Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘El Bronco’ propone un tribunal para mochar manos

La corte sería independiente del Tribunal Superior de Justicia y del presidente y se inspiraría en el modelo de Singapur

El Bronco, en abril pasado.
El Bronco, en abril pasado. AP

Jaime Rodríguez Calderón, alias El Bronco, candidato independiente a las próximas elecciones presidenciales del 1 de julio en México se mantiene en su línea de bravuconadas para combatir la violencia que azota el país, pero de nuevo un paso por delante. Después de su polémica declaración durante el primer debate presidencial celebrado el 22 de abril sobre que habría que "mochar (cortar) las manos a los delincuentes", este jueves ha añadido la propuesta de crear un tribunal de ciudadanos único que vigile y ejerza las acciones legales pertinentes contra corruptos, secuestradores, violadores y narcotraficantes.  "Estos cuatro delitos merecen que exista un tribunal que no dependa del presidente, sino que sea un tribunal de ciudadanos que justifique, que vean y chequen para no cometer injusticias", ha afirmado el exgobernador de Nuevo León, planteando que es necesaria una reforma de la Constitución para su creación. En algunas de sus comparecencias, ya había amenazado con enviar una iniciativa al Congreso de los Diputados para que se debatiese esta medida.

El Bronco ha hecho estas declaraciones, que abrirían el paso a una suerte de justicia popular, durante una visita al mercado de Garmendia, en el centro de Culiacán, en el Estado de Sinaloa, uno de los más violentos del país. En su opinión, los integrantes de esta nueva corte deberían estar capacitados para impartir la ley mocha manos y la pena de muerte y la institución debería ser independiente del Tribunal Superior de Justicia que, en sus palabras, no ha prestado la suficiente atención a los delitos de corrupción. El modelo de El Bronco es Singapur, uno de los países menos corruptos del mundo, pero cuyo férreo control de las libertades individuales, le ha granjeado el apodo de la Disneylandia con pena de muerte para el narcotráfico y el homicidio, además de severos castigos para actos cotidianos como escupir en la calle o abrazarse.

"Este tiene que ser un tribunal parecido al que se puso en Singapur. Que existe gente probada, con experiencia en el tema de la aplicación de la ley para que en ese medio podamos iniciar los procedimientos, como existen los comités de la pena de muerte en Estados Unidos, lo tenemos que hacer de manera profesional, no con el hígado en la mano”, ha asegurado el candidato, una de las figuras más polémicas de esta elección, a la que concurre tras ser aceptado en una cuestionada decisión del Tribunal Electoral, pese a las numerosas irregularidades detectadas en la recogida de firmas para su candidatura. Todas las encuestas le dan entre un 2% y un 3% de intención de voto, muy alejado del resto de los aspirantes.