Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU logra la primera extradición de un agente chino acusado de espionaje económico

Yanjun Xu fue detenido en Bélgica y está imputado por tratar de robar información secreta de la rama aeronáutica de General Electric

Herb Stapleton, agente especial del FBI, junto al fiscal Benjamin C. Glassman, anuncian en Cincinnati la acusación
Herb Stapleton, agente especial del FBI, junto al fiscal Benjamin C. Glassman, anuncian en Cincinnati la acusación AP

La cruzada de Estados Unidos contra el espionaje industrial chino se adentró este miércoles en una nueva era cuando, por primera vez, un agente de inteligencia chino fue extraditado a EE UU para afrontar un proceso judicial. Yanjun Xu, director adjunto de una división de MSS, la agencia de inteligencia china, fue detenido en abril en Bélgica, país desde el que ha sido trasladado a EE UU. Se le acusa de cuatro delitos, incluido un intento de cometer espionaje económico y robo de secretos comerciales. Algunos de los cargos pueden acarrear hasta 15 años de prisión.

La extradición llega en un momento de creciente tensión entre Washington y Pekín. El Gobierno de Donald Trump ha redoblado su guerra arancelaria con la segunda economía mundial, a la que acusa de prácticas comerciales desleales, y también le ha acusado, sin presentar pruebas claras, de tratar de interferir en las elecciones de mitad de mandato de noviembre, en las que se renueva el poder legislativo.

Xu fue detenido el pasado 1 de abril en Bélgica tras una orden judicial estadounidense y la petición de un jurado en Ohio. Según la acusación anunciada este miércoles por el Departamento de Justicia estadounidense, entre diciembre de 2013 y hasta su arresto, el agente de inteligencia trató de infiltrarse en varias compañías de aviación, incluida General Electric. GE Aviation es uno de los principales fabricantes de motores para aviones comerciales y militares.

“Apuntó a ciertas compañías dentro y fuera de Estados Unidos que son reconocidas como líderes en el campo de la aviación”, señala la acusación. “Identificó a expertos que trabajaban para esas compañías y los contrató para que viajaran a China, frecuentemente bajo la pretensión de pedirles que hicieran una presentación universitaria. Xu y otros pagaron los costes de viajes de los expertos y les dieron estipendios”.

“Esta acusación alega que un oficial de inteligencia chino trató de robar secretos comerciales y otra información sensible de una compañía estadounidense que lidera el camino en el sector aeroespacial”, señaló en un comunicado John Demers, el fiscal general asistente en asuntos de seguridad nacional. “Este caso no es un incidente aislado, es parte de un conjunto de una política económica de desarrollar China a expensas de EE UU”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >