Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EMILIO ARCHILA | ALTO CONSEJERO PARA LA ESTABILIZACIÓN

“Vamos a cumplir con lo que está previsto en los acuerdos”

El Gobierno de Colombia seguirá acompañando a los excombatientes de las FARC hasta el momento en que ya no sea necesario, afirma el responsable para el posconflicto

Emilio Archila, en su despacho de la Casa de Nariño.
Emilio Archila, en su despacho de la Casa de Nariño. Consejería Presidencial para la Estabilización

Emilio Archila (Bogotá, 1964) lidera la rebautizada Consejería Presidencial para la Estabilización y la Consolidación —antes para el posconflicto— del Gobierno del presidente colombiano Iván Duque, un crítico de la negociación con la exguerrilla de las FARC. Abogado de la Universidad Externado de Colombia experto en temas financieros y de competencia, es el funcionario encargado de la reincorporación de los excombatientes, la sustitución voluntaria de cultivos ilícitos y los planes para desarrollar las regiones más golpeadas por medio siglo de conflicto armado. La implementación del acuerdo de paz sellado a finales de 2016 por el anterior presidente, Juan Manuel Santos, pasa por su despacho. Como parte de una gira por Europa —con paradas en Estocolmo, Oslo, Berlín y Londres—, Archila llega este viernes a Madrid, donde participará en un foro de Casa América y se reunirá con autoridades.

Pregunta. El presidente Duque fue un crítico del acuerdo de paz con las FARC. ¿Su Gobierno mantiene el compromiso de cumplir lo pactado en La Habana? 

Respuesta. El presidente ha sido muy claro señalando que vamos a cumplir con lo que está previsto en los acuerdos. En la gran mayoría de los temas lo que ha dicho es que los aspectos que están ahí contemplados se refieren a lo que él describe como problemas del país que envejecieron mal, y que deberían resolverse. Él nos ha dado la directriz de tener unas planeaciones muy robustas y de acelerar en donde corresponde la implementación.

Respecto de los temas en donde él ha tenido observaciones, ha sido muy claro con el país y con el mundo presentando sus consideraciones como reformas constitucionales, y esas reformas constitucionales rigen por definición hacia el futuro. Luego ninguna afecta lo que se pactó, ni las garantías para quienes ya están dentro del proceso, particularmente los excombatientes.

P. ¿La implementación avanza al ritmo que la gustaría?

R. La implementación tiene distintas temporalidades. Hay algunos temas, como la dejación de armas, que era trascendental desde todo punto de vista, pero ocurre en un día. Hay otros que implican unos trabajos de muchísimo tiempo. Por ejemplo, la estabilización de los 170 municipios más afectados por la violencia siempre estuvo pensada para que ocurra en entre 10 y 15 años. Teniendo en cuenta esas distintas temporalidades, nos tomamos un tiempo muy corto pero necesario en hacer un muy buen diagnóstico de dónde estábamos y a dónde queríamos llegar en el mediano y en el largo plazo. En todos los frentes que le corresponden al Gobierno la ejecución se ha acelerado y se ha robustecido.

P. ¿Y a donde se quiere llegar?

R. A unas condiciones en las cuales no existan las circunstancias que excusan y han excusado las múltiples violencias durante los 200 años de existencia republicana.

P. Estamos a pocos meses de que finalice el marco legal de los Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación (ETCR). ¿Qué plan tiene el Gobierno para los excombatientes y sus familias?

R. En agosto lo que va a ocurrir es que unos espacios que tenían vocación de temporalidad dejan de existir, pero la voluntad del Gobierno de seguir trabajando, acompañando y apoyando a los excombatientes en su proceso de reincorporación no termina sino hasta el momento en el cual no sea necesario. Tenemos unas planeaciones muy juiciosas que se vienen llevando a cabo para proveerles a ellos de empleo, de proyectos productivos, incluimos la variable de vivienda y de cuidado de los niños. Tenemos ese mismo nivel de detalle en la planeación de los diez espacios que pensamos que deben ser parte o de sus proyectos productivos o de sus viviendas. Y ya tenemos vistos los terrenos que les ofreceríamos en aquellos en los que pensamos que no es jurídicamente posible o no es conveniente que ellos se quedaran.

P. ¿El plazo original, de dos años y medio, se quedó corto?

R. No, lo que estaba pensado era para una solución que en el mismo nombre era temporal [Su primer nombre era Zonas Veredales Transitorias de Normalización]. Estamos haciendo lo correcto, que es asumir qué era lo temporal y enfrentar el reto mayor que tenemos, que es donde van a estar ellos de manera definitiva.

P. ¿Ve a los exguerrilleros comprometidos con el proceso de paz?

R. Muy comprometidos

P. ¿Y como valora el grado de satisfacción?

R. Cuando nosotros vamos a los ETCR ellos manifiestan sus insatisfacciones y sus expectativas. Pero cuando tengo más tiempo de hablar con ellos encuentro que están muy comprometidos con el proceso, que han avanzado mucho. El 76 % de los excombatientes ven su propio futuro con mucho optimismo, luego es muy diciente que de alguna manera están entendiendo que el Gobierno está con ellos, que lo que estamos haciendo va a salir bien. 

P. Desde la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), el partido surgido de la exguerrilla, se ha hablado en más de una ocasión de incumplimientos por parte del Gobierno.

R. Entiendo que la FARC es un partido de oposición, y uno no encuentra muy frecuentemente que los partidos políticos de oposición estén alabando. Lo que están haciendo es hacer oposición.

P. ¿Qué tanto golpea la implementación el paradero desconocido de exjefes guerrilleros como Iván Márquez?

R. Dentro de la implementación hay temas que le corresponden al Gobierno y temas que le corresponden al sistema transicional de justicia [La Jurisdicción Especial para la Paz, JEP]. En lo que hace a nosotros esperamos no solamente cumplir, sino ganar la confianza del país en que estamos cumpliendo e implementando. Personas que se porten mal van a existir, afortunadamente son una minoría minúscula frente a la inmensa mayoría que sí está dentro de su proceso, que sí está aportando a la verdad, que sí está aportando a la reparación de las víctimas y que está cumpliendo con su compromiso de no repetición. ¿Cómo afecta eso al proceso? Depende de la manera cómo la justicia transicional reaccione.

P. Persisten los enfrentamientos entre grupos armados organizados, a los que se suman las disidencias; no se ha podido contener el asesinato de líderes sociales y defensores de derechos humanos.

R. Las cifras que tenemos nosotros muestran que la evolución que ha tenido el homicidio de los que son categorizados como líderes sociales o de derechos humanos ha venido cambiando a favor. Que existan esas condiciones, y que existan circunstancias de violencia, hacen compleja la implementación pero siempre ha sido parte del reto.

P. ¿Por qué se cambió la palabra posconflicto de su cargo por estabilización?

R. La forma como la Corte Constitucional dijo que se debía cumplir con los acuerdos es dentro del entendimiento que tiene cada uno de los gobiernos de lo que necesita el país. Lo que cree el presidente es que nosotros efectivamente debemos tener una etapa de estabilización y una de consolidación en cada uno de los frentes. Posconflicto es simplemente una condición temporal, es estar después de algo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información