Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ASIA

Japón deporta a China al hijo del líder de Corea del Norte detenido con un pasaporte falso

Kim Jong Nam pretendía visitar Disneylandia en Tokio

Las autoridades chinas de inmigración han recibido esta mañana en el aeropuerto internacional de Pekín a quien se sospecha que es Kim Jong-man, el hijo mayor y posible sucesor del dirigente norcoreano, Kim Jong Il, que fue deportado de Japón tras comprobarse que viajaba con un pasaporte falso.

El Ministerio chino de Asuntos Exteriores no ha querido confirmar ni desmentir esta información, y se ha limitado a decir que "no hay nada de que informar", algo que ya es habitual en el caso de los viajes secretos a China del líder norcoreano.

El supuesto Kim Jong-nam, de 29 años, llegó a Pekín en un vuelo de la All Nipon Airways acompañado de dos mujeres y un niño de cuatro años, al que pretendía llevar a conocer el parque de atracciones Disneyland de la capital japonesa, según declaró cuando fue detenido el pasado martes en el aeropuerto Narita de Tokio.

Vestido con pantalón y camisa negra, y con un chaleco de color marrón, el presunto Kim Jong-nam fue trasladado desde el pie de la escalerilla del avión en una furgoneta de color gris hasta una zona de acceso reservado de la terminal del aeropuerto pequinés.

La aventura de Kim Jong-nam comenzó cuando se trasladó a la capital nipona desde Singapur con un pasaporte falso expedido en la República Dominicana a un coste de 2.000 dólares, como confirmó él mismo a la policía japonesa durante un interrogatorio.

Dado el aislamiento diplomático al que está sometida Corea del Norte, hubiera sido imposible que Kim Jong-nam recibiera autorización para viajar a Japón en caso de haberla solicitado, por lo que se sabe que el joven recurre a este tipo de estrategia de forma frecuente.

Fuentes del gobierno japonés indicaron que el hombre, que aún no ha sido identificado "formalmente" para evitar un escándalo, va a ser acogido en China como parte de un acuerdo para capear el incidente diplomático, ya que Japón y Corea del Norte no mantienen relaciones oficiales.

El tiempo de estancia del deportado en Pekín es un misterio, aunque se sabe que no hay ningún vuelo comercial desde esta capital a Pyongyang hasta el próximo lunes.

China siempre ha actuado con mucha cautela en sus relaciones con Corea del Norte, protegiendo al régimen de Pyongyang y cediendo a las extravagancias de su máximo líder, Kim Jong-il, quien durante dos años consecutivos ha realizado sendas visitas "secretas" a Pekín y otras ciudades para comprobar en persona el acelerado desarrollo económico de este gigante asiático.

Kim viajó a China en enero pasado sin los honores oficiales de un jefe de Estado extranjero, acompañado por su primogénito Kim Jong-nam, gran aficionado a Internet, con quien visitó la central de la empresa Legend, primer fabricante de computadoras chinas.

La presencia de Kim Jong-nam junto a su padre en una gira destinada a aprender del desarrollo de China, mayor aliado del régimen estalinista, fue una indicación de que Kim Jong-il prepara a su primogénito para convertirle en el próximo hombre fuerte de Pyongyang.

El propio Kim Jong-il recibió la máxima autoridad de su padre, Kim Il-sun, cuando éste murió en 1994, dando lugar a la primera sucesión hereditaria de la historia en un régimen comunista.