Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hombre que intenta unir a la izquierda francesa

El ensayista busca consensuar una lista para las elecciones europeas. Convencer a los partidos tradicionales no está siendo fácil

Raphaël Glucksmann, el pasado noviembre en Montreuil.
Raphaël Glucksmann, el pasado noviembre en Montreuil. AFP/Getty Images

Raphaël Glucksmann (París, 1979) llega con algo de retraso a la cita en un restaurante en París. El patinete eléctrico en el que venía se le rompió a mitad de camino, cuenta, y estalla en risas. Sabe que esa excusa le hará subir puntos en la escala de estereotipos del bo-bo (bourgeois-bohème), algo así como urbanita pijo de izquierdas, que arrastra. Una imagen políticamente arriesgada en estos tiempos de los chalecos amarillos que claman, precisamente, contra esa figura del político capitalino privilegiado que está más en sintonía con las grandes ciudades del mundo que con lo que consideran son los problemas de la Francia real.

Glucksmann lo asume. No rehúye ningún debate, ninguna discusión, ni en las rotondas de los chalecos amarillos ni en los teatros y centros sociales de toda Francia en los que lleva desde finales de 2018 presentando su último proyecto, Plaza Pública. Un movimiento con el que busca reagrupar a la izquierda francesa dinamitada tras la victoria de Emmanuel Macron en 2017 para hacerla converger, para empezar, en una lista única para las elecciones europeas de mayo. Igual que el patinete roto, también la mayoría de los partidos a los que ha apelado amenazan con dejarle colgado, al menos hasta ahora. La fecha que se han fijado los cofundadores de Plaza Pública —Glucksmann, el economista Thomas Porcher y la ecologista Claire Nouvian— para decidir si siguen adelante o no con la lista es el 15 de marzo. Tampoco excluyen ya estructurarse como movimiento, aunque eso pueda contribuir, paradójicamente, a una mayor fragmentación de la izquierda.

En cualquier caso, Glucksmann parece dispuesto a seguir llamando a todas las puertas. Al fin y al cabo, este ensayista, periodista y realizador se mueve como pocos en la escena política francesa en la que acaba de irrumpir. Lo lleva haciendo desde la cuna. Nacido y crecido en los círculos de la élite política y pensadora de París —es hijo del filósofo André Glucksmann, con quien escribió el ensayo Mayo del 68 explicado a Nicolas Sarkozy— se formó en las mismas prestigiosas escuelas donde estudiaron muchos de los que hoy ocupan puestos clave en el Elíseo y, también, los que, desde la oposición, aspiran a gobernar Francia algún día. “Los conozco a todos”, dice. Y también a muchas personalidades allende las fronteras galas. “Cuando era pequeño, el mundo entero venía a cenar a casa”, cuenta.

La europea no es su primera aventura política. En 2003, el joven Glucksmann se sintió atraído por la revolución de las rosas en Georgia y, luego, por la naranja en Ucrania. Durante la guerra entre Rusia y Georgia en agosto 2008, se convirtió en uno de los asesores políticos del entonces presidente georgiano, Mijaíl Saakashvili. Junto con Micha firma Je vous parle de liberté (Os hablo de libertad), en el que el presidente georgiano, “enemigo público número uno de Rusia”, como se le describe en el libro, explica su política pro occidental. La aventura georgiana de Glucksmann, que incluye un breve matrimonio con la entonces ministra del Interior Ekaterina Zgouladze, con la que tiene un hijo, acaba en 2013. Hoy Saakashvili, perseguido por acusaciones de abusos de derechos humanos durante su mandato, es una figura incómoda entre muchos de los que antaño lo apoyaron. Pero Glucksmann sigue defendiendo lo que considera fue una batalla contra el que ve como el principal enemigo de los valores occidentales, el presidente ruso de entonces y ahora, Vladímir Putin.
“Creo, hasta hoy, que en Europa fuimos totalmente ciegos, idiotas”. No se comprendió, afirma, “su proyecto político, que era crear una alternativa a la democracia liberal fundada sobre el nacionalismo, la xenofobia, el chovinismo, la homofobia”. El precio lo seguimos pagando, advierte: “Hoy gana en todas partes, [Matteo] Salvini es su proyecto. ¿Y por qué gana? Porque las democracias liberales están tan débiles y son socialmente tan injustas que hemos dejado espacio para que gane. Tenemos que responder a esa debilidad”.

Esa respuesta, afirma, se tiene que dar desde una izquierda ecologista y socialmente justa que vuelva a dar un sentido a la idea de Europa. Y las elecciones europeas son una oportunidad para ello.

“El relato que se nos intenta imponer es que es una votación entre pro y antieuropeos. No es el que queremos. Hay otro posible: hablar de qué Europa queremos, qué queremos para Europa”, sostiene. “Y lo que queremos es repolitizar Europa, conseguir que lo que debía ser el momento del entierro de la izquierda se convierta en un despertar de la misma y que nos digamos: ser de izquierdas o de derechas en Europa no es la misma cosa”.

Pero para eso, la izquierda europeísta y ecologista debe ser fuerte. Y a día de hoy, no lo es. En Francia, como en otros países, está tan fracturada que prácticamente ninguna opción tiene, por sí sola, fuerza electoral suficiente. ¿Podrá ser Plaza Pública ese pegamento que una los intereses de socialistas, exsocialistas, comunistas y ecologistas a los que ha apelado? Por ahora, la respuesta ha sido bastante fría.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información