Biden advertirá a Putin de que la OTAN reforzará su flanco oriental si Rusia invade Ucrania

Los dos líderes hablarán por videoconferencia este martes en plena tensión entre ambos países. Estados Unidos reiterará a Moscú su amenaza de “severas sanciones económicas”

Joe Biden (izquierda) y Vladímir Putin se han emplazado a una videoconferencia este martes para tratar la crisis ucrania.
Joe Biden (izquierda) y Vladímir Putin se han emplazado a una videoconferencia este martes para tratar la crisis ucrania.MANDEL NGAN MIKHAIL METZEL (AFP)

En plena escalada de tensión entre ambas potencias y a las puertas de un contacto crucial entre Joe Biden, presidente de Estados Unidos, y el ruso Vladímir Putin, un alto funcionario del Departamento de Estado ha adelantado que Biden advertirá en la videoconferencia prevista para este martes de que está dispuesto a reforzar el frente oriental de la OTAN en caso de que el Kremlin decida invadir Ucrania. El funcionario, que ha hablado con la prensa bajo la condición del anonimato, también ha afirmado que, llegado el caso, se impondrán “severas sanciones económicas”.

La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, este lunes.Vídeo: FOTO: NICHOLAS KAMM (AFP) | REUTERS

Antes de comunicarse con el líder ruso, Biden tenía previsto este lunes hacer una ronda de llamadas con sus “principales aliados europeos” para aunar posturas en el mensaje que va a mandar a Putin en una conversación que está prevista para las 16.00 (hora peninsular española) y que, según el citado alto funcionario, será “franca y profesional”. También se han programado conversaciones con el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, primero, este lunes, con el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, y más adelante durante esta semana con el propio Biden. El ministro de Defensa ucranio, Oleksiy Reznikov, ha solicitado, por su parte, a Estados Unidos, Reino Unido y Canadá que envíen instructores y equipos de entrenamiento a la línea del frente de la guerra del Donbás. “Su presencia aquí sería una buena señal para los rusos”, ha dicho Reznikov.

La llamada entre Biden y Putin llega en un momento extremadamente delicado de la relación diplomática entre ambos países, y pocos días después de que se conociera un informe de los servicios de inteligencia estadounidenses que alerta de que Moscú prepara una invasión en varios frentes en Ucrania “tan pronto como a principios de 2022”. Se trataría de un contingente formado por “175.000 soldados, junto con tanques, artillería y equipos”, de acuerdo con esas informaciones.

Documento de los servicios de inteligencia estadounidenses sobre los supuestos planes militares de Rusia en Ucrania.
Documento de los servicios de inteligencia estadounidenses sobre los supuestos planes militares de Rusia en Ucrania.HANDOUT (Reuters)

Según han filtrado fuentes del Gobierno ruso a Kommersant, uno de los principales diarios del país, la conversación del martes será la previa de un encuentro cara a cara entre ambos líderes a principios del año que viene. El Kremlin también presiona para celebrar “urgentemente” una cumbre de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU para abordar “el grado de tensión, incluido el enfrentamiento,” actual, lo que incluiría a todos los actores vinculados a la crisis ucrania y a China. El portavoz de Putin, Dmitri Peskov, advirtió también que nadie debe esperar la reunión con “unas expectativas demasiado altas”, pues, según señaló, “es muy difícil que haya avances en las conversaciones”.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Putin remarcó la pasada semana sus exigencias a Occidente: el Kremlin exige “garantías sólidas” de que la OTAN no se expandirá más al Este, y tampoco quiere una ofensiva de Kiev para retomar la región separatista de Donbás. El mandatario ruso denunció que, pese a las advertencias rusas, la Alianza Atlántica se ha acercado a su territorio desde los años noventa.

El alto funcionario estadounidense, que ha adelantado que en la videoconferencia también se tratarán asuntos como la ciberseguridad o el programa nuclear de Irán, expresó que están observando movimientos que recuerdan a la actitud rusa previa antes de la crisis de Crimea en 2014. El Kremlin ha estado desplazando tropas desde la primavera a la frontera con Ucrania en una cantidad que oscila entre los 70.000 soldados que calcula Washington y los 94.000 que maneja Kiev. También se ha detectado, ha añadido, “una campaña de desinformación en las redes sociales”.

Rusia justifica su actual despliegue en la frontera con Ucrania y el Mar Negro por la presencia militar de la OTAN en la zona y por una supuesta ofensiva próxima del ejército ucranio en Donbás. La última acusación de Moscú es que un avión espía se aproximó a un vuelo comercial de Aeroflot el pasado viernes y este tuvo que descender unos 500 metros de altura. El aparato no fue identificado y la OTAN no ha comentado el supuesto incidente.

Mientras, la asimilación rusa de las denominadas “repúblicas” de Lugansk y Donetsk continúa. El líder de esta última, Denis Pushilin, ha prometido que todos sus habitantes recibirán el pasaporte ruso “antes o después”, como ya lo tienen más de medio millón de personas. Pushilin, gobernador desde 2018 tras el asesinato de su antecesor y su elección en unos comicios en los que su gran rival fue retenido por las autoridades rusas, hizo esta declaración durante un acto en el que le fue entregado el carnet del partido de Putin.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS