Hasta ahora no hay desescalada”.

El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, también cuestionó las palabras del Kremlin. “Desgraciadamente, hay una diferencia entre lo que Rusia dice y lo que hace”, señaló en una entrevista en la cadena ABC. “Lo que estamos viendo no es ningún repliegue significativo, al revés, seguimos viendo fuerzas acumuladas en la frontera, sobre todo fuerzas que estarían en cabeza de cualquier nueva agresión contra Ucrania”, añadió. El portavoz de su Departamento, Ned Price, se pronunció en la misma línea, de forma más detallada: “Hemos visto lo opuesto en las últimas semanas, incluso en los últimos días. Hay más fuerzas rusas, no menos, en la frontera”, dijo. Estas fuerzas, continuó, “se están moviendo de manera preocupante hacia posiciones de combate”, informa Amanda Mars.

Los ministros de Defensa han acordado iniciar el estudio para desplegar fuerzas en el flanco oriental de la Alianza, con batallones en Rumania y Bulgaria, que se sumarían a los que ya operan en Polonia y en los países bálticos. Stoltenberg ha lamentado, al término de la reunión, que Rusia haya impuesto “una nueva normalidad, en la que ha demostrado que puede comprometer los principios fundamentales de nuestra seguridad”. El secretario general de la Alianza cree que el empeño de Moscú en “intimidar” a los países vecinos obliga a los aliados occidentales a reforzar su defensa frente a posibles agresiones.

La reunión de los ministros, prevista desde hace semanas, ha comenzado el mismo día que los servicios de espionaje de EE UU habían apuntado como posible arranque de un ataque ruso contra Ucrania. Desde que Washington compartió esa información el viernes, la OTAN se ha mantenido en alerta permanente y la UE ha acelerado los preparativos de posibles sanciones contra Rusia.

Al término de la reunión, Stoltenberg ha acusado a Rusia de llevar a cabo la mayor movilización militar desde el final de la Guerra Fría. Y de disponer “de una fuerza masiva con capacidad de invadir Ucrania”. El secretario general ha recordado que las advertencias occidentales sobre la acumulación de tropas, lanzadas por primera vez a finales de 2021, se han cumplido. Y que aunque los aliados nunca han tenido certeza sobre las intenciones del presidente ruso, Vladímir Putin, el hecho de disponer de tal fuerza acumulada hace factible un desenlace violento. “No sabemos lo que va a pasar, pero sabemos lo que ha pasado otras veces”, ha dicho Stoltenberg en alusión a los ataques de Rusia contra Ucrania en 2014 o a la presencia de tropas rusas en territorio de Georgia y Moldavia sin permiso de las autoridades de esos países.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El secretario general ha destacado que las imágenes de satélite analizadas por distintos servicios de espionaje muestran que por el momento no se ha producido una retirada de tropas rusas. “La información que estamos compartiendo [entre los aliados] también se puede contrastar en fuentes de dominio público, con imágenes de satélites comerciales”, ha agregado el noruego.

El presidente ucranio, Volodímir Zelenski, advirtió también que una cosa son los anuncios y otra, los hechos. “Estamos reaccionando a la realidad que tenemos, y hasta el momento no vemos ningún repliegue de tropas [rusas]. Solo lo hemos oído. Hasta ahora, son solo declaraciones”, dijo durante un viaje maratoniano a varios puntos del país para observar maniobras militares y conmemorar el recién instaurado Día de la Unidad de Ucrania. Zelenski, que lleva días llamando a la calma, se mueve en un equilibrio delicado: el mandatario ha advertido también de que la desestabilización y la guerra híbrida son grandes amenazas para el país.

Un ejemplo de estas amenazas son los enormes ataques informáticos sufridos el martes por varias web oficiales y dos de los principales bancos estatales, que dejaron durante horas sin servicio a miles de clientes. Fue “el peor ataque” informático de la historia de Ucrania, ha advertido este miércoles Myjailo Fedorov, ministro de Transformación Digital. “Está claro que fue preparado con anticipación, con el claro objetivo de desestabilizar, sembrar el pánico, hacer todo lo posible para que surja cierto caos en nuestro país”, declaró en una rueda de prensa televisada.

La jornada de este miércoles ha arrancado con máxima tensión en el este de Europa. Pero el avance de las horas evidenciaba que Moscú no preparaba un golpe militar inmediato. “Las guerras en Europa rara vez empiezan un miércoles”, ironizaba el representante permanente de Rusia ante la UE, Vladímir Chizhov, en un comentario para el diario alemán Die Welt. Desde Moscú se criticaba el pronóstico de Washington de un ataque el 16 de febrero como “la cúspide de la propaganda occidental”.

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, y el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, este miércoles en Bruselas.
El secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, y el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, este miércoles en Bruselas.POOL (REUTERS)

Pero la tensa calma de este miércoles no ha llevado a los occidentales a bajar la guardia. El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, ha convocado una cumbre europea extraordinaria para el jueves con el fin de analizar la situación en Ucrania. Michel ha aprovechado que los 27 líderes de Gobierno de la UE, incluido el español, Pedro Sánchez, se encuentran en Bruselas para asistir a la cumbre de la UE con la Unión Africana, que se celebra jueves y viernes. Michel ha anunciado asimismo que convocará una conferencia internacional de donantes para ayudar a Kiev. Bruselas reconoce ya que los 1.200 millones de euros ofrecidos por la Comisión Europea no serán suficientes para apuntalar las cuentas del Estado ucranio.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, también ha expresado sus dudas sobre la supuesta rebaja en la tensión por parte de Moscú. “Daríamos la bienvenida a una desescalada, pero faltan señales tangibles por parte de Rusia”, ha señalado la dirigente comunitaria tras una conversación telefónica con el primer ministro italiano, Mario Draghi. Ambos han comentado las posibles sanciones a Rusia y los planes de contingencia para paliar los daños colaterales. Italia es uno de los países europeos más dependientes del gas ruso.

Rusia anuncia la retirada de tropas de Crimea

Rusia asegura que retira más tropas. Mientras los aliados occidentales alertan de que, pese a los anuncios, Moscú mantiene la concentración de decenas de miles de soldados en torno a las fronteras con Ucrania, el Ministerio de Defensa ruso ha informado este miércoles de que varios grupos militares se repliegan de la península ucrania de Crimea tras haber completado sus maniobras en el estratégico territorio anexionado por Rusia en 2014 con un referéndum no reconocido por la comunidad internacional.

Desde primera hora de este miércoles, los medios estatales rusos han difundido imágenes de tanques cruzando el controvertido puente de Crimea, sobre el estrecho de Kerch, inaugurado por el presidente Vladímir Putin en 2018, al volante de un camión de fabricación rusa. Las tropas implicadas en el anuncio, sin embargo, forman parte del Distrito Sur, el mismo del que Moscú anunció su retirada el martes y la vuelta a sus bases permanentes. Las bases del Distrito Sur son las más cercanas a la frontera con Ucrania, advierten los analistas. 

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS