Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Israel bombardea Gaza en represalia por el cohete lanzado contra Tel Aviv

"Responderemos con fuerza", afirma Netanyahu, que califica el lanzamiento de "ataque criminal"

El ejército de Israel ataca la Franja de Gaza. En vídeo, declaraciones de un testigo e imágenes de la vivienda.

Apenas despuntaba el alba, a las 5.20, cuando comenzaron a sonar las sirenas antiaéreas en el centro de Israel. Según los testigos, minutos después, se escuchaba un fuerte estruendo en Moshav Mishmeret, una localidad situada al noreste de Tel Aviv, donde ha caído un cohete lanzado desde el territorio palestino de la Franja de Gaza. El proyectil impactó de lleno en una vivienda unifamiliar donde se declaró un incendio. Las siete personas que se encontraban en su interior resultaron heridas, entre ellas una mujer de 59 años que según los servicios médicos de la Estrella Roja de David (Magen David Adom, en hebreo) presentaba quemaduras y varias heridas de metralla, una niña de 12 años, un niño de 3 años y un bebé de un año. “Cuando escuchamos las alarmas no lo podíamos creer”, ha explicado en la televisión israelí Eldad Levinstein, un vecino que reconoce que solo les dio tiempo a encerrarse en la habitación de seguridad antes de sentir como temblaba toda su casa, contigua a la vivienda alcanzada por el cohete.

Desde la contienda de 2014 no se registraba tan lejos de Gaza el impacto de un proyectil lanzado desde la Franja. Hace diez días, las sirenas también sonaron en Tel Aviv al detectarse dos cohetes lanzados desde el territorio palestino. Según fuentes militares el sistema defensivo conocido como Cúpula de Hierro no los interceptó pero uno se desintegró en el aire y el otro cayó en una zona deshabitada. En aquella ocasión el Ejército respondió bombardeando horas después más de 100 objetivos del Movimiento de Resistencia Islámico (Hamás).

Los militares hebreos, que en aquella ocasión dijeron que el ataque fue fruto de un error al manipular el armamento, culpan a la organización islamista del ataque y aseguran que el proyectil lanzado en esta ocasión es un cohete manufacturado por Hamás, con un alcance de unos 120 kilómetros, desde el sur del enclave "Se ha llamado a unidades específicas de reservistas. Un número muy limitado de unidades muy específicas", ha confirmado la portavoz del Ejército, Mika Lifshitz. La comandante israelí también confirmó el despliegue de dos brigadas de infantería y artillería en las inmediaciones de Gaza y que el cohete se lanzó desde la localidad de Rafah.

Poco antes del anochecer, el Ejército comenzó a bombardear objetivos de Hamás en Gaza y confirmó el despliegue de varias unidades en la frontera por si fuera necesaria "una operación terrestre limitada". Los militares hebreos aseguraron en un comunicado haber asestado un golpe al aparato de inteligencia de los islamistas al destruir un edificio de tres plantas en el barrio gazatí de Tzabra "utilizado como cuartel secreto por las fuerzas de seguridad de Hamás y su inteligencia militar y civil" y otro edificio de cinco plantas en el lujoso barrio de Rimal, al norte de la ciudad, utilizado por el ala militar del grupo islamista, las Brigadas de Ezzedin al-Qassam. Un barrio en el que también alcanzaron la oficina del líder político de Hamás, Ismail Haniya. Un aviso de Israel a los dirigentes de la franja que podrían convertirse en su próximo objetivo.

Policías y soldados israelíes, en la casa alcanzada por un cohete.
Policías y soldados israelíes, en la casa alcanzada por un cohete. REUTERS

Previamente el Ejército había cerrado los pasos fronterizos con el territorio mediterráneo palestino, cortado las carreteras adyacentes a la frontera, desplegado nuevas baterías de su sistema defensivo antiaéreo y pedido a los agricultores de la zona que se abstuviesen de trabajar en sus campos. Israel también abrió los refugios públicos en la ciudad de Tel Aviv y en las comunidades israelíes cercanas a la Franja de Gaza, en previsión de que se produjeran nuevos ataques tras la respuesta israelí.

Ataques que no se hicieron esperar. Las milicias palestinas lanzaron anoche varios cohetes y proyectiles de mortero hacia las localidades israelíes de Sderot y Netivot, fronterizas con Gaza. El Centro de Operaciones Conjunto, la organización que aglutina a las principales facciones armadas palestinas, se atribuyó los lanzamientos poco antes de que la televisión de Hamás anunciase que se había alcanzado un acuerdo de alto el fuego, gracias a la mediación egipcia. Un extremo sin confirmar por Israel que anoche seguía bombardeando diferentes objetivos a lo largo de la franja.

El primer ministro hebreo, Benjamín Netanyahu, acortó su visita a Estados Unidos y puso rumbo a Israel tras reunirse, el lunes, con el presidente norteamericano, Donald Trump. "Responderemos con fuerza", dijo Netanyahu, que calificó el ataque como un "ataque criminal". El encuentro con Trump —un regalo para el líder hebreo a dos semanas de que se celebren elecciones generales en Israel— no estuvo exento de polémica y puede incendiar los ánimos en la región ya que, el presidente estadounidense firmó, en presencia de Netanyahu, la orden ejecutiva por la que Estados Unidos reconoce los Altos de Golán sirios —ocupados por Israel en 1967 durante la guerra de los Seis Días— como territorio bajo soberanía israelí.

Se da la circunstancia de que, horas antes del impacto en Moshav Mishmeret, varios presos de Hamás protagonizaron un altercado en la prisión de Ketziot, al sur de Israel, donde apuñalaron a dos guardias de seguridad hebreos. Uno de ellos resultó herido por un corte profundo en el cuello. Veinticinco prisioneros también resultaron heridos, dos de ellos de gravedad. “Nuestra gente no dejará a los prisioneros solos. El criminal Israel verá las consecuencias de su agresión en forma de furia contra sus soldados y ciudadanos", aseguró la Yihad Islámica en un comunicado tras conocerse lo sucedido en el penal.

El próximo sábado se cumple un año desde que los palestinos de Gaza iniciasen las concentraciones de la llamada Gran Marcha de Retorno. Unas protestas bendecidas por los gobernantes de Hamás, convocadas por diferentes organizaciones civiles y políticas palestinas y que se espera sean secundadas el próximo sábado por miles de personas en Gaza y Cisjordania para reivindicar el derecho a volver de todos los refugiados palestinos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información