Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El resultado mantiene la incógnita sobre el futuro presidente de la Comisión

Los liberales se convierten en el partido clave para formar el nuevo Ejecutivo

El laborista Frans Timmermans, llegando al Parlamento Europeo.

Las elecciones confirmaron algunos pronósticos, como el fin de la gran coalición entre populares y socialistas, y contuvieron algunas expectativas, como el anunciado ascenso de la extrema derecha. Pero también abrieron una gran incógnita: quién será el próximo presidente de la Comisión Europea. Los candidatos oficiales al puesto con más posibilidades, el conservador alemán Manfred Weber y el socialista holandés Frans Timmermans, están aún dispuestos a buscar los apoyos necesarios para hacerse con el cargo más poderoso del entramado comunitario.

Tras conocerse los sondeos a pie de urna, Weber celebró haber logrado erigirse como primera fuerza en la Eurocámara. “Por supuesto, mantenemos la aspiración de liderar el futuro europeo”, aseguró el líder de los populares europeos. La presidenta de la CDU, Annegret Kramp-Karrenbauer, cerró filas con el candidato del PP Europeo. “Si, como esperamos, la noche electoral confirma que el PP es la familia política más fuerte en Europa, estará también claro que Manfred Weber debería presidir la Comisión Europea”, sostuvo.

Pero, a diferencia de hace cinco años, cuando en el Parlamento Europeo se conformó rápidamente una mayoría a favor de Jean-Claude Juncker, en esta ocasión la pelea se anuncia mucho más reñida y las posibilidades de que se abra una tercera vía son bastante mayores. Populares y socialdemócratas por primera vez no llegan a la mayoría absoluta.

Antes de los comicios, los socialistas, los liberales y algunos sectores de la izquierda radical, como Syriza, expresaron su anhelo de formar una coalición progresista. Las primeras estimaciones dejaban a esa alianza a nueve escaños de la mayoría absoluta, fijada en 375 diputados. Si Weber afirmó que sin el PPE no hay mayoría “estable” posible, Timmermans consideró que la estabilidad no es ahora una prioridad y se mostró dispuesto a buscar una alianza progresista.

Vestager, abierta a nuevas mayorías

La candidata liberal, Margrethe Vestager, se mostró abierta a la propuesta de Timmermans. Y recordó que, como comisaria de Competencia, lleva años “rompiendo monopolios” y que ahora ha roto el del poder. Ska Keller, de los Verdes, lo condicionó a las propuestas que se discutan.

Los líderes de los grupos prevén reunirse este lunes para negociar un posible procedimiento sobre el próximo nombramiento. El acuerdo, si llega, deberá esperar al martes, cuando se reunirá la Conferencia de presidentes de grupos del Parlamento saliente. Hace cinco años, esa reunión pactó que el candidato del grupo más votado entonces, Jean-Claude Juncker por el PPE, sería “el primero” en intentar “formar una mayoría”. Y dio resultado: Juncker fue proclamado presidente con el apoyo de su grupo, de parte de los socialistas —con la destacada excepción de los españoles— y con parte de liberales y verdes.

En esta ocasión, sin embargo, fuentes comunitarias dudan de que de la reunión del martes salga un acuerdo tan claro, dado que el Grupo Liberal no ha apoyado el proceso de candidaturas previas. Y 108 diputados será en clave en el Parlamento, pero también en el Consejo Europeo, donde tiene nueve de los 28 asientos. Los mandatarios de la UE, que el martes por la noche celebran una cumbre informal en Bruselas, intentarán aprovechar esas dudas del Parlamento para colocar a sus propios candidatos, sin descartar nombres de otras familias o independientes.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información