La crisis del coronavirus

López Obrador, entre la transformación y la obstinación

El presidente de México se muestra intransigente en ceder a sus grandes programas, a pesar de la pandemia y a que su liderazgo y olfato político comienzan a dar signos de debilidad

López Obrador, antes de dar su informe de este domingo, en Ciudad de México. En vídeo, el presidente de México anuncia la contratación de 19.000 médicos y enfermeras. (Foto: Europa Press | Vídeo: EPV)

Una de las imágenes que dejará este sexenio en México será la del presidente dando un mensaje en un patio del Palacio Nacional solo. Con el eco repicando cada palabra. Si el Papa dio la bendición urbi et orbi en una plaza de San Pedro vacía, Andrés Manuel López Obrador hizo tres cuartas partes de lo mismo con el que se antojaba —hasta entonces— uno de los mensajes más esperados desde que la pandemia del coronavirus se instaló en el país. Una ilusión, pues lo que recalcó el mandatario mexicano es que nada va a poner el freno a sus deseos de cambios. La Cuarta Transformación es imparable hasta el punto de que López Obrador ha dicho que la crisis ha venido “como anillo al dedo”, donde todos ven una soga al cuello.

La omnipresencia de López Obrador es desconcertante. El mandatario brindó el domingo su cuarto informe trimestral. Entre uno y otro ha celebrado 90 ‘mañaneras’, su conferencia de prensa diaria, y enviado una media de cuatro vídeos diarios durante los fines de semana, en los que sale de gira por el país. Nunca la población estuvo aparentemente tan informada y, sin embargo, presa de la confusión. En el momento en el que se le reclamaban más concesiones, López Obrador se mantuvo impertérrito. Allí donde muchos vieron una oportunidad perdida para generar confianza, él vio la posibilidad de llevar la conversación a su terreno. La atención está, de nuevo, en su forma de responder; en las grietas que se han abierto en su gabinete, sobre todo entre los asesores económicos. En si ha condenado a México al abismo. Y ahí, el presidente se maneja como nadie, pues no tiene rival en la arena política. El debate sobre si el país está bien preparado para afrontar la pandemia en materia sanitaria ha quedado en un segundo plano.

El mensaje que transmitió López Obrador fue claro: nada va a parar su Cuarta Transformación de México. Ni siquiera la peor pandemia del último siglo, que ha puesto patas arriba la política y la economía de todo el planeta, hará que viren sus intenciones. No, al menos, de momento. Ante un posible retroceso, el presidente responde con más de lo mismo. Rechazó la posibilidad de endeudarse para financiar un programa similar al de otros países, como le reclamaba parte de su Gobierno, lo que ha abierto una grieta que ya es un secreto a voces. “El mensaje da una confirmación formal a lo que parecía ser su postura desde hace unas semanas: presumir la inmovilidad de su programa económico como una virtud”, considera Humberto Beck, profesor e investigador del Centro de Estudios Internacionales del Colegio de México.

Para el analista hay varios aspectos de la postura de López Obrador —su rechazo a “rescatar a los empresarios” o a seguir recetas “neoliberales”— que tienen antecedentes históricos que los hacen explicables, “como la opacidad en el rescate bancario del Fobaproa [un fondo de contigencia creado en los noventa] o la larga y problemática historia de México con la deuda externa”. “Pero estamos en tiempos de crisis sin precedentes, que demandan nuevas ideas y formas de concebir los problemas. Este último aspecto me parece una ausencia en el discurso presidencial”, añade el politólogo mexicano. La claridad, a su juicio, convive con cierta contradicción: “La rigidez de su postura ante la crisis confirma otra cosa: que de una manera extraña, una parte sobresaliente de su programa termina coincidiendo con aspectos importantes de la ortodoxia neoliberal, sobre todo en los temas de gasto público”. Pocas horas después de su mensaje, López Obrador defendió en su conferencia de prensa matutina que su Gobierno se ha anticipado “al derrumbe del modelo neoliberal que provocó el coronavirus”.

La forma en que López Obrador ha afrontado la pandemia hace semanas que levantó ampollas. Fueron polémicas sus giras cuando las autoridades sanitarias comenzaron a recomendar que se guardase una “sana distancia” entre las personas: el presidente viajó a Guerrero y Oaxaca, dos de los Estados más frágiles económicamente, donde es previsible que la población se vea más afectada y repartió abrazos sin freno. Se le criticó cuando sacó dos estampitas que decían que le protegían del virus: “Son mis guardaespaldas”. O con una serie de declaraciones que dieron la impresión de que minimizaba la fuerza de la pandemia: “Tengo mucha fe. No nos van a hacer nada los infortunios, las pandemias”; “si estuviera angustiado, si la situación estuviese fuera de control, lo diría. Estoy tranquilo”; “eso de que no hay que abrazarse, no pasa nada”; “los mexicanos por nuestra cultura somos muy resistentes a todas las calamidades”; “no dejen de salir, todavía estamos en la primera fase, yo les voy a decir cuándo no salgan”.

“Las posturas de no suspender las giras o aplicar más medidas de contención igual no son las más correctas, pero son entendibles, porque como presidente de México es razonable que sienta que tiene un margen de decisión que varía dependiendo de las circunstancias nacionales”, apunta Beck. El presidente, no queda claro si por necesidad o convicción, ya ha ido dejando atrás todos esos gestos incómodos.

Hace 10 días, instó por primera vez a los ciudadanos a quedarse en sus casas. Lo hizo a través de un vídeo en el que hacía referencia a una serie de informes que le habían trasladado los expertos. “A mí me da la impresión de que ese discurso era el de alguien que estaba diciendo unas cosas que le habían dicho que tenía que decir”, apunta el director del Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Stanford, el mexicano Alberto Díaz-Cayeros, para quien López Obrador ha perdido una gran oportunidad. “En los procesos de toma de decisiones es crucial que haya una sintonía para que todo el mundo pueda saber lo que ocurre y saber que todos saben. López Obrador tenía una oportunidad increíble de crear un punto focal y la ha perdido”, añade Díaz-Cayeros, quien ve como explicación que el mandatario ha reaccionado con base a un exceso de confianza, de seguridad, en sí mismo. “Muchos tomadores de decisiones responden de la misma manera, teniendo en cuenta que hasta el momento les ha ido bien, por el conocimiento que tienen del país. O porque en el pasado han sentido que les ha funcionado”.

Ningún político mexicano en lo que va de siglo ni en las décadas finales del XX conoce México como López Obrador. Ha dado varias vueltas al país y ha sabido como nadie responder a los reclamos de unos y otros, hasta lograr la victoria presidencial más rotunda de la historia reciente de México. Desde el 1 de julio de 2018 no ha hecho si no navegar con viento a favor. Anuncio tras anuncio, siempre en positivo, aunque este fuese una calamidad para no pocos, como el caso de la cancelación del aeropuerto de la ciudad de México. Sin embargo, en las últimas semanas se ha topado con la necesidad de comunicar malas noticias y ha quedado en cierta manera al descubierto.

“No ha logrado pegarle a la fibra sensible del mexicano”, afirma Díaz-Cayeros, en la misma línea que Humberto Beck: “Estamos viendo los límites de su carisma. Incluso con las estampitas, muchos de sus seguidores se sintieron desamparados. No ha logrado salirse con el ingenio y la simpatía popular”. El politólogo del Colegio de México ahonda en lo paradójico que resulta que haya cedido el protagonismo del combate al coronavirus al subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, “un técnico, su némesis”. Más allá, el anuncio más importante en materia sanitaria, la declaración de estado de emergencia, lo cedió al canciller, Marcelo Ebrard, que ha fungido como el hombre fuerte del Gobierno en todas las crisis que se han desatado, independientemente de que estas tuvieran que ver con su cargo de canciller o no.

Ante este escenario, el mandatario mexicano ha reaccionado llevando a todos sus adversarios al escenario de la confrontación, donde se mueve sin rival y donde ha conseguido alejar las dudas. Ha vuelto a recurrir a la idea de que todo aquel que le critica responde a una lógica conservadora, refractarios al cambio. Cuando se le ha cuestionado por qué no quiere hacerse la prueba de coronavirus, su reacción ha sido insinuar que sus críticos quieren beneficiarse de un hipotético “vacío político”. “Se imagina como un protagonista en la continuidad de una lucha histórica de larga duración entre liberales y conservadores”, considera Beck, quien argumenta que buena parte del proceder de López Obrador responde a su asunción de figura histórica, vinculada a la lectura de la historia mexicana y latinoamericana “que le ha proveído en gran medida de los lentes con los que se percibe a sí mismo”. “Tiene muy en cuenta, por lo tanto, que esa historia ha sido una historia de conflicto y guerras civiles y tiene por eso una sensibilidad quizás exacerbada, probablemente distorsionada, a interpretar a sus críticos y adversarios en esos términos: si él es el heredero de Hidalgo, Juárez y Madero, por lógica los otros tendrían que ser los herederos de los adversarios de la Independencia, la Reforma o la Revolución. Más todavía, se lee a sí mismo en términos del siglo XX latinoamericano y los repetidos, y dolorosos, tropiezos de la izquierda en ese período, muy notablemente los golpes de Estado contra Jacobo Árbenz en Guatemala y, sobre todo, Salvador Allende en Chile. Tiene la convicción de que una tendencia profunda de la dinámica histórica latinoamericana es el sabotaje de las iniciativas políticas democráticas de la izquierda, tanto para evitar su llegada al poder como para sacarlo después de haber triunfado”.

“La visión del mundo de López Obrador, que no tiene interés en salir del país, que no tiene mayor visión de cosmopolitismo, influyó en cómo ha afrontado la crisis. Tiene ideas viejas respecto a cómo México está inmerso en un mundo global”, añade a este respecto Díaz-Cayeros. Uno de los episodios más significativos de esta crisis es que por primera vez desde que asumió el poder, el presidente mexicano ha participado en una reunión del G20, los principales líderes mundiales. En su intervención, apeló a la “fraternidad universal”, un concepto que retrotrae a la mitad del siglo pasado.

México encara la fase tres de la pandemia con la convicción de que su presidente, el primero que se dice de izquierdas que gobierna el país de habla hispana más grande del mundo, la segunda economía de América Latina, no va a ceder un ápice en lograr los objetivos de su Cuarta Transformación. Con la duda de si su voluntad de dejar huella en la historia es compatible con la temporalidad de la crisis. Lo resume Humberto Beck así: “Ha esbozado una idea coherente de nación, pero no parece ser la mejor para reaccionar a la crisis. Un gran político debe responder a la nación y a la emergencia. Aún hay margen”.

Más información

Lo más visto en...

Top 50