Ataques

Francia investiga como acto terrorista un ataque con cuchillo que ha causado dos muertos

La policía ha arrestado al presunto agresor y la Fiscalía antiterrorista ha asumido la investigación

Agentes de la policía francesa inspeccionan en lugar del ataque, en Romans-sur-Isère.
Agentes de la policía francesa inspeccionan en lugar del ataque, en Romans-sur-Isère.JEFF PACHOUD / AFP

Francia investiga como un posible acto terrorista el ataque con cuchillo que ha dejado este sábado al menos dos muertos y cinco heridos, dos de ellos de extrema gravedad, en la localidad francesa de Romans-sur-Isère. La Fiscalía nacional antiterrorista decidió a última hora de la tarde asumir el caso, tras concluir que había suficientes indicios para considerar que el presunto agresor, un hombre de origen sudanés nacido en 1987 y que fue detenido tras el ataque, podría estar radicalizado.

“Durante el registro efectuado en su domicilio, se han encontrado documentos manuscritos de connotación religiosa en los que el autor de esas líneas se queja, especialmente, de vivir en un país de incrédulos”, ha informado la Fiscalía antiterrorista en un comunicado. El sospechoso es investigado por los cargos de “asesinato y tentativa de asesinato en relación con una acción terrorista y por asociación ilícita terrorista criminal”, agregó.

Según la prensa francesa, una segunda persona fue arrestada horas más tarde del ataque perpetrado en la mañana en esta localidad al sureste de Francia de 35.000 habitantes en relación con el “acto odioso”, como lo calificó el presidente, Emmanuel Macron.

“Mis pensamientos están con las víctimas del ataque de Romans- sur-Isère, los heridos y sus familiares. Se actuará para esclarecer este acto odioso que deja en duelo a nuestro país, duramente golpeado ya estas últimas semanas” por la epidemia de coronavirus, dijo Macron en un mensaje por Twitter.

Sobre el terreno, el ministro del Interior, Christophe Castaner, confirmó la cifra de víctimas —el número de heridos había ido variando a lo largo del día— y subrayó que solo la Fiscalía nacional antiterrorista podía decidir si se trata de un ataque terrorista o no, cosa que finalmente ha sucedido. Según la emisora regional France Bleu Drôme, el atacante habría gritado “allahu akbar” (Alá es grande) antes de abalanzarse sobre las víctimas, aunque este extremo no ha sido confirmado oficialmente. “Por el momento, ignoramos las razones de esta acción”, ha dicho la alcaldía de Romans en un comunicado.

El presunto agresor, que según la agencia France Presse se identificó como un refugiado sudanés, no estaba fichado por la policía. Según el diario Le Parisien, los agentes que lo detuvieron encontraron entre sus pertenencias un permiso de residencia concedido en 2017 y que acredita que vivía cerca de donde cometió el ataque.

Este comenzó minutos antes de las once de la mañana, cuando el presunto asesino entró en un estanco, donde apuñaló al dueño, un hombre de 65 años, e hirió levemente a su mujer, que intentó interponerse entre los dos, según Le Parisien. Posteriormente se marchó, abandonando su cuchillo en la tienda. A continuación, irrumpió en una carnicería, donde se hizo con un cuchillo carnicero con el que atacó mortalmente a uno de los clientes. El “periplo mortal”, como lo calificó Castaner, continuó unos minutos más, durante los cuales el atacante mató a otro vecino e hirió a tres más, antes de ser detenido por una patrulla de la policía. “Había varios cuerpos en el suelo, en un mar de sangre”, cita Le Parisien a un testigo.

“Las primeras investigaciones han demostrado un itinerario homicida decidido y con intención de perturbar gravemente el orden público por intimidación o el terror”, señala la Fiscalía antiterrorista, según la cual, el agresor fue detenido cuando “se encontraba arrodillado sobre una acera y rezando en lengua árabe”.

Es el segundo ataque de este tipo que asume la Fiscalía antiterrorista en lo que va de año. El 3 de enero, un joven convertido al islam y que tenía un largo historial psiquiátrico perpetró un ataque con cuchillo en un parque de Villejuif, en las afueras de París, que dejó un muerto y dos heridos antes de ser abatido por la policía. En esa ocasión, la fiscalía antiterrorista acabó también asumiendo el caso, al considerar que la investigación mostraba una “radicalización clara” del agresor.

Más información

Lo más visto en...

Top 50