Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estados Unidos aumenta la presión a Nicolás Maduro al sancionar a su hijo

El Tesoro estadounidense castiga a Nicolás Maduro Guerra por su pertenencia a la Asamblea Nacional Constituyente y su participación en la censura y la corrupción

Nicolas Maduro Guerra, en el centro, junto a su padre.
Nicolas Maduro Guerra, en el centro, junto a su padre. AP

El Gobierno estadounidense ha redoblado su presión este viernes al régimen de Nicolás Maduro, con un paquete de sanciones contra su hijo. Así lo ha confirmado el Departamento del Tesoro en un comunicado, en el que acusa a Nicolás Nicolasito Maduro Guerra, hijo del líder chavista, de participar en “programas de propaganda y censura”, de “beneficiarse de las minas venezolanas junto con Maduro y su esposa [Cilia Flores, que no es la madre del sancionado]” y de “presionar a los militares para evitar que la ayuda humanitaria entre en Venezuela”. Las sanciones incluyen la congelación de cualesquiera propiedades que Maduro Guerra pudiera tener en Estados Unidos, así como la anulación de sus visados y la prohibición de realizar transacciones financieras o comerciales con instituciones estadounidenses.

Las sanciones constituyen un elemento más de presión de la Administración Trump para desalojar a Nicolás Maduro, que consideran ocupa ilegalmente el poder en Venezuela, usurpándoselo al opositor Juan Guaidó, que se declaró presidente interino en enero, invocando la Constitución. Estados Unidos fue el primero de medio centenar de países que reconocieron a Guaidó como presidente interino.

“El régimen de Maduro se construyó sobre unas elecciones fraudulentas, y su círculo íntimo vive en el lujo producto de la corrupción, mientras el pueblo venezolano sufre”, ha dicho el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin. “Maduro depende de su hijo Nicolasito y otros próximos a su régimen autoritario para mantener el control absoluto de la economía y reprimir al pueblo de Venezuela. El Tesoro continuará actuando contra familiares cómplices de los miembros del régimen que se benefician de la corrupción de Maduro”.

Maduro Guerra, de 29 años, forma parte de la Asamblea Nacional Constituyente elegida en 2017, en medio de acusaciones fraude, y no reconocida por la oposición ni la mayor parte de la comunidad internacional. La pertenencia a dicho órgano es uno de los motivos expuestos por el Tesoro para sancionarlo. Al menos otras ocho personas han sido objeto de sanciones en el pasado por su pertenencia a la asamblea, a la que el Tesoro estadounidense acusa de querer “reescribir la Constitución venezolana y disolver las instituciones”, así como de haber sido creada “a través de un proceso antidemocrático instigado por el gobierno de Maduro para subvertir la voluntad del pueblo venezolano".

Entorno corrupto

Florantonia Singer

Nicolás Maduro Guerra se suma a una lista que ya alcanza a más de más de un centenar de venezolanos sancionados entre los que se cuentan el propio Maduro, su esposa Cilia Flores, militares, funcionarios y familiares; colaboradores y testaferros de integrantes de la cúpula del régimen chavista por presunta corrupción, violaciones de derechos humanos y vínculos con el narcotráfico y grupos guerrilleros.

Esta semana también fue acusado de lavado de dinero y conspiración para lavar dinero en bancos de Florida al que hasta hace dos meses fue Ministro de Energía Eléctrica, Luis Mota Domínguez, quien fue removido del cargo en medio de la crisis eléctrica del marzo, cuando el país se quedó sin luz por más de cuatro de días. En este caso también está señalado el ex viceministro de Finanzas e Inversiones del mismo ministerio, Eustoquio José Lugo Gómez.

El canciller venezolano Jorge Arreaza reaccionó este viernes a las sanciones contra Mota Domínguez calificándolas de cínicas, pero hasta ahora ningún funcionario del gobierno de Maduro ha reaccionado sobre las de su hijo. “Es tal el descaro del Gobierno supremacista, que planificó y encabezó ataques contra el Sistema Eléctrico Nacional, al anunciar medidas ilegales contra respetables ex funcionarios del Ministerio del Poder Popular para la Energía Eléctrica”, dice en un comunicado en el que además exige que la administración de Trump rinda cuentas a la comunidad internacional sobre estas “medidas coercitivas unilaterales”.

Las administraciones de George W. Bush y Barack Obama aplicaron las primeras sanciones individuales por vínculos de funcionarios chavistas con grupos guerrilleros y narcotráfico, pero el cerco de presión de Estados Unidos se ha incrementado desde 2015, cuando comenzaron a señalarse a decenas de funcionarios, que se ha estrechado con Donald Trump a partir de 2017, cuando se aplicaron las primeras sanciones económicas, y este año con las restricciones petroleras. La presión se ha extendido desde otros flancos. Para el cierre de 2018, Transparencia Venezuela registraba 108 ciudadanos sancionados por 41 países.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información