Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco muertos y sin esperanzas de más supervivientes tras la erupción de un volcán en Nueva Zelanda

31 heridos, algunos en estado crítico, permanecen ingresados y ocho personas siguen desaparecidas

Nube de ceniza sobre el volcán Whakaari, al norte de Nueva Zelanda, vista desde un barco.

La policía de Nueva Zelanda ha comunicado que no espera hallar más supervivientes tras la erupción de un volcán este lunes en una turística isla que ha dejado un balance de cinco muertos y ocho desaparecidos, un saldo que podría variar con el paso de las horas.

"Cuarenta y siete personas entraron en la isla. Ahora podemos confirmar que cinco han fallecido, 31 se encuentran en el hospital, ocho están desaparecidos y tres han sido dados de alta", ha dicho el agente de policía Bruce Bird. "No se observan señales de vida en la isla", había explicado poco antes la policía en un comunicado tras suspender las labores de reconocimiento aéreo al caer la tarde.

Cinco muertos y sin esperanzas de más supervivientes tras la erupción de un volcán en Nueva Zelanda

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, ha señalado desde la ciudad de Whakatane, cercana a la isla afectada por la erupción, que entre los heridos hay ciudadanos de su país y turistas procedentes de Australia, Estados Unidos, Reino Unido, China y Malasia. 

Rescate de los turistas de White Island.
Rescate de los turistas de White Island. AFP

El volcán Whakaari, situado en el centro de una isla deshabitada al noreste de Nueva Zelanda, entró en erupción de manera abrupta a las 14.11 hora local (2.11, hora en la España peninsular), con la expulsión de rocas y una gran nube de ceniza en la isla, que se encuentra a 48 kilómetros al noreste de la isla Norte. "Debido al alto riesgo, los equipos de emergencia no pueden acceder a la isla (...) que permanece inestable y con posibilidad de nuevas erupciones", apuntó Tims en una comparecencia sobre el operativo de evacuación.

"Nuestra absoluta prioridad es continuar con la búsqueda y rescate", señaló en una primera comparecencia la primera ministra neozelandesa, al indicar que muchos de los evacuados sufren quemaduras, y están ingresados en hospitales de Whakatane. Michael Schade, uno de los turistas testigos de la erupción, narró en Twitter a través de varios vídeos cómo el barco en el que viajaba zarpó de la isla minutos antes de la explosión, que habría sorprendido a otras excursiones. Un grupo de excursionistas se encontraban cerca del cráter minutos antes de la erupción, según imágenes de una cámara de seguimiento instalada en la zona.

La organización médica humanitaria St John se encargó de proporcionar la primera atención a los heridos. "Esperamos quemaduras, problemas respiratorios, lesiones en la cabeza, fracturas de huesos por el impacto de rocas", entre otras lesiones, describió a la emisora Newstalk ZB la director de operaciones de St John, Norma Lane. Los equipos de emergencia, apoyados por varios helicópteros, trabajaban para evacuar a los afectados, algunos de los cuales se encontraban cerca del cráter minutos antes de la erupción, según imágenes de una cámara de seguimiento instalada en la zona.

La Agencia Nacional de Respuesta a Emergencia emitió una alerta ante posibles nuevas erupciones o actividad sísmica moderada. Las autoridades establecieron un perímetro de seguridad y la cancelación inmediata de todas las excursiones, incluidos los barcos turísticos, alrededor de la isla, visitada cada año por unas 10.000 personas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información