Irán considera insuficiente la disposición de EE UU a volver al acuerdo nuclear

El ministro de Exteriores Zarif reitera que Washington debe levantar las sanciones primero

El ministro iraní de Exteriores, Mohammad Javad Zarif, durante la reunión del Gobierno del pasado lunes.
El ministro iraní de Exteriores, Mohammad Javad Zarif, durante la reunión del Gobierno del pasado lunes.DPA vía Europa Press (Europa Press)

Irán ha reiterado este viernes su exigencia de que EE UU le levante las sanciones para dar marcha atrás a su proceso de desenganche del acuerdo nuclear. Así lo ha subrayado el ministro iraní de Exteriores, Mohammad Javad Zarif, dando a entender que la disposición de Washington a volver a las reuniones de los firmantes del pacto es insuficiente para desbloquear la crisis. Teherán insiste en obtener una concesión tangible antes de que cumpla el plazo que fijó para una nueva violación de sus compromisos.

“Estados Unidos [debe] levantar de forma incondicional y efectiva todas las sanciones impuestas, reimpuestas o reetiquetadas por Trump. Entonces, revertiremos inmediatamente todas las medidas correctivas”, ha tuiteado Zarif.

Su mensaje se producía unas horas después de que el Departamento de Estado norteamericano comunicara que Washington “aceptaría una invitación del alto representante de la Unión Europea para asistir a una reunión del P5+1 e Irán con el fin de negociar una salida diplomática sobre el programa nuclear de Irán”. El P5+1 es como en el argot diplomático se refieren a los firmantes del Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC, nombre oficial del pacto): Estados Unidos, China, Rusia, Reino Unido, Francia y Alemania, con la coordinación de la UE.

Se trata del primer paso concreto de la Administración de Joe Biden para cumplir su promesa de reincorporarse al acuerdo de 2015 que su predecesor, Donald Trump, abandonó tres años después. Además, el propio Zarif dejó la puerta abierta a la mediación del alto representante europeo para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, en una entrevista a principios de este mes. Para los iraníes, sin embargo, el gesto, anunciado tras la reunión que el nuevo secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, mantuvo el jueves con sus homólogos británico, francés y alemán, se ha quedado corto.

Más información
Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Los ministros occidentales instaron a Irán a revertir sus violaciones al pacto, que incluyen enriquecer uranio por encima del porcentaje permitido, sobrepasar el límite de almacenamiento de ese material y fabricar combustible a base de uranio metálico. Teherán insiste en que, dado que fue Washington quien abandonó el PIAC, es Washington quien debe dar el primer paso. Y califica sus propios incumplimientos desde entonces como “medidas correctivas”. La siguiente, limitar su cooperación con los inspectores de la ONU a partir de la próxima semana, según un ultimátum fijado por el Parlamento.

“Recordatorio: Debido a que EE UU se retiró del PIAC, NO hay P5+1. Ahora es SÓLO Irán y P4+1. Recuerde, Trump se largó e intentó cargárselo. Los gestos están bien. Pero para reactivar P5+1, EE UU debe Actuar: LEVANTAR sanciones. Nosotros responderemos. Este es el orden: Compromiso Acción Reunión”, tuiteaba el portavoz de Exteriores, Saeed Khatibzadeh, por si el mensaje de Zarif no quedaba suficientemente claro.

“De momento parece un no, pero no estoy seguro de que no vaya a cambiar”, admite un analista iraní, convencido de que los dirigentes siguen debatiendo cuál debe ser el siguiente paso. La salida de EE UU del acuerdo no sólo dio al traste con las expectativas económicas de los iraníes, sino que supuso un duro golpe a su orgullo nacional. Además de alentar que Teherán incumpliera las restricciones a su programa atómico, esa medida y la política de máxima presión que le siguió ha reforzado a los sectores más intransigentes del régimen que ahora cuestionan la conveniencia de volver a someterse a controles.

La cuestión se complica porque tanto la Administración Biden como sus aliados en Oriente Próximo (con Israel y Arabia Saudí, en cabeza) aspiran a ampliar el acuerdo nuclear para incluir el programa de misiles y las actividades regionales de la República Islámica. Los dirigentes iraníes no quieren ni oír hablar del asunto. Y su comportamiento tanto en el vecindario como dentro del país tampoco facilita las cosas. Los grupos que respalda en Irak y Yemen siguen poniendo a prueba a Biden. Mientras, el diario francés Le Figaro ha revelado la detención hace un par de semanas de un ciudadano iranofrancés y otro alemán, al parecer para utilizarlos como moneda de cambio por Asadolah Asadi, un diplomático iraní condenado a 20 años de cárcel en Bélgica por planear un atentado contra una reunión de opositores en París en 2018.

Sobre la firma

Ángeles Espinosa

Corresponsal para los países ribereños del golfo Pérsico, ahora desde Dubái y antes desde Teherán. Especializada en el mundo árabe e islámico. Ha escrito El tiempo de las mujeres, El Reino del Desierto y Días de Guerra. Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense (Madrid) y Máster en Relaciones Internacionales por SAIS (Washington DC).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción