Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno de Rumania cae por una moción de censura contra el primer ministro Orban

La caída del Gabinete de centro derecha por una polémica reforma electoral abre una etapa de incertidumbre en el país

El primer ministro rumano Ludovic Orban después de la sesión este miércoles.
El primer ministro rumano Ludovic Orban después de la sesión este miércoles. REUTERS

La caída del Gobierno rumano de centro-derecha de Ludovic Orban, al prosperar una moción de censura de la oposición para evitar una polémica reforma electoral, aboca al país a una etapa de inestabilidad, a 10 meses del fin de la legislatura.

Un total de 261 parlamentarios del Partido Social Demócrata (PSD) y de varios grupos minoritarios -28 más de los 233 necesario como mayoría simple en las dos cámaras- votaron este miércoles a favor de la moción, poniendo fin a tres meses de Gobierno minoritario del Partido Nacional Liberal (PNL).

Con ello se ha evitado la adopción impulsada por el Gobierno, de un sistema de dos vueltas para las elecciones municipales que se habría utilizado en los comicios locales que deben celebrarse antes de finales de junio.

La implantación de una segunda vuelta para elegir alcaldes, advierten los expertos, dejaría al PSD sin buena parte de los ayuntamientos en los que gana por mayoría simple, y favorecería a los partidos del centro-derecha tradicionalmente hostiles a los socialdemócratas.

Nuevo candidato

"Ha sido una movilización que no habíamos visto hasta ahora", declaró el líder del PSD, Marcel Ciolacu, en referencia al contundente resultado de la votación.

Ciolacu también adelantó que su partido -que tiene el mayor número de escaños en las dos cámaras legislativas- propondrá como candidato a nuevo primer ministro al rector de la Escuela Nacional de Ciencias Políticas y Administrativas, Remus Pricopie, quien fue ministro de Educación en un gobierno anterior del PSD.

La opción del PSD tiene pocas posibilidades de materializarse, pues el presidente del país y encargado de designar a un primer ministro, el aliado del PNL, Klaus Iohannis, dejó claro, minutos después, que apuesta por la formación de un nuevo Gobierno del PNL "con una agenda reformadora".

"Tenemos un PSD que no quiere reformas; debe quedarse en la oposición y transformarse en un partido democrático y europeo", dijo hoy Iohannis quien considera que la mejor solución para salir de la crisis política que vive el país son elecciones anticipadas.

Según establece la Constitución rumana, el presidente debe ahora reunirse con los partidos y designar un primer ministro con posibilidades de ser investido por una mayoría de las dos cámaras.

El Legislativo tiene un plazo de 60 días para investir a un nuevo primer ministro. Si los diputados y senadores rechazan dos propuestas del presidente, se celebrarán elecciones anticipadas.

Rumanía ya vivió la destitución de un Gobierno a través de una moción de censura el pasado mes de octubre, cuando una mayoría de diputados y senadores votó contra el Ejecutivo del PSD que había gobernado el país desde enero de 2017.

El éxito de la moción condujo a la investidura un mes después del Gobierno del PNL liderado por el primer ministro Ludovic Orban, que ha durado tres meses en el cargo y seguirá siendo jefe del Ejecutivo de manera interina hasta que se elija un nuevo primer ministro o se celebren elecciones anticipadas.

Durante su corto mandato, y pese a gobernar en minoría, Orban revocó algunas de las medidas más polémicas de la agenda de reformas judiciales del PSD, duramente criticadas por Bruselas por dinamitar los progresos recientes en materia de lucha contra la corrupción y que habían provocado protestas multitudinarias en Rumanía.

Entre sus prioridades declaradas estaba también reducir el déficit público, que alcanzó el 4,6 % al final de 2019, 1,6 puntos por encima del tope permitido por los Tratados de Maastricht.

Pese a ello, el Gobierno del PNL no anuló la subida de las pensiones aprobada para 2020 por el anterior ejecutivo, una medida de austeridad recomendada por las instituciones financieras internacionales que, sin embargo, podría haberle costado el voto de muchos jubilados al partido de centro-derecha.

"El Gobierno de Ludovic Orban intentó equilibrar el presupuesto tras las medidas populistas de intensificar el gasto del Gobierno del PSD", señaló a Efe el analista Mihai Isac, quien ve difícil que se forme un nuevo Gobierno de centro-derecha después de ver el holgado triunfo de la moción del PSD este miércoles.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información