Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Corbyn sufre una revuelta por echar del partido al exasesor de Tony Blair

Alastair Campbell votó a los liberales demócratas en protesta por el manejo del Brexit

El exasesor de Tony Blair, Alastair Campbell, se dirige a los medios este martes en la puerta de su domicilio, en Londres Ampliar foto
El exasesor de Tony Blair, Alastair Campbell, se dirige a los medios este martes en la puerta de su domicilio, en Londres AP

Alastair Cambpell es tan brillante como provocador y maquiavélico. El exjefe de Comunicación de Tony Blair es una de esas figuras del “Nuevo Laborismo” que Jeremy Corbyn detesta. Pero su drástica expulsión del Partido Laborista, al revelar que votó a los liberales demócratas en protesta por la ambigüedad desplegada en torno al Brexit, ha rebotado contra el propio Corbyn y se ha revelado como síntoma de un problema más grave. La revuelta interna tiene incuso su hashtag en las redes sociales: #ExpelMeToo (expúlsame también).

 Tom Watson, miembro de la dirección laborista y una de las voces más críticas con el actual líder del partido, se refirió a la decisión como un “acto de venganza” y exigió al partido que se concentrara en “escuchar, antes que castigar” a las voces discordantes. Llegó a reclamar una “amnistía” para todos aquellos que habían votado otras opciones en las elecciones al Parlamento Europeo, desencantados, según él, por la “falta de claridad” respecto al Brexit.

Los estatutos del partido contemplan la expulsión automática de “aquellos miembros que apoyen o hagan campaña a favor de otra formación o candidato, o que declaren públicamente su intención de presentarse en contra del candidato oficial”. Campbell fue lo suficientemente astuto como para no revelar el sentido de su voto hasta después de las elecciones, en la cadena de radio LBC. Ahora contempla emprender acciones legales contra el partido y sus únicas declaraciones las hizo en el portal de su domicilio. “No he votado en contra del Partido Laborista, sino en defensa de aquello que creo que el laborismo debería estar haciendo”, dijo. El exasesor de Blair, que ha encontrado comprensión incluso en su antiguo jefe —”yo sí he votado por los laboristas, aunque sin gran entusiasmo”, dijo el ex primer ministro— participa activamente desde hace meses en la campaña emprendida por la organización People´s Vote para reclamar otro referéndum sobre el Brexit.

Otros miembros laboristas, como el ex secretario de Estado del Interior, Charles Clarke, o el exministro de Defensa, Bob Ainsworth, reconocieron que también ellos habían votado a los liberales demócratas. En Twitter, usuarios que se presentan como afiliados del partido convirtieron en tendencia el hashtag #ExpelMeToo. La respuesta oficial de la dirección, a través del presidente del partido, Ian Lavery, fue acusar a los disidentes de “burlarse de la gente ordinaria” que vota al laborismo pero apoya el Brexit.

Corbyn ha tenido que escuchar en las últimas horas cómo votó decenas de veces en el Parlamento en contra del Gobierno laborista de Blair, o la tibieza que ha mostrado con los afiliados acusados de declaraciones antisemitas, a los que se ha limitado a suspender de su militancia mientras se llevan a cabo investigaciones que, en muchos casos, se eternizan.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información