Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Tribunal Internacional del Mar reclama a Rusia que libere a los marinos ucranios

Moscú no reconoce la jurisdicción de la corte en el caso sobre el incidente del estrecho de Kerch del pasado noviembre

rusia
Uno de los barcos ucranios apresados por los guardacostas rusos el pasado noviembre en una imagen de archivo. REUTERS

Otro varapalo para Rusia. El Tribunal Internacional del Derecho del Mar ha instado este sábado a Moscú que libere a los 24 marinos ucranios detenidos el pasado noviembre, tras un grave incidente en el estrecho de Kerch, cuando los guardacostas rusos abordaron los tres navíos militares en los que viajaban alegando que habían entrado ilegalmente en aguas rusas. Los marinos capturados están siendo juzgados en suelo ruso y Kiev, que incide en que todo ocurrió en aguas internacionales, recurrió el caso a la corte marítima de la ONU. Este órgano reclama ahora a Rusia que autorice “inmediatamente” la vuelta de los marinos y los barcos a Ucrania. Moscú, sin embargo, considera que el tribunal no tiene competencia sobre el caso.

“Rusia y Ucrania deben abstenerse de tomar medidas que puedan agravar la disputa sobre el incidente sobre el estrecho de Kerch”, ha reclamado en la lectura del fallo el presidente de la corte, Paik Jin Hyun. Los jueces instan a ambos países a presentar un informe que detalle lo ocurrido. El Tribunal Internacional del Derecho del Mar (Itlos, por sus siglas en inglés), con sede en Hamburgo, no exige sin embargo que se paralice el procedimiento judicial contra los marinos apresados."El Tribunal observa que cualquier acción que afecte la inmunidad de los buques de guerra puede causar un daño grave a la dignidad y la soberanía de un estado y tiene el potencial de socavar su seguridad nacional", ha incidido Paik.

El incidente del pasado noviembre y los capítulos posteriores han elevado aún más la tensión ente Kiev y Moscú, en conflicto desde que Rusia se anexionó la península ucrania de Crimea en 2014 en un referéndum considerado ilegal por la comunidad internacional, y debido al apoyo militar, político y económico que el Kremlin brinda a los separatistas prorrusos en el conflicto del Este de Ucrania; una guerra que ha causado ya más de 13.000 muertos.

La decisión de los jueces de este sábado --que se puede recurrir--, se añade a los reclamos de la Unión Europea, la OTAN y otros organismos internacionales que han exigido a Rusia que libere a los detenidos y a los barcos ucranios.

Rusia ha respondido inmediatamente después de hacerse pública la decisión del tribunal. No tiene intención de cumplir los reclamos del tribunal y, en una nota del Ministerio de Exteriores, insiste en que esa corte no tiene jurisdicción para realizar un arbitraje entre Rusia y Ucrania en lo que llama la “disputa del Estrecho de Kerch”. Las autoridades de Moscú no se han presentado a ninguna de las vistas del caso.

Mientras, el nuevo presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, ha apuntado que espera que la decisión de los jueces sea el inicio de la resolución del conflicto. Además, la viceministra ucrania de Relaciones Exteriores ha afirmado en su cuenta de Facebook que espera que Rusia cumpla “rápida y completamente” con la decisión. El tribunal, no obstante, no tiene medios para hacer cumplir sus reclamos.

El Tribunal Internacional del Mar reclama a Rusia que libere a los marinos ucranios

El estrecho de Kerch es uno de los puntos de pasoobligado para las embarcaciones que conectan territorios costeros del oeste y el este de Ucrania.

Desde 2003, la navegación por estas aguas se regula por un tratado bilateral entre Rusia y Ucrania según el cual este mar interior, el Mar de Azov, se gestiona conjuntamente. Por él pueden circular sin restricciones buques de ambos países, tanto mercantes como militares o de otros tipos, y también los buques invitados de terceros Estados, incluidos los de guerra, esto último con previo acuerdo de ambas partes.

Desde que Rusia se anexionó Crimea la tensión ha aumentado también en el mar. Y ambos países reclaman que los barcos del otro retrasan sus envíos y acosan a sus embarcaciones. Los puertos ucranios detallan además que, desde que Rusia construyó un puente que une el territorio ruso con la península de Crimea, la situación se ha agudizado. Denuncian que Moscú bloquea o ralentiza el paso a embarcaciones y que eso está poniendo en peligro la supervivencia de puertos como el de Berdiansk o Mariúpol.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >