Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una canción antisemita acaba en Alemania con los premios musicales Echo

El galardón a los dos autores del texto, hostil con los judíos, ha provocado la cancelación del certamen

Los dos raperos galardonados el 12 de abril en los premios Echo, en Berlín. En vídeo, la canción que contiene comentarios antisemitas. AFP

Los Echo, los premios musicales más famosos de Alemania y considerados como los Grammy del país, fueron cancelados este miércoles a causa de una decisión adoptada por el jurado, el 12 de abril pasado, y que causó un enorme escándalo en el país. Ese día, Farid Bang y Kollegah, dos raperos famosos ganaron el premio Echo, en la categoría hip hop por su álbum Jung, brutal, gutaussehend 3 (Joven, bestial y atractivo 3) donde incluyen la canción 0815 que contiene dos pasajes considerados antisemitas: Mi cuerpo está tan definido como el de un interno de Auschwitz y Haz otra vez un Holocausto, ven con el cóctel Molotov.

La decisión de eliminar los premios Echo fue adoptada por el consejo directivo de la Asociación de la Industria Musical Alemana, que señaló en un comunicado que no deseaba que el premio se convirtiera en una plataforma para el antisemitismo, el sexismo, la homofobia y la relativización de la violencia. “Lo ocurrido alrededor de la concesión de los premios este año, por lo que el consejo directivo se ha disculpado, es algo que ya no se puede reparar”, señala el comunicado.

Las repercusiones que tuvo la concesión del Echo a los dos raperos habían arruinado la fama y la buena imagen de los premios, pero también desató una enorme polémica en el mundo cultural y también político, que quiso saber cuales habían sido las razones para premiar a los autores de una canción eminentemente antisemita.

El primero en criticar el premio fue el ministro de Asuntos Exteriores, Heiko Maas, quien en su cuenta de Twitter no quiso ocultar su indignación. “Las provocaciones antisemitas no merecen premios, simplemente son repugnantes”, escribió el ministro. Maas también se refirió a una coincidencia más que desafortunada que acompañó la concesión del premio. El 12 de abril, Israel recuerda a las víctimas del Holocausto. “Que este premio haya sido concedido en este día es una vergüenza”; añadió.

Desde entonces, cada día surgían nuevas críticas a la concesión del premio y varios músicos famosos, como Marius Müller Westwerhagen, el Notos Quartett, Klaus Voorman y el pianista Igor Levit, habían decidido devolver sus premios, porque consideraban una vergüenza la decisión de premiar a los dos raperos. El último en renunciar a su premio fue el famoso pianista y director de orquesta, Daniel Barenboim, que dirige la Staatskapelle de Berlín.

“Antisemitismo, misoginia, homofobia y el desprecio abierto a supuestamente débiles y minorías son un abuso de la libertad que como sociedad jamás debemos tolerar”, señaló Barenboim, al justificar su decisión de devolver el premio. “Como judío que vive desde hace muchos años en Alemania y considera la libertad en el arte un bien supremo he seguido con gran consternación el debate en torno a la concesión del premio”.

Aunque ya han pasado más de dos semanas desde la concesión del premio, aun nadie conoce las razones que movieron al jurado a premiar a los raperos. La única reacción oficial provino de Florian Drücke, presidente de la Asociación de la Industria Musical Alemana, quien prometió una reestructuración de los mecanismos de nominación y adjudicación del galardón y destacó que su organización y los promotores de los premios rechazaban radicalmente los casos de antisemitismo. Todo inútil.

El jurado, por su parte, premiaba a los artistas con más éxitos de venta a nivel nacional. El álbum de los dos raperos vendió más de 200.000 copias en 2017 y este pudo haber sido el origen del premio que responde a la lógica de Echo, que selecciona a los nominados de casi todas las categorías exclusivamente por razones comerciales. ¿Se justifica seleccionar y premiar a Farid Bang y Kollegah a pesar de un notorio contenido antisemita en su canción?

Esther Barajano, una superviviente de Auschwitz de 93 años cree que no, pero tuvo palabras amables para Farid Bang. En los días previos a la concesión del premio y cuando se discutía la posibilidad de retirar la nominación a los dos raperos, la anciana señaló al periódico Bild que la famosa canción era de “mal gusto y burlona”. “Es bonito, sin embargo, que el rapero de Düsseldorf se haya disculpado”, dijo al referirse a Bang.

Más información