Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barrera Tyszka: “Hay un punto emocional en el populismo que expulsa el discernimiento”

El escritor venezolano, autor de 'Patria o muerte' y biógrafo de Hugo Chávez, analiza la política regional en el festival Puerto de Ideas de Valparaíso

El escritor venezolano Barrera Tyszka (izq.), entrevistado en el festival Puerto de Ideas de Valparaíso
El escritor venezolano Barrera Tyszka (izq.), entrevistado en el festival Puerto de Ideas de Valparaíso Puerto de Ideas

Más que a redimir o condenar el populismo, es preciso comprenderlo. Con ese propósito, el escritor venezolano Alberto Barrera Tyszka (Caracas, 1960) –autor de la novela Patria o muerte–, protagonizó una conversación con el periodista chileno Ascanio Cavallo y el columnista político Héctor Soto, en el marco del festival cultural Puerto de Ideas, que se celebró entre el viernes y el domingo pasado en Valparaíso, ciudad costera a 110 kilómetros de Santiago de Chile. Crítico del régimen de Nicolás Maduro, Barrera reconoció que el populismo –“una etiqueta que está de moda”–, le “genera inseguridad y confusión”. “A veces no sé muy bien a qué corresponde”, señaló este domingo por la tarde en un auditorio repleto del Centro Cultural del puerto, donde alguna vez funcionó la cárcel de la cuidad. “¿Por qué hay algunas experiencias que nos resulta fácil decir de inmediato que es populismo y otras no?”, se preguntaba al arrancar. Ejemplificó con Iván Duque, el presidente en Colombia, y Jair Bolsonaro, el presidente electo de Brasil, “al que todo el mundo identifica como populista”.

 Barrera Tyszka –autor junto a la periodista Cristina Marcano de la biografía Hugo Chávez sin uniforme–, indicó que el fenómeno tiene distintos elementos. “Por una parte, una idea de pueblo original: de una unidad pura que está rota o amenazada por el mercado, los extranjeros, la corrupción o los ricos. Sin importar las ideologías”, señaló el escritor. Una segunda característica del populismo, según Barrera Tyszka, “es la existencia de un líder carismático que encarna a este pueblo y que produce una narrativa donde este pueblo se reconoce”. Para el escritor radicado en México, existe un tercer elemento de total importancia: “En el populismo existe una dimensión mágico-religiosa. Este pueblo cree que, de manera automática, la complejidad de la realidad se puede resolver a través del líder”. Utilizó, nuevamente, ejemplos de la realidad política latinoamericana: “El gran tema de la campaña de AMLO, en México, por ejemplo, fue la corrupción. Es su gran explicación de la tragedia mexicana. Pero cuando le preguntaban cómo iba a resolver el problema de la corrupción, respondía: ‘Bueno, mi llegada a la presidencia ya resuelve el problema”.

El venezolano fue una de las estrellas de la octava versión del festival Puerto de Ideas, que convocó a unas 27.000 personas para reflexionar en torno a lo mejor del pensamiento y de la reflexión chilena e internacional, con invitados como el sociólogo francés Gilles Lipovetsky, el filósofo español Daniel Innerarity o la cineasta chilena más importante e internacional, Valeria Sarmiento.

El sábado, en una conversación con la periodista chilena Vivian Lavín titulada Escribir mientras tu país estalla, Barrera Tyszka se había referido al populismo y la situación política de Venezuela. Alentado por su interlocutora, leyó un extracto de su novela Patria o muerte: “Con la llegada de Chávez al poder, en 1999, los viejos sueños de Antonio resurgieron. Para toda su generación, el gobierno comenzó a proponer una suerte de parque temático de los años sesenta. Por momentos, el país parecía un espacio adonde sacar a pasear las nostalgias”. Luego reflexionó: “Nos estamos repensando y nos toca esa tarea. Venezuela es una herida tan presente, que me resulta imposible no escribir desde ahí”.

En la charla con Cavallo y Soto, Barrera Tyszka indicó que el populismo se produce también por el “fracaso de los partidos y las élites”. “Una crisis en la representación política que permite el surgimiento de líderes como Bolsonaro, donde existe un componente de irracionalidad”. “Bolsonaro es impresentable y nadie públicamente va a decir que está de acuerdo con lo que dice respecto a los homosexuales o a los negros. No hay manera de suscribir y, sin embargo, triunfa. Hay un punto emocional en el populismo que expulsa el discernimiento de la discusión política”, señaló el escritor, que agregó que “la dimensión mediática es fundamental” para comprender el fenómeno. Como biógrafo de Chávez, relató decenas de escenas del fallecido presidente de Venezuela. Como cuando en sus giras internacionales pedía traductores del inglés, aunque sabía el idioma, para no dar señales de cercanía con Estados Unidos.

La conversación sobre el populismo en la ex cárcel de Valparaíso derivó inevitablemente hacia la crisis venezolana, “que se ha internacionalizado por la inmigración”. Barrera Tyszka confesó que, tratando de dilucidar el tema de la izquierda y de la derecha, quizás sería necesario un nuevo lenguaje: “¿Pensar en Cuba o en Venezuela como gobiernos de izquierda, progresistas, distintos, revolucionarios? No me sirve el lenguaje para definir estas realidades. Estamos en un momento de cambios importantes, porque, ¿qué señala eso que decimos izquierda? ¿a qué alude? ¿Y la derecha?”.

Ante la pregunta por el desenlace de la crisis venezolana –"la pregunta del millón", dijo Soto–, el escritor señaló que la salida electoral, la sublevación popular o militar y la invasión, son escenarios que parecen improbables. “La respuesta sobre el desenlace de Venezuela, por lo tanto, sigue danzando en el aire. Se podría pensar que la crisis económica agudiza las contradicciones, pero en Venezuela no: hay un sometimiento de la población. Ya ni siquiera la polarización política existe tal y como la conocimos”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información