Petroleros

Israel acusa a Irán de un ataque contra un petrolero que ha causado dos muertos

El ministro de Exteriores pide una “respuesta contundente” frente a la presunta acción de un dron suicida frente a las costas de Omán contra un buque operado por una compañía israelí

Buques de guerra de EE UU escoltan al 'Mecer Street', el petrolero operado por una compañía israelí atacado el jueves en aguas de Omán, el viernes.
Buques de guerra de EE UU escoltan al 'Mecer Street', el petrolero operado por una compañía israelí atacado el jueves en aguas de Omán, el viernes.RAWAD MADANAT / AFP

Dos tripulantes de un petrolero operado por Zodiac Maritime, compañía dirigida por el magnate israelí Eyal Ofer, han muerto en un ataque registrado el jueves frente a las costas de Omán, según ha informado este viernes la compañía naviera. Los dos fallecidos son un británico y un rumano, de acuerdo con un comunicado de Zodiac Maritime difundido a través de Twitter, en el que no se descartaba que pudiera haber más víctimas. El ministro de Relaciones Exteriores de Israel, Yair Lapid, culpó a Irán de los hechos y dijo que merecían una “respuesta contundente”.

Según un comunicado oficial difundido a última hora de la noche del viernes, Lapid le dijo a su homólogo británico, Dominique Raab, en una conversación telefónica: “Irán no es solo un problema israelí, sino un exportador de terrorismo e inestabilidad que nos perjudica a todos. El mundo no debe permanecer en silencio ante el terrorismo iraní, que también daña la libertad de navegación”. Altos responsables de la defensa israelí se reunieron para analizar posibles acciones de represalia, según informa el digital The Times of Israel. Fuentes estadounidenses no identificadas dijeron a la agencia Associated Press que el ataque parecía haber sido obra de un dron suicida.

El ataque sufrido por el Mercer Street, un petrolero de tamaño medio de bandera liberiana y propiedad japonesa, está siendo aún investigado, según la empresa que lo gestiona. Operaciones Marítimas Comerciales de Reino Unido (UKMTO, por sus siglas en inglés), entidad británica que informa sobre la seguridad en los mares, excluyó que se tratara de una acción de piratería, como se había apuntado en un primer momento, según un comunicado citado por Reuters.

Más información

El buque se encontraba a unos 280 kilómetros al noreste del puerto omaní de Duqm, en su ruta desde Dar es Salaam (Tanzania) al puerto de Fuyaira (Emiratos Árabes Unidos), cuando fue atacado, según UKMTO, que no facilitó más precisiones. El Mercer Street navega ahora hacia destino seguro por sus propios medios, bajo el control de su tripulación y escoltado por un buque de guerra de la V Flota de Estados Unidos, desplegada en torno al golfo Pérsico, informó Zodiac Maritime.

El pasado 3 de julio el Tyndall, un portacontenedores de bandera liberiana que se dirigía desde el puerto saudí de Yeda al emiratí de Dubái, perteneciente a Zodiac Maritime, sufrió daños materiales mientras navegaba por el norte del océano Índico, en un ataque con un misil que fue investigado por Israel como una presunta acción de represalia de Irán. Este hecho se produjo poco después de que las autoridades de Teherán hubiesen denunciado el sabotaje de instalaciones de la Agencia Atómica en Karaj, al oeste de la capital iraní, en una operación que llevaba el sello de los servicios de inteligencia israelíes, para paralizar la producción de centrifugadoras de enriquecimiento de uranio.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Israel sostiene que Irán ha reactivado la guerra naval oculta que ambos países libran desde comienzos de año en las rutas comerciales de Oriente Próximo y que ha provocado una cadena de incidentes en el Índico, el mar Rojo y el Mediterráneo oriental. El conflicto en la sombra registró otro episodio en abril, cuando otro carguero de propiedad israelí sufrió una explosión causada por minas adhesivas cerca de las costas de Emiratos Árabes Unidos. También en abril, un buque iraní que supuestamente actuaba como centro de mando naval de los Guardianes de la Revolución en el mar Rojo quedó inmovilizado a causa de un ataque que Teherán atribuyó a comandos Israelíes.

Uno de los mayores navíos de la Armada de Irán, el buque cisterna Kharg se hundió en junio en el golfo de Omán tras incendiarse por causas desconocidas. Era uno de los pocos barcos de la Armada iraní capaz de reabastecer a otras naves de la flota en alta mar, contaba con grúas para mover carga pesada y disponía de helipuerto.

El entonces primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, acusó en marzo a Teherán del ataque con misiles al mercante Helios Ray, registrado en Bahamas por una empresa de Israel, en el golfo de Omán. El ataque fue seguido semanas después por otra supuesta acción armada en el mar Arábigo contra el portacontenedores Lori de bandera liberiana y también propiedad de una compañía radicada en Haifa. El diario estadounidense The Wall Street Journal acababa de revelar en esa fecha que comandos de la Armada israelí habían saboteado desde 2019 al menos una decena de petroleros y buques iraníes que navegaban con combustible y material susceptible de uso militar por aguas de Oriente Próximo.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50