Siete presos ahorcados en una cárcel de Ecuador pese al estado de excepción

Los internos estaban en el área de mínima seguridad en la misma prisión donde hubo una masacre con 118 muertos

Miembros de la Policía Nacional de Ecuador mientras realizaban un operativo en la prisión de Guayaquil que sufrió el motín en septiembre pasado.
Miembros de la Policía Nacional de Ecuador mientras realizaban un operativo en la prisión de Guayaquil que sufrió el motín en septiembre pasado.Policía de Ecuador (via AFP)

Siete presos han aparecido ahorcados en la misma cárcel de Ecuador en que hubo una masacre entre internos hace menos de un mes. Los internos estaban en un pabellón de mínima seguridad y se investiga si se trata de un ajusticiamiento, según ha comentado el subdirector del sistema penitenciario, Ángel Zapata, a la prensa local. En un comunicado que después fue eliminado de las redes sociales, en cambio, las autoridades carcelarias lo atribuyen a un “presunto suicidio”.

Los siete internos fueron hallados colgados este sábado por la mañana, pese a que en todas las cárceles del país rige el estado de excepción desde inicios de octubre. El presidente Guillermo Lasso decretó la emergencia para tratar de retomar el control en las prisiones y evitar nuevos enfrentamientos como la masacre que acabó con 118 presos muertos, desmembrados y decapitados hace 20 días.

Más de una semana tardó en restablecerse el control dentro del penal, por intervención de la policía. El Gobierno reconoció entonces que hay bandas del crimen organizando enraizadas en el país que están detrás de los disturbios en las cárceles y “que tienen un poder igual o superior al propio Estado”, en palabras del exdirector del sistema penitenciario que ahora dirige el Centro de Inteligencia Estratégica del Estado.

Dos semanas después del violento enfrentamiento en la Penitenciaría de Guayaquil, la cárcel más grande del país, cuatro presos aparecieron suspendidos en sus celdas y también se calificó como “presunto suicidio”.

Desde esta semana, Ecuador está en estado de emergencia por el pico de inseguridad que ha disparado las muertes violentas en 10 meses y que se ejecutan a modo de sicariato. Se ha desplegado al Ejército para ayudar a la policía en tareas de patrullaje. El Ejecutivo relaciona todos estos episodios de violencia en las calles y en las cárceles, como la muerte del velocista de categoría mundial Álex Quiñónez, al impacto del narcotráfico.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS