EE UU cree que Rusia planea invadir Ucrania “tan pronto como a principios de 2022”

Un documento del servicio de inteligencia cifra en 175.000 soldados el contingente con el que Moscú planea su ofensiva. Biden y Putin abordarán el próximo martes por videoconferencia la tensa situación en la zona

Joe Biden se acerca a la prensa, este viernes en la Casa Blanca.
Joe Biden se acerca a la prensa, este viernes en la Casa Blanca.ANDREW CABALLERO-REYNOLDS (AFP)

La escalada de tensión entre Estados Unidos y Rusia continúa. Washington cree que Moscú prepara una invasión en varios frentes en Ucrania “tan pronto como a principios de 2022”, según un documento obtenido el viernes por The Washington Post. La información ha sido corroborada después por un funcionario de la Casa Blanca, que ha confirmado también que el contingente previsto estará formado, según datos del servicio de inteligencia estadounidense, por “175.000 soldados, junto con tanques, artillería y equipos”. El Ministerio ruso de Exteriores, citado por el diario Kommersant, ha desmentido el contenido de ese documento y ha acusado a Washington de intentar agravar la situación y culpabilizar a Moscú.

El presidente Joe Biden aseguró en la noche del viernes (hora local) que se lo pondrá “muy, muy difícil” a Rusia si aspira a invadir a Ucrania y que no acepta las “líneas rojas de nadie”, en referencia a las exigencias de Moscú en la región, planteadas el miércoles en Estocolmo por el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, en una tensa reunión con su homólogo estadounidense, Antony Blinken.

El Kremlin ha estado desplazando tropas desde la primavera a la frontera con Ucrania en una cantidad que oscila entre los 70.000 soldados que calcula Washington y los 94.000 que maneja Kiev. Moscú supedita el final de esas maniobras a la obtención de una garantía de que Ucrania no ingresará en la OTAN. El documento clasificado hecho público este viernes incluye fotografías por satélite e indica concentración de militares en cuatro puntos distintos de la zona. También muestra movimientos registrados en el último mes. Durante su visita a Europa de esta semana, Blinken mostró su “profunda preocupación por los planes de Rusia de lanzar una nueva agresión contra Ucrania”, instó a Lavrov a retirar las tropas de la frontera con Ucrania y a replegarlas a sus posiciones “propias de tiempos de paz” para desescalar la crisis y amenazó con severas sanciones económicas si no desisten de esos planes.

“Estoy ultimando lo que creo que será el conjunto de iniciativas más completo y significativo para que sea muy, muy difícil para [el presidente ruso, Vladímir] Putin seguir adelante y hacer lo que nos preocupa que pueda hacer”, declaró Biden en la Casa Blanca, antes de partir de fin de semana hacia Camp David. Pero no dio más detalles sobre esas iniciativas. “Somos conscientes desde hace mucho de las acciones de Rusia y espero tener una larga conversación con Putin”.

Esa reunión por videoconferencia tendrá lugar el próximo martes, según ha informado el Kremlin este sábado. Además de la situación en la frontera con Ucrania, los dos líderes abordarán además las relaciones bilaterales entre sus respectivos países y la implementación de los acuerdos que alcanzaron en su encuentro del pasado junio en Ginebra.

La concentración de tropas ya había sido interpretada por Kiev como una señal de que Rusia lanzará un ataque a gran escala en breve. “Creemos que el momento más probable será a finales de enero”, dijo el viernes el ministro de Defensa ucranio, Oleksiy Reznikov, al Parlamento nacional.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Moscú se anexionó el territorio ucranio de Crimea en 2014 y desde entonces apoya a separatistas en el este del país y a opositores al Gobierno de Kiev. El conflicto ha dejado más de 13.000 muertos.

El ministro ruso de Exteriores explicó el jueves en Estocolmo que presentará próximamente propuestas para un nuevo “pacto de seguridad en Europa” que evitaría una expansión de la OTAN hacia el este y pondría, a su juicio, fin a la actual crisis. Busca “garantías de seguridad a largo plazo”, que pasarían por limitar la ayuda militar de Occidente a Kiev y por cerrar la puerta a una futura incorporación de Ucrania a la Alianza Atlántica.

Putin ya había advertido esta semana de que el emplazamiento de armas de ataque en Ucrania (que se interpretó como una alusión a misiles de corto alcance) era una “línea roja” para su país. El viernes, el ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba, dijo a la agencia France Presse que Kiev se niega a abandonar la aspiración a integrarse en la OTAN, que abrió oficialmente sus puertas a Ucrania en 2008, aunque no se ha avanzado desde entonces.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Iker Seisdedos

Es corresponsal de EL PAÍS en Washington. Licenciado en Derecho Económico por la Universidad de Deusto y máster de Periodismo UAM / EL PAÍS, trabaja en el diario desde 2004, casi siempre vinculado al área cultural. Tras su paso por las secciones El Viajero, Tentaciones y El País Semanal, ha sido redactor jefe de Domingo, Ideas, Cultura y Babelia.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS