Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maduro busca un impulso con cambios en su Gobierno

El presidente venezolano refuerza el área económica tras su reelección

Nicolás Maduro y Delcy Rodriguez, en agosto pasado.
Nicolás Maduro y Delcy Rodriguez, en agosto pasado. AFP

Nicolás Maduro anunció ayer cambios en su Gabinete. El presidente venezolano aseguró que la “épica victoria del pueblo” al reelegirle el pasado 20 de mayo —en unos comicios que no reconocen los principales partidos de la oposición ni la comunidad internacional— obliga “a un nuevo comienzo”. “Por este mandato que me han dado todas y todos, he decidido una renovación parcial y profunda del Gabinete ejecutivo”, afirmó en una serie de tuits.

Las caras nuevas en el Gobierno, sin embargo, son pocas. El cambio más significativo está en la vicepresidencia, que ahora ocupará Delcy Rodríguez, hermana del poderoso ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, y desde agosto de 2017 presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente —el parlamento paralelo afín a Maduro—. Fiel al líder chavista, la nueva número dos ha convocado en tiempo récord las elecciones a gobernadores, alcaldes y las presidenciales. En estos comicios, en medio de una profunda crisis política, social y económica, el partido del Gobierno se ha hecho con la mayoría de los cargos.

Sanciones

Rodríguez es la segunda mujer que ocupa la vicepresidencia del país. Tareck El Aissami, en ese cargo desde enero del año pasado, pasa a ser vicepresidente para el área económica. Tendrá en sus manos un área crítica en un país en plena hiperinflación, aguda escasez de alimentos, producción petrolera a la baja y que desde hace 15 años padece las consecuencias de un control de cambio y de precios que se ha enquistado. “Prometí una revolución económica para construir las bases del bienestar y la prosperidad futura”, escribió Maduro en su cuenta de la red social Twitter, junto a alabanzas al “experimentado y probado revolucionario” El Aissami. El nuevo responsable económico, uno de los hombres más poderosos del chavismo, ha sido sancionado por Estados Unidos, que le acusa de narcotráfico, lo que limitaba su actuación como segundo de Maduro. Este le premia también con el recién creado despacho de Industrias y Producción Nacional.

Para el Ministerio de Comercio Exterior e Inversión Internacional, Maduro nombra a Yomana Koteich, con una larga carrera de perfil bajo en la Administración, pero que recientemente se puso bajo el foco por ser la interventora de Banesco, el principal banco privado del país, tras una operación en la que fueron detenidos 11 directivos luego puestos en libertad.

Entre otros cambios, destaca también el de Marlenys Contreras —asimismo en la lista de sancionados por EE UU—, que deja la cartera de Turismo para ocupar la de Obras Públicas, una de las posiciones en las que su esposo, el líder chavista Diosdado Cabello, ha mantenido el control dentro del Ejecutivo.

Maduro también crea el despacho de Atención de las Aguas, que aumenta el aparato del Estado a 33 ministerios. Otros de los cambios, que tocan apenas un tercio del Gabinete, afectan a las carteras de Ecosocialismo, Trabajo y Agricultura Urbana. De este último despacho sale Freddy Bernal, que recientemente difundió un vídeo en el que mostraba las ventajas de criar chivos en casas y apartamentos de las ciudades para contrarrestar la falta de comida.

El chavismo deja en libertad a otros 43 presos

El Gobierno de Nicolás Maduro formalizó el miércoles la liberación de otros 43 prisioneros por razones políticas. Este es el tercer lote de procesados penales que han salido de la cárcel en poco más de un mes, en un gesto que ha sido ofrecido al país, en medio de una tormentosa e inédita situación económica y social, como abono para “el reencuentro y la reconciliación política de los venezolanos”, según el fiscal general, Tarek William Saab. Aunque algunos portavoces siguen empeñados en especular con nuevas liberaciones, la nueva vicepresidenta Delcy Rodríguez afirmó que de esta forma el Gobierno “concluye una etapa”.Como denuncian sus familiares, un importante número de presos liberados no son activistas opositores al Gobierno de Maduro. Buena parte de ellos han sido militantes del chavismo que han cometido delitos comunes o ciudadanos que han encabezado furiosas protestas en las calles por fallos en los servicios que presta el Estado.