Biden paraliza el repliegue de tropas en Alemania y retira el apoyo a la ofensiva saudí en Yemen

El presidente, en su primer gran discurso sobre política exterior, defiende el multilateralismo y pide a Rusia la liberación inmediata de Navalni

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, este miércoles. En video, Biden pide la liberación de Navalni.JIM LO SCALZO (EFE)

En su ofensiva por desmantelar cuanto antes el legado de Donald Trump, el presidente Biden ha colocado el foco este jueves en la política exterior. El demócrata ha pronunciado esta tarde su primer discurso sobre el asunto, en el que ha anunciado la paralización del repliegue de tropas estadounidenses en Alemania ordenado por su predecesor. Biden ha anunciado también el fin del apoyo de Estados Unidos a los ataques saudíes en Yemen, un conflicto que ha calificado de “catástrofe humanitaria y estratégica”. Además de estos dos anuncios, destinados a revertir políticas particularmente controvertidas de la Administración Trump, ha anunciado una iniciativa de apoyo de Estados Unidos a los derechos de la comunidad LGBT en todo el mundo.

Con su discurso, que ha pronunciado en el departamento de Estado, el presidente busca dejar clara su intención, reiterada durante la campaña, de “reconstruir el músculo” de las alianzas internacionales debilitadas o rotas y de recuperar el peso en las instituciones multilaterales. “Las alianzas de Estados Unidos son nuestro principal activo”, ha dicho Biden, marcando la distancia con un predecesor extremadamente crítico con el multilateralismo. “Reforzando nuestras alianzas, amplificamos nuestro poder”, ha añadido.

Biden ha explicado que Estados Unidos y Rusia han acordado extender el tratado START, el último gran acuerdo de control de armas nucleares entre Washington y Moscú. Pero ha advertido al Kremlin de que se dispone a aplicar mano dura contra cualquier provocación rusa, mencionando explícitamente “envenenamientos” y “ciberataques”, en contraste con la actitud tolerante que considera exhibió la Administración Trump. Y ha pedido la liberación inmediata y sin condiciones del opositor Alexéi Navalni.

La promesa de reducir de manera dramática la presencia de tropas estadounidenses en Alemania, realizada por Trump el verano pasado, se entendió como un pulso con la canciller Angela Merkel, a quien el republicano atacó reiteradamente durante su mandato por no contribuir lo suficiente a las cuentas de la OTAN. La Alianza trató de demostrar a Washington que la presencia de tropas estadounidenses en suelo europeo es, en palabras del secretario general Jens Stoltenberg, “el núcleo de la alianza transatlántica”, y que la decisión sería contraproducente para la seguridad de Estados Unidos. Trataron de convencer a Trump de que, al menos, compensara la salida de territorio alemán con un incremento de la presencia en otras partes del Viejo Continente.

Respecto a Yemen, el esperado anuncio de Biden supone el fin del apoyo de la gran potencia a la larga ofensiva militar de Riad contra una facción huthi en el país, a la que acusaban de lanzar misiles a través de la frontera hacia Arabia Saudí. La campaña, que ha provocado la muerte de miles de civiles, comenzó en 2015 y la Administración Obama le dio inicialmente la luz verde. Pero algunos de los que participaron en esa decisión inicial se arrepienten y lideran, ahora en la Administración de Joe Biden, los esfuerzos por acabar con la participación de Estados Unidos y tratar de poner fin al complejo conflicto yemení. El presidente ha anunciado también el nombramiento del diplomático Timothy Lenderking como enviado especial a Yemen.

Más información

Lo más visto en...

Top 50