Lenín Moreno capitaliza la crisis del coronavirus para reprochar la herencia de Rafael Correa

El presidente de Ecuador reaparece en medio de la pandemia para hacer balance de sus tres años de gestión

Lenin Moreno en su último informe de rendición de cuentas.
Lenin Moreno en su último informe de rendición de cuentas.Freddy Constante / EFE

Ya no menciona su nombre, pero el presidente Lenín Moreno sigue aludiendo al Gobierno de Rafael Correa a la hora de hacer balance durante sus mensajes presidenciales. Este domingo, Ecuador conmemoraba los tres años de gestión de Moreno en medio de la pandemia y el mandatario reapareció tras dos meses de aislamiento preventivo con un discurso marcado, de nuevo, por las dificultades heredadas que han frustrado sus proyectos de Gobierno.

“Estamos viviendo tiempos muy difíciles. Todos decimos que es una crisis como nunca ha ocurrido en nuestra historia. Este es un informe a la nación particular. No pueden acompañarnos todos los señores asambleístas, ni todos los ministros”, inició el jefe de Estado ante una Asamblea Nacional semivacía, con ministros y autoridades nacionales sentados en sillas cada dos metros y con parte de su propio gabinete ministerial conectado solo por videoconferencia. Antes de mencionar los cuatro ejes en los que enfocará el año de gestión que le queda hasta las elecciones presidenciales de 2021, Moreno recordó que a su llegada al poder se encontró con “un Ecuador quebrado por 10 años de despilfarro y corrupción y con deudas que sumaban 60.000 millones de dólares” y que tuvo que restaurar “el equilibrio democrático en un país dominado por el acaparamiento de poder, por el odio y la desesperanza”.

Tras las críticas a su predecesor, el presidente ecuatoriano aseguró que en los próximos doce meses centrará su atención en cuatro pilares: salud, alimentación, empleo y dolarización. Hizo énfasis en las irregularidades destapadas durante la emergencia del coronavirus en las compras públicas de materiales médicos, medicamentos y ayudas alimenticias sociales y justificó en el despilfarro de recursos públicos su propuesta de centralizar todas las adquisiciones de los hospitales públicos - la Seguridad Social y el Ministerio de Salud Pública funcionan como dos redes de salud públicas paralelas- en un solo sistema de contratación: “Sabremos qué se compró, en qué cantidades, con qué precio y a quiénes se entregarán esos bienes tan preciados. Eliminaremos las mafias que han trabajado durante años en los hospitales”, denunció Moreno.

Además de la corrupción, el presidente Moreno retomó dos temas por los que ya apostó el año pasado en su Informe a la nación: el empleo y la generación de ingresos para el Estado. Esta semana anunció un fuerte ajuste en el gasto público, al reducir la masa salarial de los funcionarios y alivianar las arcas públicas del peso de los subsidios a los combustibles para contrarrestar los efectos de la crisis global derivada del coronavirus, de la caída de los precios del petróleo y de la recurrente brecha fiscal que atosiga cada año el presupuesto ecuatoriano. “Solo en tres meses de emergencia hemos perdido 150.000 empleos. ¡Imagínense qué ocurriría con una crisis permanente, sin exportaciones, sin impuestos, sin recursos para la salud! Es en los momentos más difíciles en que se conoce a los gobiernos más responsables. Si no ahorramos en el gasto corriente del Estado y entregamos buena parte de ese ahorro a las micro, pequeñas y medianas empresas; podríamos ver miles de emprendimientos quebrados y millones de hermanos sin empleo”, justificó Moreno.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada país de América Latina.

Lo más visto en...

Top 50