Tiroteos

Al menos diez muertos en un tiroteo en una instalación ferroviaria de San José (California)

Las autoridades del condado de Santa Clara confirman que el presunto autor de los disparos está entre las víctimas y era un exempleado de la autoridad local de transportes

Autoridades en el sitio del tiroteo, en la Autoridad de Transporte del condado de Santa Clara. En vídeo, imágenes posteriores al tiroteo.(FOTO: AP | VÍDEO: REUTERS)

Un tiroteo este miércoles en un patio de mantenimiento de trenes ha dejado al menos diez personas muertas y varias heridas en la ciudad de San José. Entre las víctimas está el atacante, han confirmado las autoridades del condado de Santa Clara, a 75 kilómetros al sur de San Francisco, California. La oficina del aguacil ha asegurado que el autor del ataque es Samuel Cassidy, un extrabajador de la Autoridad del Transporte del condado (VTA por sus siglas en inglés). Una fuente de la policía sin identificar ha dicho al diario Los Angeles Times que el hombre de 57 años prendió fuego a su casa por la madrugada antes de dirigirse a las instalaciones de la VTA para disparar en contra de sus compañeros justo a la hora del cambio de turno, a las 06.30 de la mañana. Este es el tiroteo masivo número 15 en lo que va de 2021, de acuerdo al conteo que lleva la agencia Associated Press, que documenta sucesos con más de cuatro víctimas.

Más información

El tiroteo se reportó minutos después de las 06.30 de la mañana (hora local) en un centro de control de la VTA. A esa hora el número de emergencias 911 comenzó a recibir reportes de que un hombre armado estaba abriendo fuego en una terminal de mantenimiento de trenes de la VTA y en un edificio contiguo de la misma agencia local. La policía del condado llegó casi inmediatamente, cuando aún se oían disparos del arma de Cassidy. “Nuestros equipos mostraron un comportamiento ejemplar... Intentaron hacer algunos rescates, pero aún no tenemos detalles sobre estos”, ha dicho Laurie Smith, la alguacil del condado.

Cassidy, quien se suicidó en lugar, era un empleado encargado del mantenimiento de trenes en una subestación de la red. Las autoridades locales han informado que el sujeto tenía en tribunales familiares una demanda por supuesta violencia machista y otra por divorcio. Russell David, el portavoz de la oficina del alguacil, ha dicho en una conferencia de prensa que aún no saben qué tipo de arma fue utilizada.

Las nueve víctimas de Cassidy eran trabajadores de la red de transportes de la ciudad, empleados esenciales que no interrumpieron sus labores por la pandemia. Ellos eran Paul Delacruz Megia, de 42años; Taptejdeep Singh, de 36; Adrian Balleza, de 29; Jose Dejesus Hernandez, de 35; Timothy Michael Romo; de 49; Michael Joseph Rudometkin, de 40; Abdolvahab Alaghmandan y Lars Kepler, ambos de 63 años. La noche del miércoles los médicos anunciaron la muerte de la novena víctima: Alex Ward Fritch, de 49 años, quien falleció a consecuencia de las heridas de bala en el centro médico de Santa Clara.

Las llamadas a la línea de emergencia provocaron la movilización de decenas de autoridades. Agentes especiales del FBI y de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, en inglés) acudieron a la escena del crimen. En la inspección de la zona del ataque fueron hallados “varios” objetos explosivos dentro del centro de control de la VTA. Un grupo especializado en desactivación de bombas fue trasladado al sitio minutos después de las 10.00 am (hora local). Esto obligó a interrumpir las investigaciones en el lugar. La alguacil Smith ha afirmado que los usuarios del sistema de transporte no corrían ningún riesgo. El servicio de tren ligero fue suspendido en el condado, que tiene 128.000 habitantes.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

California es uno de los Estados con las leyes más estrictas para la tenencia de armas de fuego. Sin embargo, no ha podido sacudirse el fantasma de la violencia armada en el país. En abril, Aminadab Gonzalez, un hombre de 44 años, mató a cuatro personas, entre ellas un niño, cuando abrió fuego en un edificio de oficinas del condado de Orange. Como en el caso de San José, el atacante tenía vínculos laborales con sus víctimas. El tiroteo de este miércoles ha sido el peor de la zona de la bahía de San Francisco en casi 30 años, de acuerdo con la prensa local. En julio de 1993 un hombre entró en un edificio de la zona financiera de la ciudad y asesinó a siete personas para después acabar con su propia vida.

“Esto es una pesadilla”, ha dicho Sam Liccardo, el alcalde de San José, en una entrevista con la radio local. “Nuestros corazones sufren por las familias de aquellos que hemos perdido en este horrible tiroteo”, escribió Liccardo en Twitter. El regidor describió el tiroteo como “un momento muy oscuro” para la ciudad. El gobernador de California, Gavin Newsom, publicó en la red social que su oficina está “en estrecho contacto con la policía local y monitoreando de cerca la situación”.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50