Crisis del coronavirus

Macron y Johnson se reúnen en Londres bajo la sombra de Churchill y De Gaulle

Los dos líderes discuten la cuarentena impuesta por el Reino Unido a los visitantes del exterior

Emmanuel Macron y Boris Johnson, este jueves en Londres.
Emmanuel Macron y Boris Johnson, este jueves en Londres.HANNAH MCKAY / Reuters

Una triste coincidencia ha hecho que la llegada a Londres del presidente francés, Emmanuel Macron, tuviera más simbolismo histórico del ya pretendido. En el 80º aniversario del discurso del general Charles De Gaulle en la BBC, origen de la Resistencia, los británicos han conocido la muerte de la cantante Vera Lynn, la novia de los soldados que animó a las tropas con su legendario We´ll meet again (Nos veremos de nuevo).

Macron y el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, se han vuelto a ver las caras en horas bajas de popularidad para ambos, y los dos aferrados a los respectivos iconos de tenacidad con los que han intentado capear la crisis provocada por la pandemia. El presidente de la República Francesa quiere resucitar con un año de conmemoraciones el espíritu de De Gaulle, y a Johnson no le viene mal recuperar algo de la sombra de su idolatrado Winston Churchill, que se ha desvanecido estos meses. “Fue aquí donde De Gaulle pudo convocar al pueblo francés a sumarse a la Resistencia, los soldados de las sombras. Hace hoy 80 años, el 18 de junio de 1940, el Reino Unido le dio a la Francia Libre su primer arma: un micrófono de la BBC”, ha dicho Macron bajo la estatua del general en Carlton Gardens. El príncipe Carlos de Inglaterra y su esposa, Camilla Parker Bowles, han recibido al dignatario francés en su residencia oficial de Clarence House. En todo momento se han respetado las medidas de distanciamiento social (manos juntas y media inclinación para el saludo oficial).

El encuentro de Macron y Johnson en Downing Street no tenía una agenda de trabajo predeterminada, pero se ha centrado en los dos asuntos de mayor importancia y urgencia que afectan a ambos países en estos momentos: la cuarentena impuesta por el Reino Unido a los visitantes del exterior, y las negociaciones sobre el Brexit que deben culminar antes del próximo 31 de diciembre. Francia quiere que las restricciones a los viajeros se levanten antes de fin de mes, para evitar una reciprocidad que afectaría al enorme desplazamiento de personas entre ambos países, mucho más en el comienzo de la temporada de turismo veraniego.

Londres y Bruselas se han comprometido a acelerar unas negociaciones que hasta la fecha permanecían estancadas, y Johnson busca la colaboración de Macron para poder cerrar un acuerdo que evite un Brexit salvaje que agravaría aún más la actual recesión económica. “El primer ministro se ha felicitado por el acuerdo para intensificar las conversaciones en julio y ha recalcado que no cree que tenga ningún sentido prolongar las negociaciones hasta el otoño”, ha asegurado un portavoz de Downing Street.

Más información