Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El tifón Mangkhut deja ya un balance de 81 muertos en Filipinas

Más de medio centenar de personas siguen sepultadas cerca de un mina de oro en la isla de Luzón; en el sur de China han fallecido cuatro personas

Destrozos del tifón Mangkhut a su paso por Hong Kong. Ampliar foto
Destrozos del tifón Mangkhut a su paso por Hong Kong. AP

El balance del tifón Mangkhut que ha asolado parte de Filipinas deja ya un balance de 81 muertos, una cifra que podría aumentar según las autoridades del país. Los cuerpos de rescate siguen la búsqueda de decenas de personas enterradas en lodazales. Así ocurrió en la localidad minera de Itogon (60.000 habitantes), donde un enorme corrimiento de tierras sepultó a decenas de personas, a las que se da por muertas. Mangkhut ha destruido viviendas y ha anegado cultivos en la isla norteña de Luzón, donde se situan Manila y otras de las ciudades más pobladas del país.

El responsable de Protección Civil filipino, Ricardo Jalad, ha calculado que son 59 las personas desaparecidas, según los listados que ha consultado. Esa cifra, añadida a la de los fallecidos que ya han localizado los cuerpos de protección civil, haría que el número final superase “los 100 muertos”. Las víctimas se refugiaron en una construcción abandonada en una mina de oro. Mangkhut descargó sobre Itogon en solo unas horas el equivalente a todo un año de lluvias.

Filipinas sufre cada año una veintena de tifones. Mangkhut ha sido el más fuerte de la temporada. En noviembre de 2013, el tifón Haiyan asoló el centro del archipiélago, causó más de 7.350 muertos, y dejó sin techo a cuatro millones de personas.

El tifón, de categoría cinco la máxima en la escala Saffir-Simpson, ha causado cuatro víctimas en la provincia de Cantón, en el sur de China, donde además se han evacuado a millones de personas. En Hong Kong su azote ha sido también intenso: el viento, con velocidades de hasta 250 kilómetros por hora según el diario South China Morning Post, ha sacudido los rascacielos durante horas, haciéndolos cimbrear, y también ha dañado calles y arrancado árboles. El fenómeno meteorológico ha llevado a un buque militar de 42 metros a encallar en la costa, informa el diario, que se remonta a 1946 para encontrar un precedente mayor de los fuertes vientos que han asolado la península y el archipiélago.

Más información