Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

En la cocina de los Obrador-Gutiérrez

El candidato de Morena a la presidencia de México mostró su casa y su vida íntima en televisión, uno de los secretos mejor guardados de las elecciones

Lopez Obrador y su mujer durante un acto político
Lopez Obrador y su mujer durante un acto político

La recta final de las elecciones a la presidencia ha proporcionado escenas inéditas hace solo unos meses. La última, la noche del sábado, fue ver al líder del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena ) Andrés Manuel Obrador, recorriendo su casa y abriendo hasta los armarios para un programa de televisión.

El líder en las encuestas y su mujer, Beatriz Gutiérrez-Müeller, mostraron a los mexicanos la vivienda que comparten en Copilco, al sur de la Ciudad de México, donde viven con su hijo.

El Obrador más dicharachero y cordial mostró la cocina, su despacho, el de su esposa y la habitación de su hijo menor durante el programa sobre los candidatos de Javier Alatorre. Sentados uno y otro junto al periodista de TV Azteca, arrancó el recorrido por la vida del hombre que aspira a gobernar México el próximo 1 de julio.

Después de 50 minutos de alarde de intimidad, la primera conclusión es que la vivienda del matrimonio mantiene el aire austero y sencillo que pregona el líder de la izquierda. Nada de plata, ostentosa tecnología o decenas de zapatos. Ni siquiera una bicicleta estática. La segunda es que Beatríz Gutiérrez-Müeller ocupó tantos minutos como él en pantalla lo que augura una presidencia con una fuerte presencia política de su pareja, más allá del ornamento que rodea el cargo de Primera Dama al que le relega el protocolo.

La pareja mostró a los espectadores una casa de tres pisos de 59 metros cuadrados con un pequeño jardín de 30. Una cocina, discreta pero actual, con una buena cafetera y un refrigerador lleno de imanes. En el salón, una mesa larga para comer, un sillón en el que sería difícil dormir la siesta el domingo y muchos cuadros. Varios de ellos de pintores tabasqueños, otro de un pejelagarto en carboncillo y el grabado de un artista oaxaqueño. En su despacho, dos grabados más; uno de Juárez y otros de Emiliano Zapata.

Sobre las elecciones, pocas referencias a la contienda que se dirime dentro de cinco semanas. Una de las pocas referencias que hizo fue sobre educación y resumió su programa diciendo "que esta deberá enfocarse en no rechazar a los jóvenes. Detalló que su hijo, estudiante de primaria, asiste a un colegio "que tiene un método democrático que enseña a los chicos a pensar por sí mismos"

¿No hay político pobre?, le preguntó el conductor. “El que tiene sólo bienes materiales es feliz. Pero si vives con austeridad y eres buen ciudadano, estarás bien con tu conciencia y con el prójimo".

Sobre sus creencias religiosas y su propuesta de promulgar una ‘Constitución moral’ para México dijo que “todos en la vida tenemos una guía. Son valores que ya existen y no hay que importar (…) No me preocupa que me digan que soy conservador porque tengo la conciencia tranquila. Soy cristiano en el sentido amplio de la palabra (…) y no estoy de acuerdo que la derecha se apropie del concepto de familia” dijo mientras subía y bajaba escaleras junto al presentador de televisión.

Con respecto al cambio en su carácter, más suave y pacifista que nunca, Obrador reconoció que ha logrado “atemperar su pasión” y “autolimitarse” en pro de la lucha que lidera. “Pero las grandes transformaciones se hacen con pasión”, añadió el candidato que lo intentará por tercera ocasión.

Sobre el día siguiente de su victoria dijo que será una gran fiesta nacional. “Imagina cuando la noticia corra por el país y el mundo que diga ganó el movimiento de transformación”, recreó.

Mientras exhibía sus creencias y orígenes ante la cámara, recorría su casa y hablaba incluso con Angélica, su empleada doméstica. “Es buen patrón”, dijo mientras doblaba la colada.

En la habitación conyugal, pequeña y austera, está la única televisión de la casa y un armario con ocho trajes negros y azules. “La mayoría son de la época en que fui jefe de Gobierno de la Ciudad de México”. Juárez y Cárdenas iban siempre bien vestidos y eran muy formales “porque respetaban al pueblo”, justificó.

¿Y dónde se conocieron?, preguntó Javier Alatorre. “Nos conocimos durante una entrevista que me hizo en Tabasco”, recordó junto a su compañera.

El misterio sobre su vida privada

J.G.

La vida privada de Andrés Manuel López Obrador es uno de los misterios mejor guardados y sobre el que rehúsan hablar tanto él como su esposa. De la misma forma que sus hijos, José Ramón, Andrés Manuel y Gonzalo, son parte activa de su campaña, otros aspectos de su vida privada relacionados con su hogar o su matrimonio con la comunicadora y Doctora en Humanidades Beatríz Gutiérrez Müeller, rara vez han sido aireados en público. Hasta que sucumbieron.

La noche del sábado Obrador mostró hasta su armario y disipar las leyendas que circulan sobre su nivel real de vida. A pesar del polémico tercer departamento que le atribuyen, el líder de la izquierda insistió en que solo es dueño de la casa de 207 metros cuadrados que mostró en televisión y de un finca en Tabasco.

Obrador ha insistido en que lleva una vida sencilla y sin lujos pero sus contrincantes han sembrado dudas sobre el origen de sus ingresos en los últimos años en los que ha estado haciendo campaña por todo país.

Más información