Brutalidad policial en EE UU: agentes arrastran fuera de su automóvil a un hombre negro parapléjico

Clifford Owensby, de 39 años, ha denunciado al Departamento de Policía en Dayton, Ohio, por detención ilegal, registro e incautación ilegal

En vídeo, el sometimiento de Clifford Owensby por parte de agentes de Dayton (Ohio), en Estados Unidos.Vídeo: REUTERS

La Justicia de Dayton (Ohio) ha abierto una investigación contra dos agentes del Departamento de Policía de Dayton (DPD) que sacaron a rastras de su coche a un conductor parapléjico durante un control de drogas, el pasado 30 de septiembre. “Me arrastraron como un perro, como basura”, sostuvo el domingo el afroamericano Clifford Owensby, de 39 años, quien se resistió a que los agentes lo ayudaran a bajar del vehículo. La policía encontró en el coche una bolsa con 22.450 dólares en efectivo que fue marcada por un perro policial, lo que significa que “el dinero había estado muy cerca de drogas ilegales”. Owensby ha presentado una denuncia ante la organización por los derechos de los negros (NAACP, por sus siglas en inglés) por detención ilegal, registro e incautación ilegal por parte de la policía, a la que también acusa de no leerle sus derechos antes de llevarlo a la cárcel.

Los dos agentes estaban llevando a cabo una investigación de narcóticos en el vecindario de Dayton View cuando vieron salir un coche de una “presunta casa de drogas”. Detuvieron al conductor y le pidieron su identificación. Debido al “historial de delitos graves de drogas y armas” decidieron realizar una inspección con perros, lo que requiere que el sospechoso esté “al aire libre”. Según las imágenes de la cámara corporal de uno de los policías, los agentes le dijeron a Owensby que se bajara y este respondió que no podía salir porque es parapléjico. “Te ayudaré a salir”, dijo el policía, a lo que Owensby respondió: “No creo que eso vaya a suceder, señor”.

En reiteradas ocasiones el afroamericano rechazó la ayuda para bajarse del vehículo, donde también estaba su hijo de tres años. Ante la insistencia de los agentes, Owensby amenazó con demandarlos y llamó a alguien en medio del incidente para que “trajera a algunas personas con cámaras” y así grabar el arresto. “Puede cooperar y salir del automóvil, o lo sacaré a rastras del automóvil”, le advirtieron. “Se agarró al volante y luego fue sacado por la fuerza”, describió la policía en un comunicado. Los agentes lo sacaron del coche agarrándolo de las muñecas y del pelo, lo arrojaron al suelo y lo esposaron, mientras Owensby les reclamaba que lo estaban lastimando. Tras la trifulca, la policía llevó al detenido a un hospital, donde fue examinado y dado de alta.

Owensby fue acusado de dos delitos menores: tener vidrios polarizados y no tener a su hijo en un asiento especial para menores en el coche. Los agentes involucrados, que no han sido identificados, permanecen de servicio mientras se lleva a cabo la investigación, dijo a CNN una portavoz del DPD. James Willis, el abogado del afroamericano, apuntó este lunes que tener miles de dólares en efectivo no es un delito y adelantó que planea presentar una demanda civil: “Tomará algo de tiempo investigar un poco, pero probablemente presentaremos algo el próximo mes”.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Sobre la firma

Antonia Laborde

Periodista en Chile desde 2022, antes estuvo en la oficina de Washington. Ha trabajado en Telemundo (España), en el periódico económico Pulso (Chile) y en el medio online El Definido (Chile). Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS