Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mueren seis miembros de la Guardia Nacional de Túnez en un ataque cerca de la frontera con Argelia

Los terroristas detonaron un explosivo y después se produjo un tiroteo entre los agentes y los agresores

tunez
Un soldado (d) y un policía tunecino, en abril en Túnez. AFP/Getty Images

Un atentado terrorista ha provocado la muerte de seis agentes de la Guardia Nacional de Túnez y ha herido otros tres en la región de Aïn Soltan, situada en el noroeste del país, en una zona fronteriza con Argelia, según ha informado el Ministerio del Interior en un comunicado. Este ataque, ocurrido el domingo al mediodía, es el mas mortífero de los últimos dos años en el País magrebí, que se vio sacudido por una cadena de atentados en 2015 y, desde entonces, se halla bajo el estado de emergencia. En la madrugada del lunes, una milicia vinculada a Al Qaeda ha reivindicado la acción.

De acuerdo con el comunicado policial, un artefacto explosivo de fabricación casera plantado en el suelo fue detonado en el momento que se le acercaba un vehículo de la Guardia Nacional. Un portavoz del Ministerio de Interior, Sofiane al-Zaq, afirmó en declaraciones a la prensa que, tras la explosión, varios militantes “abrieron fuego contra las fuerzas de seguridad”, y luego se dieron a la fuga. Unidades de la policía y el Ejército están peinando la zona en busca de los autores del ataque.

En los últimos años, la remota y montañosa región del noroeste del país, limítrofe con Argelia, ha sido escenario de algunos ataques de pequeña envergadura, así como de choques entre militantes y miembros de las fuerzas de seguridad. Por ejemplo, el pasado mes de abril, un soldado murió en la provincia de Kaserine en el transcurso de un tiroteo. Si bien se ha detectado la presencia en la zona de Jund al-Khalifa, una milicia asociada al grupo autodenominado Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés), esta es más bien feudo de la falange Okba Ibn Nafaa, vinculada a Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI).

El atentado llega poco después del controvertido relevo del ministro del Interior, Lotfi Brahem, y en un momento en el que el país atraviesa una aguda crisis política debido a la falta de consenso entre los miembros de la coalición gubernamental sobre la necesidad de destituir al primer ministro, Yusef Chahed.

Después de la Revolución de 2011, se multiplicaron las acciones terroristas por parte de grupos extremistas islámicos. El principal blanco de sus ataques fueron las fuerzas de seguridad, que perdieron más de un centenar de sus miembros. Sin embargo, en 2015, el ISIS cometió dos sanguinarios atentados contra intereses turísticos que se saldaron con la muerte de más de 50 visitantes extranjeros. Desde entonces, las autoridades han conseguido desarticular numerosas células, y estos grupos se hallan muy debilitados. Por esta razón, este año se han incrementado notablemente las reservas turísticas por parte de los touroperadores extranjeros, y los responsables del sector turísticos esperan recuperar un volumen de negocio parecido al anterior al 2015.

Más información