Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS Coordinado por JOAN FAUS

Paranoia en la Casa Blanca: se filtra la reunión para evitar las filtraciones a la prensa

Trump sostiene que los ‘chivatos’ son unos traidores: “¡Y sabremos quiénes son!”

La portavoz de Trump, Sarah Huckabee Sanders, la semana pasada en la sala de prensa de la Casa Blanca
La portavoz de Trump, Sarah Huckabee Sanders, la semana pasada en la sala de prensa de la Casa Blanca AP

En la Casa Blanca hay una gotera. Cada cierto tiempo se filtra un nombre, una anécdota y desde la semana pasada, un comentario insultante, que hace que los funcionarios se planteen si están trabajando con el enemigo. Para abordar la situación, la secretaria de prensa, Sarah Sanders, convocó el viernes una reunión con el equipo de comunicaciones en la que lamentó: “Sé que este encuentro se va a filtrar, y eso es desagradable”. Y no se equivocaba. Cinco de los asistentes hablaron de forma anónima a medios estadounidenses.

En medio del enrarecido ambiente, el presidente Donald Trump aseguró este lunes que los medios estaban exagerando para hacer parecer a su equipo “tan malo como sea posible”. Sin embargo, calificó a los filtradores de “traidores y cobardes” y les envió un mensaje amenazador: “¡Y sabremos quiénes son!”.

Desde que Trump llegó al poder en enero de 2017 se han dado a conocer muchas frases dichas con micrófono apagado. Fue algo con lo que intentó lidiar el exsecretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, sin éxito. La gota que colmó el vaso fue la filtración del comentario de la asistente de la Casa Blanca, Kelly Sadler, quien dijo el pasado jueves que el rechazo del senador John McCain, –quien padece cáncer cerebral–, a la nominación de la directora de la CIA, Gina Haspel, "no importa, porque de todos modos está muriendo". La apreciación, que luego de filtrarse se disfrazó de “broma”, cayó como un aguacero sobre la noticia de que Corea del Norte liberó a tres rehenes estadounidenses. Los medios no hablaban de eso. Los titulares se los llevó Sadler.

Sanders, que cuando escuchó la “broma” casi se pone a llorar de rabia, según un funcionario que habló con la publicación Axios, le recriminó al equipo que el jueves debería haber sido un gran día para la Casa Blanca, “especialmente con las fotos históricas de Trump dando la bienvenida a los rehenes liberados de Corea del Norte”, pero que eso fue superado por la saturación de la cobertura sobre el comentario de Sadler. En menos de 24 horas ya no se hablaba de la gravedad de lo que dijo la asistente, sino de cómo se había sabido.

Algunos de los funcionarios sostuvieron que la filtración fue motivada personalmente contra Sadler, y agregaron que existe una sensación de paranoia dentro del Ala Oeste. La consejera de comunicaciones de la Casa Blanca, Mercedes Schlapp, intervino en la reunión del viernes para decir: "Estoy de parte de Kelly Sadler, que quede registrado", argumentando que la filtración era considerada como un ataque contra la “bromista”.

En la reunión para enfrentar la crisis, los líderes del equipo de prensa pasaron más tiempo concentrados en el hecho de que, el ahora infame comentario de Sadler se había filtrado, a lo que se dijo en primer lugar, según Axios. Sin embargo, tendrán que esforzarse más en la próxima vez si no quieren que la noticia sea nuevamente que se filtró la reunión para hablar de una filtración.

Más información