Intelectuales rusos claman contra la retórica belicista del Kremlin

El manifiesto, firmado hasta ahora por 5.000 personas, es una de las pocas demostraciones públicas de descontento interno con el pulso militar con la OTAN

Tanques de Moscú y Minsk realizan maniobras conjuntas en Brestsky, Bielorrusia, el 2 de febrero.
Tanques de Moscú y Minsk realizan maniobras conjuntas en Brestsky, Bielorrusia, el 2 de febrero.AP

Frente al discurso de que la OTAN arrincona a Rusia y la amenaza con su destrucción, un grupo de intelectuales rusos ha lanzado un manifiesto para dar voz “a la parte de la sociedad que odia la guerra y considera un crimen el uso de las amenazas militares y el estilo de los criminales en la retórica exterior”. Alrededor de 5.000 personas han firmado ya esta carta abierta, publicada el 30 de enero por el congreso de la intelligentsia, el nombre por el que se conoce en ruso al mundo de la cultura. Filósofos, periodistas, activistas, historiadores y artistas han impulsado esta iniciativa, que reclama una desescalada militar en la frontera con Ucrania para volver a la normalidad con Occidente.

“Sabemos que la mayoría de la población rusa no quiere la guerra, había que hablar claro y mostrar lo peligroso que es el aventurerismo del liderazgo ruso”, explica al otro lado del teléfono el primer nombre de la lista, el histórico defensor de los derechos humanos y exparlamentario Lev Ponomariov.

Esta es una de las pocas demostraciones públicas de descontento hasta ahora contra el pulso militar con la OTAN. Por un lado, la mayor parte de los rusos no responsabilizan al Kremlin de la tensión: tras la primera escalada militar de la primavera de 2021, un 48% de los encuestados por el centro de estudios sociológicos Levada señalaba a la Alianza Atlántica y un 20% a Kiev como culpables. Por otro, en la Rusia actual es muchísimo más difícil manifestarse que al principio de la guerra. En marzo de 2014 hubo dos protestas en Moscú con decenas de miles de personas mientras los soldados sin identificación rusos —los hombrecillos verdes, como los llamó Putin— tomaban Crimea. En aquellas marchas participaba el exvicepresidente Borís Nemtsov, asesinado en 2015 poco antes de publicarse su investigación sobre la intervención rusa en la guerra. “Entonces se podía salir a la calle, ahora es imposible. Salir a protestar ahora acaba en detenciones, en sangre, no se pueden llevar a cabo”, lamenta Ponomariov.

El espíritu del manifiesto alude a una frase muy repetida aún hoy por los mayores que vivieron la Segunda Guerra Mundial, conocida en Rusia como la Gran Guerra Patria: “No lo repitáis”. La carta lo recalca así: “Hablamos en nombre de Rusia, y no de vosotros [las autoridades], porque el pueblo, habiendo perdido millones de personas en conflictos pasados, piensa desde hace décadas que cualquier alternativa es mejor a la guerra. ¿Lo habéis olvidado?”.

Una de las firmantes es Natalia Evdokímova, exdiputada y ahora secretaria general del Consejo de Derechos Humanos de San Petersburgo. “La situación es tensa. No creo que vaya a haber un ataque a Ucrania, donde ahora hay fuerzas de la OTAN que instruyen a los militares ucranios, porque esto llevaría a una guerra, aunque nuestro país se encamina a ello. Todos desean que haya algún modo de cambiar de rumbo”, responde por teléfono.

“Por desgracia prevalece el punto de vista de que nos apuntan con armas ofensivas, de que nos amenazan los países de la OTAN. Esto es resultado de nuestros canales de televisión, que difunden continuamente esto”, agrega Evdokímova. En esta línea, el manifiesto destaca que se está imponiendo el mensaje de que una guerra es inevitable: “Nadie pregunta a los ciudadanos de Rusia, no hay discusión pública. Solo se presenta un punto de vista en la televisión estatal, y es el de los partidarios de la guerra. Desde allí se escuchan amenazas militarse directas, rezuman la agresividad y el odio hacia Ucrania, Estados Unidos y los países occidentales, pero lo más peligroso es que la guerra es presentada como el curso aceptable e inevitable de los acontecimientos”.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

En los últimos meses no solo ha aumentado el despliegue de militares en torno a Ucrania, con más de 100.000 tropas junto a sus fronteras, sino que también lo ha hecho la beligerancia en las declaraciones de los altos cargos rusos.

El presidente Vladímir Putin advirtió el 21 de diciembre de que los “misiles hipersónicos están activados en modo de combate”. El mandatario afirmó entonces que “en el caso de que continúe la línea agresiva de los colegas occidentales, adoptaremos las medidas de represalia técnico-militares adecuadas. Reaccionaremos con dureza a sus medidas hostiles”. El ministro de Defensa, Serguéi Shoigú, acusó a EE UU de preparar provocaciones con armas químicas en la región del Donbás y de enviar mercenarios a la zona.

El 23 de enero, el jefe de la delegación ante la OTAN, Konstantín Gravrílov, subrayó que si la OTAN ignoraba las demandas de Rusia, “Moscú sacará conclusiones y defenderá su seguridad en Europa por otros medios... Y tanto los europeos como los estadounidenses lo sentirán en el cuello”.

Ponomariov advierte de que “es importante movilizar a la sociedad contra el partido de la guerra”. A sus 80 años, el activista ha sido declarado agente extranjero y las autoridades han abierto un proceso administrativo en su contra. Para evitar problemas, el manifiesto señala los firmantes que están en esta lista negra de agentes extranjeros. Entre ellos figuran la ensayista y periodista Tatiana Vóltskaya y el escritor y guionista Víktor Shenderóvich. Este último abandonó el país tras ser declarado agente extranjero en vísperas de año nuevo.

El manifiesto también ha sido apoyado por los miembros de Yábloko, partido liberal de inclinación europeísta y sin representación en la Duma, el Parlamento ruso. Su fundador, Grigori Yavlinski, criticó la posición inamovible de Moscú al negociar sus garantías de seguridad. “Es un ultimátum que Putin presentó a EE UU y la OTAN y que se parece más a la demanda de un terrorista que ha tomado un rehén. Si no se cumplen, sufrirán los ciudadanos de un país diferente, Ucrania (Y Rusia, por supuesto)”, advirtió el político en un escrito tras lamentar que las amenazas contra Kiev han animado a Finlandia y otros países a pedir unirse a la alianza.

“Hace tres años Putin nos dijo que las armas hipersónicas y los misiles del fin del mundo de propulsión nuclear nos proporcionarían seguridad y tranquilidad; y hoy resulta que todo ya no depende de nosotros, sino de la OTAN. Los estadounidenses están probando ahora misiles hipersónicos, esto se llama carrera armamentística, y fue iniciada por la Rusia de Putin”, lamenta Yavlinski, que volvió la vista atrás, a la Unión Soviética: “Ya perdimos esa carrera una vez y nuestro país se vino abajo, ¿queremos repetir?”.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS