Argelia

El récord de abstención en Argelia empaña la victoria del régimen para reformar la Constitución

El referéndum que impulsó el presidente, a pesar del boicot de la oposición, se salda con el triunfo del ‘sí’ pero con una participación de solo el 23,7%

Mohamed Charfi, presidente de la Autoridad Nacional Independiente de las Elecciones (Anie), durante la conferencia de prensa en la que anunció el resultado del referéndum este lunes en Argel.
Mohamed Charfi, presidente de la Autoridad Nacional Independiente de las Elecciones (Anie), durante la conferencia de prensa en la que anunció el resultado del referéndum este lunes en Argel.STR / EFE

El referéndum que impulsó el domingo el presidente de Argelia, Abdelmayid Tebún, para reformar la Constitución se ha saldado con la victoria del con el 66,8% de los votos frente al 33,20% del no. Pero la elección pasará a la historia por ser la de mayor abstención en el país. Solo el 23,7% de los 23,5 millones de argelinos con derecho a voto acudieron a las urnas. Los partidos opositores, así como destacados activistas del movimiento de protestas Hirak nacido el 22 de febrero de 2019, tomaron este resultado como una victoria, ya que habían boicoteado las reformas por considerar que se trataba de un simple lavado de cara del régimen.

Por su parte, Mohamed Charfi, presidente de la Autoridad Nacional Independiente de las Elecciones (Anie), señaló en referencia a la pandemia de covid-19 que padece el país: “Teniendo en cuenta las condiciones en que se ha desarrollado el referéndum, una tasa del 23% es una prueba de la movilización popular para el cambio”.

El presidente, Abdelmayid Tebún, de 74 años, que se encuentra hospitalizado desde el miércoles en Alemania, presentó hace meses sus reformas como un medio para fundar una “nueva Argelia”. Con este proyecto el régimen tendía la mano a los activistas del Hirak que se echaron a la calle el 22 de febrero de 2019 reclamando un cambio de régimen, la formación de una asamblea que redacte una nueva Constitución y la sumisión del poder militar al poder civil.

Mediante las modificaciones aprobadas este domingo con una abstención del 76,3% se establece que el presidente solo pueda gobernar durante dos mandatos. Además, se creará una “Autoridad de transparencia, de prevención y de lucha contra la corrupción”, se facilitará la creación de asociaciones y el derecho a manifestarse. La figura del primer ministro y la institución del Parlamento cobran más poder, aunque el presidente dispone de la posibilidad de nombrar a un vicepresidente y permanece como la única figura con capacidad para reformar la Constitución. El Hirak queda reconocido en el preámbulo de la ley fundamental. Y el Ejército podrá participar a partir de ahora en despliegues en el extranjero, como miembro de Naciones Unidas, de la Unión Africana o de la Liga Árabe.

Varios activistas del Hirak expresaron su escepticismo ante esas reformas en un país donde según el Comité Nacional por la Liberación de Detenidos (CNLD) había a finales de octubres más de 70 “presos de opinión”, entre ellos el periodista Khaled Drareni, de 40 años, referencia del Hirak. Varios medios digitales que gozaban de un gran seguimiento en Argelia, como TSA, permanecen bloqueados en el país desde hace meses.

Said Salhi, vicepresidente de la Liga Argelina por la Defensa de Derechos del Hombre, escribió en Facebook: “Esto es una gran victoria del Hirak [el movimiento de protestas iniciado en 2019], que continúa siendo mayoritario. El poder debe tomar nota de su fracaso y reconsiderar su hoja de ruta. La solución es un proceso de transición democrática constituyente”.

En el mismo sentido se expresó el partido opositor Agrupación por la Cultura y la Democracia (RCD) a través de un comunicado: “¿Hay una mejor lección de madurez política y de responsabilidad que este rechazo pacífico concebido en las entrañas del genio de nuestro pueblo, lejos de todas las oficinas?” Este partido considera que la participación real ha sido menor que la ya anunciada del 23,7%.

El politólogo de la universidad parisina de la Sorbonne Adlene Mohammedi indicó que las reformas aprobadas no aportarán ninguna ruptura respecto al régimen anterior. “Salvo, quizás, la posibilidad que se da al Ejército de intervenir en el exterior, mediante la aprobación del Parlamento”. “En cualquier caso”, concluye, “el poder argelino no se encuadra dentro de una constitución, sino que obedece a un poder extra constitucional, que es el Ejército”.

Más información

Lo más visto en...

Top 50