Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres ministros luchan por llegar a la ronda final contra el ‘ciclón Johnson’

El candidato sorpresa, Rory Stewart, queda eliminado en la tercera votación 'tory'

En vídeo, Boris Johnson el día de la presentación de su candidatura. AFP | Vídeo: Reuters

Se acabó el factor sorpresa. Rory Stewart, el exótico candidato que logró por unos días, con un discurso valiente y realista, aglutinar el apoyo de los diputados conservadores que aún creen que el único modo de salir de la UE es a través de un acuerdo, ha quedado eliminado de la competición este miércoles.

La derecha británica se dispone ya a elegir entre un euroescepticismo radical y otro relativamente moderado. Boris Johnson, el favorito de las bases, continúa acumulando fuerzas entre los 313 tories que participan en estas primeras consultas de descarte. En la tercera votación ha obtenido el apoyo de 143 diputados, 17 más de los que le apoyaron apenas 24 horas antes. Ya nadie duda de que tiene el puesto asegurado en la consulta final que se hará entre los 160.000 afiliados del partido. El exalcalde de Londres, que este miércoles cumplía 55 años, ha mantenido el tono discreto con el que está llevando esta campaña. En su cuenta de la red social Twitter se limitó a dar las gracias por los apoyos y recordar a sus seguidores que queda mucho trabajo por delante.

El interés se centra ahora en los tres rivales que quedan en pie, que representan tres formas de hacer política y tres imágenes distintas del conservadurismo británico. El ministro de Exteriores, Jeremy Hunt, ha retenido la segunda posición, con 54 papeletas a su favor. Muy lejos de la cifra de Johnson y con los dos inmediatos rivales pisándole los talones. El ministro para el Medio Ambiente, Michael Gove, ha logrado 51 votos y comienza a consolidarse la idea de que ha dado la vuelta a la desastrosa situación en la que se encontraba hace apenas una semana. Su confesión de que consumió cocaína hace 20 años, durante sus años de periodista, fue aprovechada por sus enemigos políticos -que los tiene, y muchos- para intentar presentarle como un político incapaz de suscitar confianza. Todavía hoy arrastra las consecuencias de la puñalada en la espalda que asestó a Johnson en 2016, cuando se comprometió a dirigir su campaña para sustituir a Cameron, y acabó volviéndose en su contra y cuestionando su capacidad como líder un día antes de que comenzara la competición. Gove ha logrado enderezar su discurso con frases contundentes y un buen desempeño en los dos debates televisivos. Nadie cuestiona sus credenciales euroescépticas. Y al contrario que Johnson, es capaz de transmitir con firmeza que será capaz de gestionar el caos del Brexit, aunque tampoco él sea capaz de dar una pista aproximada de cuál sería su estrategia.

Finalmente, el ministro del Interior, Sajid Javid, se mantiene vivo, al menos hasta la próxima ronda, que se celebrará este jueves. Por su discurso integrador, sus orígenes humildes y su condición de musulmán, todo hace pensar que ha logrado arañar un puñado de votos a Stewart. Varios de los que confiaron en enderezar la imagen de los conservadores con un candidato fresco, honesto pero inexperto, han decidido ahora volcarse en una apuesta más segura en la figura de Javid.

Todo apunta a que el primer mano a mano relevante será el que disputen Hunt y Gove, que tras la tercera ronda se perfilan como los dos únicos candidatos con posibilidades de enfrentarse al ciclón Johnson.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información