Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ucrania investiga si aliados de Giuliani espiaron a la embajadora de EE UU en Kiev

Nuevos mensajes sugieren que Yovanovitch, destituida en mayo y que eludió cooperar en buscar material dañino sobre Biden, fue vigilada ilegalmente

Impeachment a Trump
Marie Yovanovitch en una comparecencia en Washington el pasado noviembre. Cordon Press

La policía ucrania ha iniciado una investigación para averiguar si la ahora exembajadora estadounidense en Kiev, Marie Yovanovitch fue sometida a vigilancia ilegal. El caso se abre después de que el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes de EE UU publicara varios mensajes en los que dos empresarios vinculados a Rudy Giuliani, abogado personal de Donald Trump, hablan sobre los movimientos y la destitución de la diplomática, percibida como un lastre en las iniciativas que buscaban material dañino para Joe Biden, rival del presidente.

Yovanovitch, que ha sido un elemento clave en la investigación de los demócratas para el impeachment a Trump, denunció una campaña de desprestigio orquestada por el entorno del presidente de EE UU para destituirla. La diplomática, despedida el pasado mayo y que ya había estado en la diana de la Administración de Washington durante meses, contó en su testimonio en el Congreso que había eludido colaborar con las diversas maniobras del círculo de Trump contra Biden, uno de los favoritos de las primarias demócratas. En aquella comparecencia a puerta cerrada ante los congresistas en octubre, Yovanovitch insinuó que su despido pudo tener que ver con los intereses financieros en Ucrania de Giuliani, según las transcripciones de la sesión.

Vuelve así el foco a Ucrania, donde se inició el escándalo que ha derivado en el proceso de impeachment a Donald Trump: aquella llamada el pasado julio en la que el presidente estadounidense pidió a su homólogo, Volodímir Zelenski, el “favor” de investigar a Biden mientras retenía ayuda militar clave para el país empobrecido por la guerra en el Este con los separatistas apoyados por Rusia que ha causado 13.000 muertos.

“La posición de Ucrania es no interferir en los asuntos internos de los Estados Unidos”, dijo este jueves un portavoz del Ministerio del Interior en una sesión informativa televisada. “Sin embargo, los registros publicados contienen el hecho de una posible violación de la legislación de Ucrania y la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas, que protege los derechos de un diplomático en el territorio de otro país. Ucrania no puede ignorar tales actividades ilegales en su territorio”, añadió. El Gobierno de Zelenski ha pedido al FBI que colabore en la investigación, según un comunicado de Interior, que recoge las comunicaciones publicadas por el diario The Washington Post.

La medida supone un cambio de rumbo de la Administración de Zelenski, que ha tratado de evitar cualquier indicio de partidismo en un conflicto que tiene a Ucrania atrapada entre demócratas y republicanos.

Las autoridades ucranias hacen referencia a los mensajes de WhatsApp entre Robert Hyde, donante de la campaña de Trump, y Lev Parnas, un hombre de negocios de Florida nacido en la antigua Unión Soviética que también aportó fondos para el republicano. En las conversaciones, desveladas por los demócratas de la Cámara de Representantes, Hyde y Parnas hablan sobre el monitoreo de los movimientos físicos y dispositivos electrónicos de la diplomática Yovanovitch.

Los empresarios están vinculados a Rudy Giuliani, abogado y asesor de Trump, que se pasó a liderar una especie de canal diplomático paralelo cuando el presidente le pidió encontrar una vía para persuadir al Gobierno de Ucrania de abrir una investigación sobre Biden y su hijo Hunter, con negocios en el país. Parnas se considera una de las figuras fundamentales de ese entramado empleado para presionar a la Administración de Kiev.

En uno de esos mensajes, Hyde llama a Yovanovitch “perra” y sugiere que está en contacto con personas en Ucrania que vigilan activamente a la embajadora. “Está hablando con tres personas. Su teléfono está apagado. Su computadora, apagada”, escribe en otro. El departamento de Estado de EE UU aún no se ha pronunciado sobre la supuesta vigilancia ilegal a Yovanovitch.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información