Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un exarzobispo australiano, condenado a un año de prisión por encubrir la pederastia

Philip Wilson es el religioso de la iglesia católica de más alto rango en ser sentenciado por un caso relacionado con la pederastia

Philip Wilson tras abandonar la sede del tribunal de Newcastle.
Philip Wilson tras abandonar la sede del tribunal de Newcastle. REUTERS

Un tribunal australiano ha anunciado este martes la condena a 12 meses de prisión para el exarzobispo de Adelaida Philip Wilson, que fue declarado culpable el pasado mes de mayo de encubrir casos de pederastia durante la década de 1970.

El fallo del magistrado Robert Stone, del tribunal de la ciudad de Newcastle implica que el exarzobispo, de 67 años, no podrá solicitar libertad condicional hasta que cumpla la mitad de la condena, según la cadena local ABC, aunque fuentes judiciales no aclararon si entrará en prisión.

El juez se pronunciará en agosto sobre la solicitud de la defensa para que Wilson, el religioso de la iglesia católica de más alto rango en ser sentenciado por un caso relacionado con la pederastia, cumpla su sentencia bajo arresto domiciliario, ha añadido esta fuente.

El pasado mayo, Wilson fue declarado culpable de no informar a la policía de los abusos sexuales perpetrados por el fallecido sacerdote James Fletcher en la década de 1970 contra dos monaguillos. Un día después del fallo, se apartó de su cargo de arzobispo de la ciudad de Adelaida.

Para evitar que sobre él recayera la pena máxima por este delito, dos años, sus abogados argumentaron que hay informes médicos que indican que su cliente padece diabetes, alzheimer y problemas de corazón.

El caso se centró en el encubrimiento que el exarzobispo hizo de los abusos cometidos por Fletcher a dos monaguillos cuando era asistente del cura pederasta en la parroquia de East Maitland. En 1976, ambas víctimas denunciaron a Wilson los abusos que sufrieron de Fletcher, quien fue sentenciado en diciembre de 2004 por nueve cargos de pederastia y murió en la cárcel 13 meses después.

Una comisión que investigó la respuesta institucional a la pederastia en Australia encontró que la Iglesia Católica, con fuerte arraigo en el país, recibió quejas de 4.500 personas por presuntos abusos de unos 1.880 hermanos y sacerdotes entre 1980 y 2015. El Gobierno australiano tiene previsto en octubre pedir perdón en nombre del país a las víctimas de pederastia mientras se encontraban bajo el cuidado de las instituciones.

Asimismo el cardenal George Pell, "número tres" del Vaticano, afronta un juicio cuyos detalles no pueden ser divulgados hasta que concluya el proceso por orden judicial, pese a que ya se habían dado a conocer en la presentación de los cargos y en la fase de instrucción.

Más información