Jalisco abandera la oposición a López Obrador

Enrique Alfaro, gobernador electo de la tercera entidad más importante de México, rechaza el control del presupuesto del mandatario

El gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, Andrés Manuel López Obrador y Enrique Alfaro.
El gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, Andrés Manuel López Obrador y Enrique Alfaro.fernando carranza

En Jalisco, al occidente de México, se ha alzado este jueves una voz de resistencia a la aplanadora que representan Andrés Manuel López Obrador y su partido, el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena). Enrique Alfaro, gobernador electo de la tercera entidad más importante del país, ha dado un mensaje político de disenso que pretende abrirse paso en una agenda monopolizada por el presidente electo y su mayoría en ambas cámaras del Congreso, justo cuando se negocian los presupuestos para 2019. "En Jalisco no vamos a permitir que se vulnere nuestra soberanía ni mucho menos que se traicione el pacto federal", ha dicho Alfaro en una toma de distancia en temas como seguridad y lucha anticorrupción, donde López Obrador pretende llevar la voz cantante nacionalmente.

Alfaro pertenece a Movimiento Ciudadano (MC), un pragmático partido que busca afianzarse en la oposición en un momento en que formaciones anteriormente hegemónicas como el PRI, PAN y PRD sufren procesos internos de recomposición tras sus fracasos electorales. Jalisco es el bastión de este partido, que busca disputar a Morena la agenda de políticas progresistas. El Estado fue uno de los pocos diques que contuvo la ola obradorista de los comicios de verano en lo local. Encabezados por Alfaro, MC obtuvo 14 de 38 diputados locales y el control de 27 de los 125 municipios de la entidad. Sin embargo, MC solo controla el 5% del Congreso federal. 

Esos alcaldes respaldaron este jueves a Alfaro, quien se quejó de ser ninguneado en la negociación de los recursos que serán disponibles el próximo año. "Ninguno de los proyectos prioritarios que planteamos parecen estar incluidos en la propuesta del presupuesto que será presentada en la Cámara de Diputados en los próximos días", dijo Alfaro, cobijado por los presidentes municipales. El gobernador instó a la futura Administración federal, que entrará en funciones el 1 de diciembre, a asumir su "corresponsabilidad" en la solución de las problemáticas que encara un Estado que supera los ocho millones de habitantes: el abasto de agua, la movilidad, el acceso a la salud y la educación, la sostenibilidad y la construcción de infraestructura. El político asegura que las peticiones que han hecho diferentes presidentes municipales a los arquitectos del presupuesto federal han sido descartadas sin importar su "filiación política". 

La seguridad ha sido otro de los temas que ha llevado a Alfaro a mostrar públicamente su desacuerdo con el Gobierno de Morena. Jalisco es un Estado que sufre la expansiva violencia que ha provocado el Cartel Nueva Generación, la organización criminal que lucha por convertirse en la más grande de México frente al debilitamiento de la de Sinaloa. Los homicidios en la entidad han sufrido un agudo repunte a lo largo de 2018. En enero se registraron 138 asesinatos, mientras que el mes pasado fueron contabilizados 256.

Alfaro se ha quejado de los coordinadores estatales o "súper delegados", una figura creada por el Gobierno de López Obrador para controlar en los 32 Estados los programas sociales y las políticas dictadas desde Ciudad de México. Según Alfaro, estos polémicos personajes, que socavan el peso de los gobernadores, también tendrán responsabilidades en la pacificación del país a pesar de no ser votadas por nadie. "Esto condenaría al fracaso la agenda de coordinación entre órdenes de gobierno en el tema más importante para los jaliscienses... Las autoridades estatales y municipales electas no somos invitados a la mesa de seguridad; somos los responsables de la seguridad en nuestro Estado por mandato constitucional", afirmó el futuro gobernador, que asumirá el poder el 6 de diciembre. "Con la seguridad no se juega a la política", agregó.

Por último, el líder de facto de MC, el único gobernador que tiene el partido en todo el país, también ha pintado la raya con López Obrador en materia de combate a la corrupción. Las declaraciones llegan en la misma semana en la que el presidente electo ha condicionado la investigación de delitos en los gobiernos de sus antecesores. "No estamos de acuerdo con su política de perdón y olvido a los corruptos de este país. Este es un Estado en donde los ciudadanos tienen sed de justicia, donde sabemos el costo que tiene la impunidad", declaró Alfaro, al mismo tiempo que pidió a otras entidades sumarse para levantar la voz. "El riesgo de que las voces de las regiones, estados y municipios de este país sean borradas para siempre, es enorme". La invitación a formar una oposición a López Obrador ha nacido este jueves en Jalisco.

Sobre la firma

Luis Pablo Beauregard

Es uno de los corresponsales de EL PAÍS en EE UU, donde cubre migración, cambio climático, cultura y política. Antes se desempeñó como redactor jefe del diario en la redacción de Ciudad de México, de donde es originario. Estudió Comunicación en la Universidad Iberoamericana y el Máster de Periodismo de EL PAÍS. Vive en Los Ángeles, California.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción