Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Malasia libera a la vietnamita acusada de la muerte de Kim Jong-nam

Doan Thi Houng ha pasado dos años en prisión provisional y se ha beneficiado de una reducción de la pena por buen comportamiento

Doan Thi Huong, una de las condenadas por la muerte de Kim Jong-nam, tras comparecer ante un tribunal de Malasia, el pasado 1 de abril.
Doan Thi Huong, una de las condenadas por la muerte de Kim Jong-nam, tras comparecer ante un tribunal de Malasia, el pasado 1 de abril. AP

Doan Thi Houng, la vietnamita acusada del asesinato de King Jong-nam, hermanastro del líder norcoreano Kim Jong-un, en el aeropuerto de Kuala Lumpur 2017, ha sido puesta en libertad este viernes por las autoridades malayas, según han confirmado sus abogados. La joven planea regresar lo antes posible a su país de origen.

Doan, de treinta años de edad y trabajadora de un salón de belleza, aceptó en abril los cargos de lesiones, penados solo con tres años y cuatro meses de cárcel, tras llegar a un acuerdo con las autoridades judiciales malayas. Su liberación se había fijado para este viernes dado el tiempo que ya había pasado detenida a la espera de juicio y que el código penal malayo permite la reducción de un tercio de la condena si no existen agravantes. De haber sido declarada culpable por asesinato, Doan hubiera podido ser condenada a la pena de muerte.

De esta manera queda en libertad la última de personas procesadas en este mediático caso, después de que en marzo se retiraran los cargos contra la segunda acusada, la indonesia Siti Aisyha, al parecer tras negociaciones entre bambalinas entre Yakarta y Kuala Lumpur. Cuatro ciudadanos norcoreanos implicados en el caso y sobre los que pesa una notificación roja emitida por la Interpol -equivalente a una orden internacional de busca y captura- permanecen en paradero desconocido tras abandonar Malasia en los días siguientes al asesinato.

El 13 de febrero de 2017, Kim Jong-nam esperaba en el área de salidas del aeropuerto de Kuala Lumpur su vuelo con destino a Macao, donde residía, cuando Doan y Siti Aisyha se le aproximaron. La grabación de las cámaras de seguridad recogió cómo las dos mujeres le restregaban sus manos por el rostro para, a continuación, abandonar la escena. Ambas han mantenido en todo momento su inocencia y declararon haber sido engañadas, convencidas de estar participando en una broma televisiva por la que iban a cobrar el equivalente a 90 euros.

Kim Jong-nam falleció camino del hospital a causa de, como se descubriría más tarde, la exposición al agente nervioso VX: una sustancia inodora e incolora pero altamente tóxica, empleada como arma química y para la que no sea conoce aplicación civil. El gobierno de Corea del Norte ha negado en todo momento cualquier tipo de involucración en el incidente.

Kim Jong-nam, primer hijo varón de Kim Jong-il, fue considerado durante muchos años el favorito para sustituir a su padre al frente del régimen norcoreano, llegando a ocupar altos cargos en el Ministerio de Seguridad Pública y el Comité de Informática y acompañar a su padre en un viaje oficial a Shanghái en 2001. Ese mismo año fue detenido en el aeropuerto de Narita, en Tokio, mientras viajaba con un pasaporte dominicano falso bajo el nombre de Pang Xiong –Oso Gordo, en mandarín--, lo que desencadenó su caída en desgracia en favor de su hermanastro.

Desde 2003, Kim Jong-nam vivía en el exilio, a caballo entre Macao, China y Singapur, y aunque mantenía un perfil bajo en alguna ocasión se había manifestado en contra de la dictadura. En un libro publicado en 2012, titulado Mi padre, Kim Jong-Il y yo, se le citaba afirmando que su hermanastro carecía de liderazgo político

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >