Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“La destrucción está presente en todas partes”

El chef español José Andrés aspira a repartir 20.000 comidas diarias entre la población de Bahamas afectada por el huracán Dorian

Barcos sacados del agua en Abaco tras el huracan Dorian. VIDEO:REUTERS/ FOTO: AFP

Con el invasivo ruido de fondo de las hélices de un helicóptero girando, el chef José Andrés detalla por teléfono móvil desde Nassau la fotografía dejada por el huracán Dorian, que ha reducido a escombros parte del archipiélago de las Bahamas. “La destrucción está presente en todas partes, las carreteras han sido barridas y los barcos han sido expulsados fuera del agua, un agua que ahora cubre todo, hasta las casas”.

Referencia de la iniciativa de auxilio privada, José Andrés y su organización de asistencia alimentaria World Central Kitchen están entregando unas 5.000 comidas al día y esperan doblar esa cifra en breve. “Está en camino un barco desde Florida cargado de víveres que nos permitirá incluso llegar a las 20.000 comidas”, apunta Andrés, que es consciente sin embargo de que es necesario más para poder llegar a una población que en la isla de Ábaco asciende a 70.000 personas y en Gran Bahama a 50.000.

Con el número de víctimas mortales de Dorian situado en 30, el empresario español teme que la cifra aumente cuando empiece a bajar el agua y se pueda ver la dimensión real de la tragedia causada por un huracán que se quedó estacionado sobre Bahamas casi dos días, desde el pasado domingo al lunes por la tarde. “Todo está devastado, agua y más agua, como si el Caribe se hubiera querido apoderar de la isla”, explica el chef intentando sobreponer su voz al estruendo del helicóptero. “Es un Atlantis de muerte”, acaba por decir tras buscar una frase que defina el actual estado del hasta hace poco paradisiaco archipiélago.

Este asturiano universal puso en marcha World Central Kitchen tras el terremoto de Haití en 2010 y hoy reivindica la utilidad de coordinar las iniciativas gubernamentales con las privadas para optimizar estrategias de auxilio humanitario. “Están desembarcando ya en Nassau muchas ONGs, lo que es bueno pero a la vez implica cierto caos a la hora de la coordinación con el Gobierno local”, expone el español. “Ahora mismo incluso quien tiene dinero no lo tiene fácil porque la situación es muy compleja, sin helipuertos ni gasolina es difícil salir de las islas”

Dos veces considerado una de las 100 personas más influyentes del mundo por la revista Time, José Andrés cuenta cómo la guardia costera de Estados Unidos está realizando un rescate en el momento de realizarse esta entrevista. “Están trasladando a los heridos a los hospitales”, explica con una voz serena que no deja ver las horas de falta de sueño después de estar sobre el terreno desde tres días antes de que el huracán golpease Bahamas.

Su proyecto solidario le ha valido la nominación al premio Nobel de la Paz de 2019 y casi hace palidecer a la inmensa red de 40 restaurantes que posee. En apenas unos años, el chef ha desarrollado una nueva y eficaz vía en la respuesta a las catástrofes. Andrés dio de comer a Haití tras el terremoto; a Indonesia tras el tsunami; ha alimentado a Puerto Rico tras el huracán María y a California tras los incendios del pasado otoño. Ahora está en Bahamas, pero desde su cuenta de Twitter informa de que un equipo de World Central Kitchen ya está desplegado en Carolina del Norte para paliar los efectos que está dejando Dorian a su paso por Estados Unidos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información