ARISTÓBULO ISTURIZ

Muere Aristóbulo Istúriz, ministro de Educación de Venezuela y hombre leal de Maduro

El político fue el encargado de reformar los textos escolares para incorporar la narrativa chavista

Aristóbulo Isturiz habla con el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en un acto en Caracas en 2016.
Aristóbulo Isturiz habla con el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en un acto en Caracas en 2016.MIGUEL GUTIÉRREZ / EFE

Aristóbulo Istúriz, ministro de Educación del Gobierno de Venezuela y uno de los hombres más leales a Nicolás Maduro, ha muerto este martes a los 74 años. La vicepresidenta Delcy Rodríguez informó de la noticia a través de Twitter: “Con profundo pesar lamentamos informar de la partida de nuestro profe, Aristóbulo Istúriz, combatiente de esta patria a la que dedicó su vida. Lo acompañó hasta el último momento su sonrisa esperanzadora. Nuestras condolencias a su esposa, hijos, amigos. El profe vivirá en nosotros”.

Istúriz (Curiepe, 1946) ha sido una figura siempre presente en los gabinetes y las filas del chavismo desde hace 22 años, en los que ha ostentado los cargos de ministro en dos carteras (Comunas y Educación), vicepresidente, gobernador del estado Anzoátegui, diputado y constituyente. Un maestro radical que tuvo su espacio de control en el Ministerio de Educación, donde estuvo en dos períodos, con Hugo Chávez y desde 2018 con Maduro, justo en el peor momento que atraviesa el gremio, del que fue activo sindicalista antes del chavismo. Sus detractores le acusan de haber dejado atrás el activismo laboral cuando alcanzó despacho ministerial.

Los maestros en Venezuela ganan menos de un dólar al mes y desde hace más de dos años denuncian y protestan por las violaciones a la contratación colectiva y la negativa de Istúriz a discutir sus reivindicaciones. Su legado incluye el aumento de la deserción escolar. En 2020 más de un millón de niños se quedó fuera de la escuela, de acuerdo con datos de Unicef. Con la gestión de la educación a distancia durante la pandemia, Istúriz fue duramente criticado. Desarrolló un sistema de clases a través de la televisión estatal que, en sus primeras emisiones, presentó contenidos politizados y con errores. Los escolares venezolanos son de los pocos en la región que no han podido volver a las aulas en ningún momento desde que comenzó la pandemia —aún con el bajo reporte oficial de casos—, lo que los expertos advierten como una catástrofe educativa para el futuro.

Cuando fue ministro de Educación de Hugo Chávez, entre 2001 y 2007, impulsó una de las políticas sociales que llevaron a extender la revolución bolivariana por la región. Con la bautizada Misión Robinson, el Gobierno llegó a declarar a Venezuela “territorio libre de analfabetismo”, empleando los métodos de alfabetización cubanos. A este programa siguieron otros para masificar la educación media y universitaria. También impulsó la reforma de los textos escolares para recontar la historia de Venezuela desde la narrativa chavista, aunque su implementación en el currículo la hicieron otros funcionarios. Fueron iniciativas que generaron una fuerte tensión entre el Gobierno y la sociedad civil, además de ser cuestionadas desde la academia por la baja calidad, la fuerte ideologización y su poca sostenibilidad. Una década después, todos esos programas han prácticamente desaparecido.

Istúriz tuvo una gran beligerancia política, además de la sindical. Personaje notorio de la política venezolana, formó parte de los partidos Acción Democrática (AD), La Causa R y el Movimiento Patria Para Todos (PPT) hasta que pasó al oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela en 2007. Fue alcalde del municipio de Caracas entre 1993 y 1996. En el año 2008 se lanzó como alcalde metropolitano de Caracas y fue derrotado por el opositor Antonio Ledezma, hoy en el exilio en España. En 2014, en uno de los años de mayor escasez de bienes generado por años de control de cambio y regulación de precios, dijo una de las frases por las que es recordado: “Si nosotros quitamos el control de cambio, ustedes (la oposición) sacan los dólares y nos tumban”. En septiembre de 2017 entró en la lista de funcionarios sancionados por Canadá a raíz de las graves violaciones de derechos humanos cometidas durante las protestas antigubernamentales de ese año, que dejaron más de 160 muertos.

La plana mayor del Gobierno de Maduro ha expresado sus condolencias por la pérdida. “Hombre de mil batallas, siempre nos enseñó con su palabra certera; desde niños admiramos su lucha, nos deja su ejemplo, coraje y espíritu incansable que a pesar de los años seguía llenándonos de su fuerza. Viva por siempre la memoria y obra del profe Aristóbulo”, escribió Maduro en su Twitter. Desde sectores moderados de la oposición, dirigentes como Henrique Capriles Radonsky también enviaron mensajes de duelo a la familia del ministro.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50